Proyecto Faq Un rey en el ocaso

lunes, 27 de julio de 2020

Un rey en el ocaso


 Ahora es el momento de hablar del Rey (Emérito). Juanito, el campechano, a quien se le han reído las gracias durante mucho tiempo, hoy presente en los medios de comunicación por sus escándalos eróticos, financieros y políticos. ¿Cómo ha podido llegarle un ocaso tan maldito?

Un rey en el ocaso
Julián Arroyo Pomeda
Catedrático de Filosofía 


Entró con un mal pie de la mano de Franco y a través de la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947. Franco quería que volviera a España desde Roma donde sus padres estaban exiliados desde la República de 1931. Pasó por Lausana y Estoril. Juan de Borbón era el legítimo heredero de la monarquía histórica y su hijo Juan Carlos declaró que no aceptaría ser coronado rey, mientras viviera su padre, pero Franco truncó sus planes, debido a las malas relaciones con don Juan.

Franco le designó sucesor a título de rey en 1969. Juró las Leyes Fundamentales y los principios del Movimiento Nacional, lo que le convertiría en defensor del ideario franquista. Llegó a declarar que Franco era un ejemplo para él “por su desempeño patriótico al servicio de España”, confesando su “gran afecto y admiración” por el caudillo. Ejerció la Jefatura del Estado como interino, mientras Franco sufría su enfermedad incurable, hasta que el 30 octubre ordenó que le sustituyera. La respuesta de Juan Carlos fue contundente: “Recibo de su excelencia el Jefe del Estado, el generalísimo Franco, la legitimidad política surgida del 18 de Julio de 1036”. Con tales raíces sus comienzos no pudieron ser peores. Su padre don Juan, se vio obligado a renunciar a sus derechos por amor a España y a su hijo.

En seguida empezó a actuar el rey. Solicitó un préstamo de 10 millones de dólares a Reza Pahlevi, sah de Irán, como contribución “al fortalecimiento de la monarquía española”. Ya le tiraba don dinero. Con Suárez de Presidente del Gobierno se aprobó la Constitución española, que hizo de España una monarquía parlamentaria y consagró a Juan Carlos como demócrata, aunque con una inviolabilidad blindada constitucionalmente. La monarquía se consolidó desde el golpe de de Estado del 23-F, que el rey paró.

Se comentó de un socialista histórico que la primera vez que saludó al rey Juan Carlos le dijo con solemnidad: ‘Señor soy republicano, pero acato la Constitución’. Son bien conocidas sus buenas relaciones con el Partido Socialista. Una vez seguro, apostó por la democracia en una transición que se consideró modélica. Desde aquí, los partidos de izquierda aceptaron la monarquía juancarlista como mal menor y pensando que no se repitiera otra conflagración civil. Este es, quizás, el gran legado de rey Juan Carlos, aunque la transición no tuviera nada de modélica. 

La política avanzaba ya sin retorno, pero los comportamientos de las personas con responsabilidades públicas no eran nada ejemplares, comenzando por el propio rey, quien lo había proclamado. Salió a la luz que mantenía relaciones sentimentales con Marta Gayá , estalló el caso Urdangarín, la fractura de cadera en una cacería de elefantes en Botsuana, la relación con Corinna, que vivió en la finca La Angorrilla, remodelada con fondos públicos del Patrimonio Nacional.

La sorpresa llegó el 2 de junio de 2014, cuando el rey anuncio que abdicaba la corona a favor de su hijo Felipe. Si se hubiera sabido algo de lo que hoy está confirmado, nadie se habría extrañado. Otra vez se hizo todo a medias, porque se le dejó como “rey emérito” con su papel institucional. No tiene sentido que, después de la abdicación, mantenga el título de rey, el tratamiento de majestad y todos los honores que conllevan, así como un sueldo propio. Fue el propio Felipe VI el que tuvo que retirarle la asignación, renunciando, igualmente, a la herencia de su padre. Lo que se hizo mal acabó peor. La abdicación debió ser el final. Fue una retirada.

A partir de aquí ha aflorado todo lo demás: la relación con Marruecos y la represión al pueblo Saharaui, su estilo de vida lujoso, los exquisitos gustos gastronómicos, los pagos de viajes, la corrupción por el cobro de comisiones, el ingente patrimonio y fortuna personal. Sabemos que en el AVE a La Meca el rey consiguió la concesión a empresas españolas, lo que fue muy celebrado. Su mediación logró una rebaja del 30%. Al rey le dieron 100 millones de dólares por sus gestiones y él mismo comentó que no esperaba tanto.

La idealización de la figura del rey y hasta el culto a su personalidad han costado caro a los españoles y han hecho tambalearse a la monarquía, que sostiene Felipe VI a duras penas. Más que a España, a lo que se ha entregado el rey Juan Carlos es a las regatas, a la vela, al esquí y a la caza, junto con la defensa de sus intereses propios por encima de todo. Menuda ejemplaridad ha legado a su pueblo. Es toda una prueba palpable de que la justicia no es igual para todos, desmintiendo así sus palabras. Un ocaso indigno, donde los haya, es el del rey Juan Carlos I, que se encuentra pendiente de investigación en los casos en los que no entre la inviolabilidad y tampoco hayan prescrito.


Fuente → cronicapopular.es

banner distribuidora

Un rey en el ocaso Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR