Proyecto Faq De los muelles de Liverpool a la Batalla del Ebro

miércoles, 1 de julio de 2020

De los muelles de Liverpool a la Batalla del Ebro

Las reivindicaciones de clase y la adhesión a múltiples luchas nunca han estado reñidas en la estiba. El antifascismo y el antirracismo también tienen su eco en los muelles.

De los muelles de Liverpool a la Batalla del Ebro
Juanjo Peris
 
 
Liverpool, año 1915. Acero, fuego y hollín recubren una ciudad oscura, industrial y portuaria. En el barrio de Anfield reside Frank Deegan, un conocido sindicalista de los muelles del este. Deegan se dejaba la vida en el muelle. Se cuenta en The Liverpool Pub que reivindicaba que la lucha obrera debería ser siempre la lucha contra el fascismo. Irlandés, comunista, hijo de comunistas, siempre presentó batalla junto a sus compañeros, logrando, entre otras cosas, que los breaks (descansos) para el almuerzo fuesen parte de la jornada laboral y remunerados.

En 1917, Deegan dejó provisionalmente los muelles para viajar a Francia junto a los estibadores del puerto de Le Havre y unirse así al frente de resistencia estibador contrario al embarque de armas. Un siglo después, dicho gesto se repitió con los estibadores de Génova, Marsella o Le Havre, negándose a cargar buques como el BahriYanbu con armamento destinado a la guerra de Siria.

Los estibadores se plantaban a menudo ante los patrones y se negaban a cargar los buques. Me lo contó hace unos años Jaques Numbee, estibador del puerto de Le Havre. Cuando se negaban a estibar cargas conflictivas, sugerían al patrón que, si quería ser cómplice de asesinato por embarcar armas destinadas a alguna guerra, podía cargarlas él mismo. Esa carga nunca se embarcaba. El patrón no tiene ni idea de cómo se carga un buque.

Frank Deegan volvió a Liverpool en 1921, pero la empresa para la que trabajaba ya no contaba con él. En los años posteriores ejerció la profesión de camarero en el Liverpool pub junto a los muelles de la ciudad británica. Siguió acudiendo a las asambleas de los muelles y alertando sobre el peligro latente del fascismo. En 1936 se unió a las Brigadas Internacionales. “Si Hitler y Mussolini ayudan a Franco para que gane la guerra será una gran catástrofe para todo el movimiento obrero y para todo el mundo”, clamaba el estibador.

La lucha en los muelles no cesó. En 1995, los estibadores de Liverpool se movilizaron hasta bien entrado 1998 contra las políticas liberales que había diseñado y promovido en los 80 Margaret Thatcher. En Liverpool, donde se encontraba el muelle más importante del país entonces, se libró una larga batalla en la que entraría de nuevo en escena Anfield de la mano de Robbie Fowler, un controvertido y joven jugador del Liverpool, hijo de obreros y del barrio deprimido de Toxteth. Fowler, tras marcar un gol en un partido, se levantó la zamarra roja para mostrar otra camiseta con un lema que rezaba “doCKers” (estibadores, en español), haciendo un juego de palabras con el logotipo de una conocida marca de ropa. Esta iniciaría acciones legales contra el jugador. Faltaban símbolos y aquello fue una pequeña bocanada de aire fresco, aunque de poco sirvió entonces: los muelles fueron privatizados posteriormente.
Sin embargo, aquello recordó que la lucha seguía viva con el paso de los años. Ahora, de nuevo, los muelles de Liverpool se unieron a los paros por Black Lives Matter. Las reivindicaciones de clase y la adhesión a múltiples luchas nunca han estado reñidas con la estiba. El antifascismo y el antirracismo también tienen su eco en los muelles.

Las reivindicaciones de la clase trabajadora, tal y como nos enseña la historia, ha estado siempre ligada a la lucha contra el fascismo en todas sus formas. Y los estibadores así lo hemos demostrado. Conocer nuestras raíces es mucho mas que conocer nuestra historia: es aprender a respetarla, con la obligación de mantenerla viva.

Deegan, el estibador irlandés, ya había combatido a los fascistas ingleses de Owald Mosley cuando este realizó un acto en Liverpool. “El primer orador fue William Joyce, más tarde conocido como Lord Haw Haw. ‘Cuando lo escuché, mi sangre irlandesa se desbordó (…) y me levanté y comencé a gritar. ¡Los matones camisas negras me agarraron y me usaron como ariete contra las puertas cerradas!» recordaba el estibador en una entrevista publicada en 1986. «La derrota del gobierno español fue un paso en el camino hacia el fascismo en Europa. La Segunda Guerra Mundial podría haberse evitado si Franco hubiera sido derrotado. Mussolini y Hitler ayudaron a Franco a fortalecer el fascismo en Europa. Se prepararon para la Segunda Guerra Mundial en España”, explicaba Deegan en esa misma entrevista.

Deegan publicó sus memorias en 1980 bajo el simbólico título de “No hay otro camino”. Participó en múltiples actos para recordar a las Brigadas Internacionales y alertar sobre el fascismo. La historia de Frank nos sirve hoy de ejemplo a todo el gremio de estibadores, ya que es una figura enormemente respetada en Liverpool, donde tuvimos el placer de escuchar su historia. Fue cuando un grupo de trabajadores fuimos a conocer la lucha de nuestros compañeros ingleses. Las historias de nuestros antepasados nos obligan a mantener despierta la memoria y aprender de los errores. La lucha antifascista también es nuestra, y existirá mientras exista el fascismo. En los muelles siempre lo recordaremos. Nuestra mera existencia es pura resistencia.


Fuente → lamarea.com

banner distribuidora

De los muelles de Liverpool a la Batalla del Ebro Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR