Proyecto Faq Salvador Puig Antich, anarquista

lunes, 31 de mayo de 2021

Salvador Puig Antich, anarquista

Salvador Puig Antich, anarquista

El 2 de marzo de 1974 (nacido el 30 de mayo de 1948) fue ejecutado con el garrotte el anarquista catalán Salvador Puig Antich. Junto al polaco Heinz Chez está entre los últimos ejecutados en España. Hasta el final, Puig Antich esperaba una suspensión de la pena de muerte, porque las protestas internacionales contra la sentencia eran masivas.

A finales de 1977, un miembro de un grupo de teatro catalán recibió una llamada telefónica. Respondió un señor anónimo, que solo reveló que era teniente coronel en el Ejército español. Aconsejó al grupo de teatro cancelar la representación de la obra “La Torna”, que estaba prevista para hoy. En la obra de teatro del grupo de teatro “Els Julgars” se presentó en mimo el juicio contra Heinz Chez. Chez fue ejecutado con el garrotte en marzo de 1974 junto con el anarquista catalán Salvador Puig Antich, una de las últimas ejecuciones en España.

Lo que el director del grupo de teatro, Albert Boadella, no podía sospechar: dos meses después, él mismo es sometido a un consejo de guerra, como Chez y Puig Antich cuatro años antes que él. El cargo contra el director es "insultar a las fuerzas armadas". Fiscal no es otro que el Capitán General de Cataluña: Coloma Gallegos. El ministro del Ejército de la dictadura franquista también había firmado las sentencias de muerte contra Chez y Puig Antich.

Las sentencias fueron definitivas en enero de 1974: un consejo de guerra condenó a Salvador Puig Antich a treinta años de prisión por diversos robos a bancos, así como a muerte por el asesinato de un policía. El dinero de los robos -varios millones de pesetas- fue para financiar nuevas acciones del movimiento anarquista Movimiento Ibérico de Liberación (MIL), que operaba clandestinamente contra la dictadura de Franco. Su compañero de armas José Luis Pons, quien al igual que Puig Antich también fue miembro del MIL, fue condenado a treinta años de prisión. Los abogados apelaron contra la sentencia. Entonces el veredicto fue revisado nuevamente el 3 de febrero.

Mientras tanto, estudiantes y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo se solidarizaron con los condenados. Además, los abogados de Puig Antich no dejaron piedra sin remover: establecieron contactos con los obispos e incluso con el Papa, que iban a suavizar el tono de Franco. Al fin y al cabo, la protesta internacional en el juicio de Burgos contra 16 miembros de ETA aún había conseguido que las penas de muerte fueran conmutadas por largas penas de prisión y, por tanto, presentaba una clara señal de la debilidad del gobierno y del anciano Franco.

En 1969 anunció que le sucedería el entonces príncipe e hijo adoptivo Juan Carlos I.; las funciones oficiales fueron finalmente asumidas por Luis Carrero Blanco, quien luego se convirtió en primer ministro y confidente de Franco. Sin embargo, la organización terrorista vasca ETA lo había asesinado en un atentado el 20 de diciembre de 1973. Hubo malestar entre la población: se produjeron una y otra vez huelgas, los estudiantes protestaron en las universidades. En 1973 y 1974, se contabilizaron un total de más de 2.000 huelgas. Con violencia, el gobierno envejecido trató de restaurar el orden. Tras los turbulentos meses pasados, Franco quiso demostrar una vez más una señal de fuerza.

Sin embargo, el nuevo gobierno de Carlos Arias Navarro estaba listo para impulsar las reformas necesarias. Sin embargo, la ejecución de Chez y Puig Antich, un mes después del anuncio de las reformas, no arrojó una buena luz sobre el nuevo gobierno, como señaló el historiador Stanley G. Payne. El 1 de marzo, Oriol Aura, uno de los abogados del anarquista condenado, fue citado a la cárcel “Modelo” de Barcelona; el recurso de apelación fue rechazado por el máximo tribunal del consejo de guerra.

A las 21.40 horas Puig Antich fue informado en presencia de su abogado de que sería ejecutado a la mañana siguiente sobre las diez de la mañana en el Garrotte. Según declaraciones posteriores de Aura, el condenado recibió la noticia con claro nerviosismo, pero la llevó con compostura y dignidad. Mientras Puig Antich escribía un total de tres cartas de despedida a su hermano mayor Joaquín, a su novia y a sus queridos tíos, Aura intentó una vez más poner en movimiento todas sus fuerzas para aumentar la presión internacional sobre Franco y su régimen. Las hermanas de Puig Antich lo acompañaron durante su última noche y no lo volvieron a dejar hasta las siete y media de la mañana siguiente. Siguiendo el consejo del abogado, le comunicaron a su padre gravemente enfermo la noticia de la ejecución de su hijo, para que no tuviera que enterarse por la prensa al día siguiente.

El anarquista condenado no quiso recibir un sacerdote. Sin embargo, su ex profesor universitario, un sacerdote salesiano, pidió hablar con él. Puig Antich estuvo de acuerdo. A las tres de la mañana se encontraron los dos. En ese momento, el anarquista ya dejó una clara impresión de nerviosismo. Su abogado, Aura, seguía saliendo de la celda para obtener noticias sobre posibles atenuaciones de la sentencia, pero regresaba con las manos vacías en cada ocasión. La esperanza de Puig Antich de salvarse de una muerte segura en el último momento se desvanecía a cada minuto. El abogado solo pudo quedarse con su cliente hasta las 9:15 am. Después de que las hermanas y los sacerdotes desaparecieron de la celda, giraron las últimas discusiones entre abogado y cliente sobre la actualidad política. Esperando la ejecución, Aura dijo más tarde, ni siquiera le deseaba esto a su peor enemigo.

Se acercaba el momento de la despedida. Aura y Puig Antich se abrazaron durante tres minutos antes de que el abogado saliera de la celda. El anarquista intuyó que ya era demasiado tarde para suspender la sentencia. Unos momentos después fue ejecutado con el garrote. Casi al mismo tiempo, Heinz Chez también fue asesinado en Tarragona. Aura vio el cuerpo de su cliente unas horas después de la ejecución. Él, como tantos otros, no pudo asistir al funeral dos días después en el Cementerio Sureste de Barcelona, ​​porque se le negó el acceso. Heinz Chez fue enterrado en Tarragona el mismo día.

En los días posteriores a la ejecución de Puig Antich y Chez, se reanudaron las protestas en las universidades españolas. Especialmente en Catalunya, donde la sentencia se consideró un ataque especial a los catalanes, los grupos estudiantiles convocaron a la huelga. “El trabajo de los profesores hoy fue nulo, aunque las clases empezaron como de costumbre”, escribe ABC sobre los incidentes en Barcelona. En la facultad de medicina los estudiantes bloquearon la entrada. La policía se aseguró de que los manifestantes desaparecieran sin incidentes. Los estudiantes también se declararon en huelga en las universidades de Madrid, Valencia, Zaragoza y Bilbao, lo que hizo casi imposible la docencia. En Granada, dos estudiantes fueron detenidos durante una reunión estudiantil.

A 32 años de la muerte de Puig Antich, los últimos años de su vida han quedado inmortalizados en el cine: en la película “Salvador” (2006), el actor barcelonés Daniel Brühl interpreta al anarquista. La película se rodó originalmente tanto en castellano como en catalán, lo que imposibilitó la financiación de la Generalitat, según reveló el director Manuel Huerga. Según Huerga, la versión bilingüe corresponde a la realidad de la época. Para el resto de España, la parte catalana se dobló al castellano. Una circunstancia que tiene poco sentido en algunas escenas, similar al doblaje de películas de guerra estadounidenses en las que tanto estadounidenses como alemanes hablan el mismo idioma.

Además, Huerga niega en su película cualquier conexión de Puig Antich con el nacionalismo catalán. Más bien, el movimiento independentista habría intentado utilizar a Puig Antich para su propaganda. El director apunta: “Si hay algo que está en contra del nacionalismo es el anarquismo”

Fuente: Christoph Pleininger (Alerta)

Salvador (Puig Antich) 2006 Daniel Brühl (Película completa)



banner distribuidora

Salvador Puig Antich, anarquista Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR