Proyecto Faq La corrupción: una amenaza contra la libertad republicana

martes, 21 de julio de 2020

La corrupción: una amenaza contra la libertad republicana


La corrupción: una amenaza contra la libertad republicana

La crisis económica de 2008, y la posterior crisis social, ayudaron a poner sobre la mesa un fenómeno que anteriormente todos criticaba, pero que en realidad se toleraba en buena medida: la corrupción. Tanto en Cataluña como en el resto del Estado español, la retahíla de casos como Palau, Gürtel, Urdangarín o ERE fue, sin duda, uno de los factores que abrieron una gran brecha en el consenso en torno al régimen del 78. la corrupción se suele abordar como una amenaza para la moral pública, la prosperidad económica y la legitimación de las instituciones. En este artículo quiero recordar que, para la tradición republicana, la corrupción también es una amenaza contra otro valor: la libertad.

A diferencia del liberalismo, la tradición republicana no considera el Estado como la única amenaza posible a la libertad, ni considera que siempre sea una amenaza. La razón es que la libertad republicana no tiene que ver con la ausencia de interferencia estatal, sino con la ausencia de dominación, es decir: la invulnerabilidad ante cualquier poder arbitrario (público o privado), capaz de tomar decisiones que nos afecten sin necesidad de tener en cuenta nuestros intereses y opiniones. El poder arbitrario es consecuencia de una relación de poder desigual entre individuos y / o entre grupos: si tú tienes puedes tomar decisiones que me afectan sin que yo "me pueda volver", tú ejercerás un poder sobre mí que yo no podré controlar, y por tanto lo podrás ejercer como te plazca, sin necesidad de tener en cuenta lo que me interese o lo que piense.

El poder arbitrario puede basarse en el uso arbitrario de la fuerza, característico del Estado cuando está fuera de control ciudadano; pero también puede ser el poder de agentes privados desproporcionadamente fuertes ante el resto de la ciudadanía. Por ejemplo, el republicanismo siempre ha considerado que los pobres están dominados por los grandes propietarios, los cuales controlan en buena medida las posibilidades de subsistencia de los pobres. La existencia de estas y otras formas de poder arbitrario a la esfera privada es, justamente, lo que lleva el republicanismo en defender la existencia del Estado: un poder público, que es de todos y no es de nadie, y que ostenta el monopolio de la fuerza para proteger todo el mundo todo el mundo de la dominación por parte de los grandes poderes privados.

Así, la tradición republicana considera que uno de los propósitos centrales de un Estado es liberar su ciudadanía de toda forma de dominación. Pero, naturalmente, aquí aparece la clásica pregunta: ¿quién nos guarda los guardianes? ¿Cómo evitamos que el poder público se convierta, él mismo, dominador? El republicanismo considera que hay, al menos, dos condiciones necesarias para evitarlo: (1) que los poderes del Estado estén divididos y contrapesado, y permanezcan sometidos al imperio de la ley; y (2) que estos poderes estén sometidos al control de una ciudadanía dotada de virtud cívica. La virtud cívica no es otra cosa que la excelencia en el ejercicio de la ciudadanía; y esta excelencia consiste en una predisposición a participar en la vida pública no para aprovecharse a costa de la comunidad, sino para vigilar el ejercicio del poder, proteger la libertad y promover el bien común. Una de las condiciones para la virtud cívica, por otra parte, es la independencia socioeconómica del ciudadano o la ciudadana, ya que "la dependencia genera servilismo y venalidad" y "ahoga el germen de la virtud", como dice Thomas Jefferson a la cuestión XIX de sus Notas sobre el Estado de Virginia.

Así, el republicanismo observa un vínculo causal entre la independencia socioeconómica, la virtud cívica y la libertad republicana: las tres se necesitan y se refuerzan mutuamente, y por tanto, el debilitamiento de una significa el debilitamiento de las otras dos. Por lo tanto, a la inversa, el republicanismo observa una relación estrecha entre la dependencia económica (y, por tanto, las grandes desigualdades en el seno de la ciudadanía), la corrupción y la tiranía. Como ya hemos visto, la libertad republicana depende de la dispersión y el control del poder, sea público o privado. Por ello se crean, precisamente los poderes públicos, la res publica; los cuales, sin embargo, pueden acabar siendo secuestrados por intereses particulares y convertirse, así, nada privata, y por tanto instrumentos de dominación. Por eso, justamente, es necesaria la virtud cívica; pero ésta se disuelve cuando hay corrupción, y la corrupción es espoleada por la dependencia económica. La corrupción, viene a decir la tradición republicana, es la herramienta mediante la cual los hombres con vocación de tiranos consiguen el poder arbitrario que no siempre pueden conseguir por la fuerza.

Un episodio histórico estuvo particularmente dominado por la retórica anti-corrupción de la tradición republicana: la Revolución Americana. Historiadores como JGA Pocock (The Machiavellian Momento) o Gordon S. Wood (The radicalismo of the American Revolution, The Creation of the American Republic) han demostrado que los Padres Fundadores de EEUU no eran los conservadores o neoliberales avant la lettre que la historiografía conservadora acostumbra a pintar; por el contrario, eran republicanos obsesionados con el peligro de que la ciudadanía estadounidense convirtiera excesivamente egoísta e insolidaria como para hacerse cargo de la tarea de mantener un gobierno libre. Los textos y cartas de los Padres Fundadores muestran como su rechazo final al Imperio Británico no tuvo sólo que ver con una disputa sobre soberanía territorial o impuestos, sino con el desencanto con la propia Gran Bretaña como sociedad desigual, corrupta y peligrosamente despreocupada de la acumulación de poder en pocas manos. Los textos de Benjamin Franklin son especialmente reveladores al respecto, como nos muestra Wood The Americanization of Benjamin Franklin.

El propio Franklin lo dejaría escrito sin lugar a duda en una carta de 1787 a Abbes Chala y Arnaud: "sólo un pueblo virtuoso puede ser libre. A medida que las naciones se corrompen, aumenta su necesidad de amos. "La libertad republicana es, pues, incompatible con el clientelismo desenfrenado y la tolerancia ciudadana hacia la corrupción. La libertad republicana pide espíritus fuertes e independientes, vigilantes con el poder y comprometidos con el bien común. Esto es lo que hace que las repúblicas sean, por otra parte, tan difíciles de fundar y mantener. De ahí la respuesta de un ya viejo Franklin a la señora que le preguntó qué forma de gobierno había salido de la convención que elaboró ​​la constitución de EE.UU., el mismo 1787: "una república -si sois capaces de mantenerla . "


Fuente → revistamirall.com

banner distribuidora

La corrupción: una amenaza contra la libertad republicana Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR