Mujeres represaliadas en la prisión de Tui (1936-39)

 Muchos hombres y mujeres fueron encarcelados en la prisión del Partido Judicial en Tui después del golpe de 1936. La presión airada sobre las mujeres fue una de las tácticas seguidas por los insurgentes para imponer el terror, el miedo y el silencio.

Mujeres represaliadas en la prisión de Tui (1936-39)

En Tui hay una serie de inmuebles que funcionaron como cárceles en diferentes épocas y hoy están identificados con alguna placa informativa, pero no lo mismo con la cárcel del Partido Judicial, donde ingresaron muchos hombres y mujeres tras el golpe de Estado de 36. No hay ninguna placa que lo recuerde, en contraste con los numerosos recordatorios a Calvo Sotelo , a pesar del importante papel que jugó esta prisión para la imposición del terror a partir del 26 de julio de 1936 en el Bajo Miño.

Como el 24 de abril de este año se cumplen 85 años del asesinato de Evangelina Jaso , quien tras permanecer presa en la cárcel de Tui apenas unas horas, fue entregada al jefe de la fuerza de artillería para ser ejecutada, lo recordaré en estas pocas líneas. algunas de las mujeres que también estuvieron presas en esa prisión desde el caluroso verano de 1936 hasta el año en que terminó la guerra.

Entre las 91 mujeres que fueron a prisión en los años de la guerra por diferentes motivos, hay un primer grupo de presas políticas que fueron acusadas y condenadas por rebelión militar, y cumplieron sus condenas en la dura prisión franquista de Saturrarán . Las más biografiadas son María (Purificación) Gómez González , alcaldesa de A Cañiza, dedicada según el formulario de registro “a su trabajo” (nunca indicar su posición política), que estuvo desde el 11 de agosto hasta que se marcha, para ser juzgada en Vigo, el 29 del mismo mes. Y la maestra Josefa García Segret que, demandada por el juez militar, ingresa el 4 de octubre, el mismo día del cruel asesinato de su marido en Mondariz . Ambas afirmaron estar embarazadas para librarse de la pena de muerte a la que habían sido condenadas

Imposición do terror

Un segundo grupo más numeroso está formado por mujeres que no son tan (re) conocidas e investigadas. Fueron encarceladas en la cárcel de Tudea acusadas de ayudar a prófugos, o simplemente por ser familiares (madres, compañeras, hijas) de hombres que también fueron víctimas de la dura represión en el sur de la provincia de Pontevedra en este trienio. La furiosa presión ejercida sobre ellos fue una de las tácticas seguidas por los insurgentes para la imposición del terror, el miedo y el silencio. Por ello, María Álvarez Fernández , esposa del alcalde de Tui, Guillermo Vicente , quien se fugó con Alonso Ríos , quien murió escondido en la casa de su familia en Pintán .

Tamén Ramona Fernández Miniño, do Porriño, irmá dos Fernández Miniño, perseguidos de maneira sañuda polos falanxistas, e aos que Evangelina Jaso ocultara na súa casa. Outras vítimas colaterais foron mulleres de Tui e da Guarda, como Concepción Andrés García, muller de Manuel Domínguez Pacheco O Taxota, declarado como desertor, e a súa sogra María (da Luz) Pacheco Videira, a quen xa lle mataran outros dous fillos (Angel e Antonio) na Sangriña.

Ambos van a la cárcel el 28 de septiembre. Fueron llevados a Tui por la Guardia Civil, pero tuvieron que pagar el autobús de su bolsillo. Concha relata en el material grabado para el Memorial de Camposancos el mal que le pasó en la cárcel, sobre todo por las malas condiciones higiénicas y el hambre. Otra tutora fue María Álvarez Álvarez , María das Auroras, una mujer audaz y solidaria que acogió a Manuela Baz , viuda de Antonio Domínguez Pacheco, y a Josefa G. Segret tras dejar Saturrarán. Según José A. Uris , fue rapada y obligada a beber aceite de ricino y expuesta al escarnio en la Plaza del Reloj de La Guardia , donde también quemaron sus libros.

Condiciones infames

También fueron encarceladas dos mujeres de Goián (Tomiño). Generosa Salgueiro , del 30 de septiembre al 16 de abril del año siguiente, por ser madre de Gerardo Salgueiro , uno de los tripulantes del destructor Churruca , quien se mantuvo fiel al Gobierno de la República.

Gerardo Salgueiro y Saulita Martínez. (Foto: Nel Salgueiro)
 

También detienen a la nuera, Saulita Martínez Estévez , quien estaba embarazada. En esas infames condiciones, el parto se produjo el 5 de noviembre y consta en el registro que dio a luz a una niña a las 11 de la mañana. Según su familia, cuando estaba a punto de dar a luz, hubo tantos gritos que gente de Tui, que estaba afuera, trató de derribar la puerta para ayudarla y llevarle ropa y frazadas. Sale el 12 del mismo mes en libertad condicional en su domicilio.

En el año 38 seguían encarceladas algunas otras mujeres, por “ayuda con las orejas” (sic), o por “presunta complicidad con las orejas” (sic), como María García González , madre de José A. Rodríguez García , que formaba parte de los CDR de Salvaterra, y murió huyendo en Vilas (Morgadáns). Pero desde finales de este año las detenciones han ido en descenso, y a los 39 ya podemos decir que no se están admitiendo mujeres por motivos políticos. Muchos de los detenidos después del 39 son por contrabando, pero esa es otra historia.


Fuente → nosdiario.gal

banner distribuidora