Proyecto Faq ¡Abajo el rey! El referéndum y el rechazo a la monarquía se abren camino

miércoles, 14 de octubre de 2020

¡Abajo el rey! El referéndum y el rechazo a la monarquía se abren camino


¡Abajo el rey! El referéndum y el rechazo a la monarquía se abren camino | Jaime Pastor, Miguel Urbán:

La república es futuro. Esta opción es ampliamente mayoritaria entre las personas menores de 40 años, aquéllas que ni vivieron la transición ni pudieron votar la Constitución. Unos datos que muestran una polarización generacional y territorial notable -y entre izquierda y derecha, con una diferenciación creciente en el seno del electorado de un partido clave como el PSOE- como la principal conclusión a extraer de los resultados de la encuesta del equipo 40dB, por encargo de la Plataforma de Medios Independientes. Una encuesta que se ha tenido que realizar después de una campaña de mecenazgo popular ante el vergonzoso silencio del CIS, que lleva desde varios años sin preguntar por la valoración ciudadana de la monarquía, precisamente desde el relevo en la corona. Con todo, parece incuestionable que esta fotografía del estado de opinión actual marca unas tendencias que nos parece importante apuntar.

Entre ellas, como ya se está resaltando desde los medios que la han promovido (La Marea, CTXT, El Salto, Crític, Público, entre otros), la más destacable es la comprobación de que un 48% de la población (incluyendo al 59,8 % de votantes del PSOE) se muestra favorable a un referéndum (frente a 36,1% en contra) y que en el caso de que se celebrara, un 40,9% votaría a favor de la república frente a un 34,9% que lo haría por la monarquía, con un 12,9% de indecisos. Un porcentaje favorable que llega a cotas más altas en Comunidad que como Catalunya (66,5% frente 14,6%), País Vasco y Navarra y en las cohortes de edad menores de 65 años.

Junto a ese dato incuestionable, que demuestra la voluntad mayoritaria de decidir sobre la forma de Estado, es innegable también la crisis de legitimidad que sufre la monarquía entre la población en general, la juventud en especial, y, de nuevo, entre las Comunidades antes mencionadas. La monarquía es percibida como “una institución de otros tiempos” por un 47,9 % de la población, que suspende a Juan Carlos I (3,3), exige que sea juzgado por sus actos, así como acabar con la inviolabilidad de la institución, y califica a Felipe VI como un rey de derechas que era conocedor y beneficiario de los negocios de su padre.

Lo que confirma el fracaso de los intentos de desvincular al actual rey de la figura de su padre, que no han evitado que la sombra de la corrupción emerja sobre un reinado sin relato propio más allá del juancarlismo. A pesar de intervenciones como la del discurso del 3 de octubre, posterior a la brutal represión contra el referéndum del 1 de octubre de 2017, ya que, en lugar de reforzar la figura de Felipe VI, aumentó la desafección de una parte de la sociedad, no sólo de la catalana, hacia la institución monárquica, ligándola en cambio emocional y simbólicamente con los sectores más reaccionarios.

Es cierto que hay otras respuestas que reflejan que todavía hay un porcentaje significativo (con una nota de 6,4) que cree en el mito construido en torno al papel del hoy rey emérito durante el 23F; o un 40,1% que considera que la monarquía juega un papel de garante de “orden y estabilidad”. Empero, sigue habiendo una respuesta cercana al suspenso en relación con la “satisfacción” (4,6) o la “confianza” (4,3) en esta institución y un porcentaje bajo (27,7%) que cree que la infanta Leonor llegará a ser reina, mientras que hay división de opiniones respectoa si “las tensiones con los nacionalismos (catalán, vasco…)” irían a peor con o sin la monarquía. En resumen, parece innegable que el sentimiento antimonárquico y antiborbónico de larga tradición en la historia de nuestros pueblos está resurgiendo a ritmos que pueden acelerarse en los próximos tiempos. Porque, como ya escribió Benito Pérez Galdós y pese a lo que nos han querido hacer creer luego los juancarlistas, “el Borbonismo no tiene dos fases, como creen los historiadores superficiales… Aquí y allá, en la guerra y en la paz, es siempre el mismo, un poder arbitrario que acopla el Trono y el Altar, para oprimir a ese pueblo infeliz y mantenerlo en la pobreza y la ignorancia”.

Es cierto también que aparecen disparidades en torno a qué tipo de república se prefiere, inclinándose un 48,5% por una de tipo presidencialista, frente a un 29,3% que optaría por otra basada en su elección por el parlamento y con pocos poderes. Esto demuestra que sigue pesando mucho todavía una concepción elitista de la democracia en la mayoría de la ciudadanía y que será necesario un largo trabajo que ayude a (re)generar una cultura política que sea republicana en su sentido más profundo, o sea, participativa, deliberativa y libre de todo tipo de despotismos para que culmine en procesos constituyentes.

Así que, en el marco de la crisis múltiple que estamos viviendo, estos resultados nos transmiten una tendencia clara a la erosión de una institución fundamental del régimen del 78, con más del 70% de la población que considera necesaria una reforma constitucional. Una demanda que sigue chocando con el miedo del establishment a que se abra la caja de pandora en torno a qué aspectos del texto constitucional habría que reformar, con la consiguiente polarización entre un bloque monárquico reaccionario y el potencial bloque republicano, (con)federal y plurinacional que toca construir en el nuevo escenario en el que estamos entrando.

Porque, como escribimos en el prólogo al libro colectivo de inminente publicación, ¡Abajo el rey! Repúblicas (Sylone/viento sur), “aunque pueda haber diferentes matices sobre el grado o lo avanzado de la crisis de régimen en la que nos encontramos, nadie puede ignorar ya los profundos cambios que se están produciendo en el sistema político español. Cambios que todo apunta que se agudizarán en los próximos años, producto de la crisis multidimensional y sistémica que atravesamos. Así lo anuncian incluso voceros del régimen que contemplan horrorizados el futuro como una época de decadencia, la cual tiene su mayor expresión en la ruina de la Marca España, con su máximo representante huido a un resort de lujo en Emiratos Árabes Unidos. Con todo, sería prematuro anunciar su definitivo ocaso (…). En el marco de este nuevo periodo, que podemos definir de emergencia crónica global, queremos abordar esta crisis de régimen y, en particular, la que en tiempos recientes se manifiesta en la institución que es clave dentro del mismo, la monarquía, cuyo grado de impunidad, corrupción y parasitismo permitido por la propia Constitución ha provocado la legítima indignación de la gran mayoría de la ciudadanía. Todo un mito construido desde la Inmaculada Transición se ha venido abajo y, con él, las elites políticas, económicas y mediáticas que la ensalzaron; algo que, por cierto, ha venido a reconocer en una clara demostración de sinceridad Iñaki Gabilondo: “Todo esto ha abierto un capítulo de vergüenza que ha degradado a mi generación públicamente. Se ha degradado él, nos hemos degradado los que acompañamos el proceso. Hemos sido desnudados y yo me siento avergonzado”.

A pesar de que los voceros del régimen contemplan horrorizados la amenaza de una época de decadencia, la ruina de la marca España, con su mayor representante huido a un resort de lujo en Emiratos Árabes Unidos, sería, sin embargo, prematuro anunciar su definitivo fracaso. No podemos subestimar la capacidad de recomposición de las élites, ya que el bloque social plural que pueda emprender una nueva fase destituyente es todavía débil. Nos podemos encontrar ante una equivalencia de debilidades, con un empate catastrófico, pero asimétrico social y territorialmente para quienes queremos derribar este estatus quo, con lo que se podría seguir manteniendo la institución monárquica no tanto por sus aciertos sino por nuestra falta de capacidad para acabar con ella.

Queda mucho, por tanto, por hacer para llegar al momento republicano por el que apostamos, pero encuestas como ésta y fracasos tan estridentes como el de la campaña publicitaria ¡Viva el Rey!, promovida recientemente por la plataforma Libre e iguales de la trumpista Cayetana Álvarez de Toledo, nos dan más razones para confiar en que seguiremos avanzando hasta conseguir levantar un amplio movimiento que haga de la consigna ¡Abajo el rey! Una propuesta de futuro.


Fuente → vientosur.info 

banner distribuidora

¡Abajo el rey! El referéndum y el rechazo a la monarquía se abren camino Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR