Proyecto Faq Yo soy un sacerdote de Cristo...

lunes, 29 de junio de 2020

Yo soy un sacerdote de Cristo...

 

Yo soy un sacerdote de Cristo...:

Confieso francamente que no pertenezco a ningún partido político. En España era un español que amaba a su patria, prestando atención a sus deseos. 

Por la prensa rebelde, e incluso por alguna clase de prensa extranjera, se ha hecho creer que todos los católicos están al lado de los rebeldes. Esto es completamente falso. Hay católicos españoles —los más eminentes— que condenan la guerra civil y se han colocado decididamente al lado del Gobierno de la República. Y aun hay más: hay importantes regiones de España, como son, por ejemplo, Cataluña y el País Vasco, en las que los católicos luchan juntamente con los partidos del Frente Popular.

Creo que no me equivoco al afirmar que esta noble actitud de los católicos vascos y catalanes está contribuyendo en gran parte a rectificar el juicio adverso de muchos de los que combaten al Gobierno español por razones religiosas.

La pasión política se ha infiltrado en la Iglesia católica española, apartándola de sus deberes cristianos. Un examen del bando en que luchan los católicos nos convencerá más aún de esta verdad. A la cabeza del movimiento están casi absolutamente los militares. De éstos sólo sé una cosa: que han pecado contra su deber como cristianos y como patriotas al romper su juramento de honor y fidelidad al Gobierno.

Otro grupo que está al lado de los rebeldes es el formado por la llamada aristocracia, alta burguesía y terratenientes. No necesito discutir el catolicismo de esta gente rica. Sólo sé una cosa: que la religión católica no tiene nada que hacer con su feroz egoísmo, con su privilegio de gozar las riquezas acumuladas con la sangre y las lágrimas de sus hermanos. 

Otro grupo del campo rebelde son los carlistas. Sueñan con la restauración de los Austrias y con un despertar en España de la Inquisición. Unidos a ellos están los fascistas. 

El terrorismo y la demagogia del fascismo español se han desarrollado gracias a la evidente y lamentable complicidad de los católicos y del clero. 

Los eclesiástlcos se han unido a estos  grupos políticos, en vez de dar ejemplo de sumisión y obediencia al Gobierno legitimo. Este hecho ha producido una gran inquietud en las almas verdaderamente cristianas.

Luis Sarabesola
Presbítero
Ahora, 3 de marzo de 1937


banner distribuidora

Yo soy un sacerdote de Cristo... Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR