Proyecto Faq ¿Pero quién asesora al rey?

lunes, 21 de septiembre de 2020

¿Pero quién asesora al rey?


La mayor dificultad a la que se enfrenta la monarquía no son las comisiones ilegales o las cuentas en paraísos fiscales del padre, sino la incapacidad del hijo para ser el rey de todos los españoles
 
¿Pero quién asesora al rey?
Ignacio Sánchez-Cuenca

En una famosa entrevista publicada en la revista Newsweek en abril de 1976, el rey Juan Carlos, preguntado sobre la gestión del entonces presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, respondió que era “un desastre sin paliativos”. 45 años después, hay buenas razones para desempolvar aquella expresión y aplicársela a la Casa Real.

Los responsables de la operación “salida del rey emérito” han conseguido empeorar una situación inicial que ya era muy mala de por sí. Las sospechas fundadas sobre los negocios ilícitos de Juan Carlos I exigían una reacción, desde luego. Pero la adoptada, a mi juicio, ha sido pésima. Al abandonar España, resulta inevitable establecer una continuidad entre el rey emérito y todos los otros borbones que murieron en el exilio por los abusos cometidos o por el rechazo social que cosecharon. En la medida en que este nuevo caso refuerza la “maldición borbónica”, ¿tiene sentido pensar que no salpica al actual monarca? Tratar de salvar la figura de Felipe VI condenando a Juan Carlos I a repetir el destino de sus antepasados no hace sino abonar las dudas sobre la integridad de la dinastía.  

Cuanto más monárquica se vuelva la derecha española, menor será la legitimidad del rey en el conjunto de la sociedad española

Que, además, se haya permitido al rey emérito elegir los Emiratos Árabes Unidos como nueva residencia (provisional o no, es igual) causa pasmo. No hace falta ser muy mal pensado para sospechar que la elección del lugar puede guardar alguna relación con futuros problemas con la justicia suiza y española. De hecho, según la encuesta de 40db. para El País de hace un par de semanas, una mayoría de ciudadanos (55 por ciento) se malicia que el emérito está intentando protegerse de los jueces. Además, el 41 por ciento cree que Juan Carlos debería haberse quedado en España, fuera de la Zarzuela (sólo el 14 por ciento aprueba la marcha a Emiratos Árabes); y el 71 por ciento piensa que la operación no contribuye a mejorar la reputación de la monarquía. En fin, la jugada maestra no podría haber salido mucho peor.

El diseño fallido de la operación “salida” parece indicar que ni Felipe VI ni los “cerebros grises” de la Casa Real han estado muy finos al imaginar cómo reaccionaría la opinión pública a su estrategia. El mal criterio, me temo, va más allá de la crisis provocada por el emérito y nos pone sobre la pista de un “mal de burbuja”, es decir, tomar decisiones sin comprender bien lo que sucede ahí fuera. En este sentido, la mayor dificultad a la que se enfrenta la monarquía no son las comisiones ilegales o las cuentas en paraísos fiscales del padre, sino la incapacidad del hijo para ser el rey de todos los españoles (aunque se habla poco de ello, el tema ha salido en tres artículos muy recomendables, los de Jorge Urdanoz, Borja de Riquer y Lluis Orriols). Hay amplios sectores de la ciudadanía que rechazan a Felipe VI y a la monarquía más en general. Sabemos que la confianza en la monarquía está totalmente hundida en ciertos territorios (Cataluña, País Vasco) y es muy baja en las generaciones más jóvenes. En la izquierda, aunque haya división interna, son muchos quienes tienen una mala opinión del monarca y de la institución que encarna.

No es ajeno a todo ello que en los últimos tiempos hayamos visto una instrumentalización creciente de la monarquía por parte de la derecha (como ha pasado con la bandera). El uso del extemporáneo “¡viva el rey!” (grítese con los dientes cerrados y voz gutural) en el Congreso y en actos políticos diversos son la manifestación más superficial de ese intento de resucitar, en nombre del monarca, la “anti-España” formada por izquierdistas y separatistas. Vox es el partido que va más lejos en este mensaje, aunque, de forma menos exaltada, también se detecta en el PP y en Ciudadanos.

Cuanto más monárquica se vuelva la derecha española, menor será la legitimidad del rey en el conjunto de la sociedad española. Baste un ejemplo: en un artículo glosando las virtudes de la destituida Cayetana Álvarez de Toledo, Mario Vargas Llosa afirmaba abiertamente que la línea política que defiende la política del PP con respecto a Cataluña es “aquello mismo que Felipe VI había defendido con tanta lucidez en su discurso” (el del 3 de octubre del 2017). Identificar al rey con las tesis excluyentes de Álvarez de Toledo es la manera más eficaz y expeditiva de reducir a Felipe VI al rey de los españoles de derechas.  

Identificar al rey con las tesis excluyentes de Álvarez de Toledo es la manera más eficaz y expeditiva de reducir a Felipe VI al rey de los españoles de derechas

Esta especie de “apropiación ideológica” de la monarquía debería ser el principal motivo de preocupación para el rey y la Casa Real. Erosiona más la legitimidad de la institución que cualquier ataque que provenga de las izquierdas. Sin embargo, Felipe VI no ha hecho mucho para distanciarse de estos “apropiadores”. Su padre tuvo la astucia de ganarse al PSOE de Felipe González desde los inicios de la democracia, consiguiendo de esta manera un apoyo transversal en la sociedad. En cambio, el discurso de Felipe VI del 3 de octubre fue un discurso de parte, no de reconciliación, y sirvió para dar alas a un nacionalismo español que ha convertido al rey en un elemento esencial de la españolidad. Cuando en el otoño del 2017 se planteó un conflicto grave entre el principio de legalidad y el principio democrático, el rey debía haber apelado a una reconciliación y compromiso entre ambos, a algún tipo de acuerdo entre las reglas constitucionales y la demanda de un referéndum sobre la secesión de Cataluña. Habría así desempeñado un cierto papel arbitral y moderador, colocándose por encima de los intereses en juego. Pero mal asesorado, o incapaz de entender la complejidad de la situación, optó por atender únicamente al principio de legalidad. A partir de ese instante, no sólo perdió, probablemente por mucho tiempo, el apoyo de un sector importante de la ciudadanía, sino que además dio cobertura al rearme ideológico de un nacionalismo español excluyente que habla sin complejos en su nombre.

Como tantas otras instituciones del Estado, la monarquía se ha derechizado en estos últimos años. Basta echar un vistazo a la web de la Casa Real: el equipo directivo está formado por diez hombres y una mujer (la interventora). Es muy difícil creer que entre esos diez señores bien trajeados haya uno solo con cierta sensibilidad hacia la mitad de españoles que no comulgan con las tesis de la derecha conservadora. Felipe VI necesita entender mejor las divisiones y el pluralismo de la sociedad actual. Debe ampliar la variedad de la gente que le rodea. Entre militares, diplomáticos y abogados del Estado, van a acabar asfixiándole.

No estoy pidiendo que se ponga un chándal y recite los discursos a ritmo de rap, ni que trate de ser simpático (cada uno es como es), pero sí debería poner algo de distancia con sus asesores y con los cortesanos que le adulan, pues son todos ellos el principal peligro para la supervivencia de la institución. La tarea pendiente de Felipe VI consiste en demostrar que puede hablar en nombre de todos los españoles. Si no lo consigue, los republicanos estaremos de suerte.


Fuente → ctxt.es

banner distribuidora

¿Pero quién asesora al rey? Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR