Proyecto Faq ¿La monarquía es beneficiosa para España?

jueves, 23 de abril de 2020

¿La monarquía es beneficiosa para España?

 
¿La monarquía es beneficiosa para España? (1) 
@ellibelaresc

Para escribir esta gacetilla tomo como referencia a Edmundo Fayanas Escuer y su artículo La monarquía, un desastre para España. Breve, pero muy esclarecedor. El tema lo hemos escogido esta vez sin ningún ánimo de impresionar, pues el monográfico ya está tan manido que, seguro, empieza a cansar a nuestros lectores. Sin embargo, yo pienso que no debería ser así porque hablar de reyes impuestos es siempre un tema que debería hacernos pensar. Conocidos los últimos acontecimientos producidos en la monarquía española por Juan Carlos I y Felipe V, nos están dando una muestra de lo que ha sido el papel de los reyes en nuestro país. Llevamos más de cinco siglos bajo la hegemonía de dos casas reales europeas. La primera la de los Austrias con dos siglos en el poder y la segunda la de los Borbones con casi tres siglos de dominio, salvo dos cortos periodos republicanos y los cuarenta años de Dictadura franquista.

Me gustaría saber cuál es la razón por la que los muy patriotas PP, VOX, Ciudadanos y PSOE se niegan a investigar el robo del rey emérito padre del actual rey. Siguen, en mi opinión, la Historia de España basada en las alabanzas a los Reyes y nunca han presentado la menor crítica al poder establecido que los historiadores oficiales nos han contado. Craso error que nos da pie a esta somera presentación de los reyes que han reinado en este país que nos hará ver lo inoportuno de sus reinados, sin olvidarnos del papel de la Iglesia y el Ejército. Cuestionar cualquiera de los tres es mentar al diablo. Son instituciones intocables a pesar de los escándalos que sistemáticamente han protagonizado. Pero hoy nos centraremos en la monarquía que durante cinco siglos y algunos años más ha “gobernado” este país. Sus brevísimas historias nos van a sorprender. Si me permitís haré un rápido repaso por nuestros últimos quinientos años monárquicos. Empezaré por los Austrias.

Durante doscientos años, siglos XVI y XVII, los Austrias fueron los que gobernaron España por medio de cinco reyes. El siglo XVI tenemos a Carlos I de España y V de Alemania, que coincide con el momento de mayor desarrollo imperial del país, pero que significa la muerte de miles de españoles por las continuas guerras y la miseria del pueblo para más gloria de nuestros reyes. Uniremos al desastre bélico la limpieza étnica de la Inquisición que buscaba la pureza religiosa y social. Mientras que se imponía una moral rígida y exigente en nombre de Dios, para los reyes ésta no existía, como por ejemplo con Carlos I, que era el gran aval de la iglesia católica de Roma, pero esto no era óbice para que mantuviera una larga y profunda relación sexual con su abuelastra, Germana de Foix.

Le siguió Felipe II, gran defensor de la cristiandad y que siguió el legado de su padre. Fue en su gobierno cuando se producen la quiebra financiera del Estado varias veces, con las negativas condiciones para la vida de los españoles.

El siguiente Austria fue Felipe III: un ludópata y un indolente, que no le interesaba nada del país salvo sus riquezas y que dejó el país en manos de corruptos como sucede en el caso del duque de Lerma, con el que asistimos al mayor pelotazo urbanístico en la historia de nuestro territorio y por lo cual no se le pudo juzgar porque compró al Papa el cargo de cardenal, por lo que se le hacía inviolable. Aquí vemos, una vez más, la unión iglesia / monarquía para salvarse mutuamente.

A Felipe IV sigue sin interesarle el bien del país y continúa con la figura del válido para que gobierne en su nombre. Felipe IV era un depredador sexual, se le calculan que tuvo unos 45 hijos entre legales y bastardos. Desde los catorce años padecía enfermedades sexuales como la sífilis y la gonorrea.

El último Austria fue Carlos II, que fue un incapaz, debido a las consecuencias de la consanguinidad real que se produce dentro de la monarquía.

Como Podemos apreciar en este pequeño resumen nada coincide con lo que nos cuentan los manuales de la historia de España.
 
 

¿La monarquía es beneficiosa para España? (y 2)

Ayer nos hacíamos eco de las bondades y beneficios que nos han dado los reyes que han gobernado este país. En concreto los dos siglos de los Austrias. Lamentable la historiografía oficial que nos cuenta sus vidas en nada coincide con la real, esa que durante mucho tiempo ha sido intocable y permanecía oculta en los registros oficiales y alguna que otra biblioteca “apócrifa”.

Hoy seguiremos con la segunda saga, que no se le queda atrás, ni en oficio ni en beneficio. Seguiremos con los Borbones, que si analizamos su historia oficial y real todavía empeoran a los Austrias, dándose unas características que son: la consanguinidad, su afición al dinero fácil, su fuerte sexualidad, excepto Carlos III y Fernando VI, su moral distraída, usando la doble moral, una estricta para el pueblo y otra muy libertina para ellos.

La llegada de Felipe V al trono significó una guerra civil que duró trece años y desangró al país económicamente con la muerte de miles de españoles. Se habló de que fue un gran rey, sin embargo, es todo lo contrario, fue un rey amoral, con desviaciones sexuales y muy libertino, obsesionado con Dios y su salvación divina, y con gravísimos problemas psiquiátricos. Estuvo en manos de Isabel de Farnesio.

Luis I, del que muchos manuales ni siquiera lo mencionan, tuvo un reinado de apenas siete meses y murió de forma extraña. Fernando VI tuvo un gobierno bastante aceptable, pero acabó como su padre en la locura.

De Carlos III la historiografía habla de forma elogiosa. Evidentemente, no tuvo los vicios de su padre Felipe V e intentó modernizar el país, pero fue un integrista católico, que ordenó quemar los cuadros de la colección real donde aparecían desnudos, pero Esquilache le convenció de retirarlos de su vista y salvó los cuadros, que hoy podemos contemplar en todo su esplendor en el Museo del Prado.

Le sigue Carlos IV, el rey cornudo, que era de una simpleza que rayaba en la idiotez. Un día Carlos IV le dice a su padre Carlos III: “Pienso que los reyes están libres de las preocupaciones que tienen el resto de maridos porque sus esposas no les pueden engañar con otras, ya que una reina no tiene otro rey cerca, más que a su esposo”. Carlos III le contesta: “Carlos, Carlos, que tonto eres, las princesas también pueden ser putas, hijo mío”. La esposa de Carlos IV, María Luisa de Parma, confiesa lo siguiente al confesor real: “Ninguno de mis hijos lo es de Carlos IV y, por consiguiente, la dinastía Borbón se ha extinguido en España”.

Fernando VII, el rey felón, uno de los más ineptos de los Borbones, amoral, mentiroso y todos los calificativos que le queráis poner. Su cuarta esposa, María Cristina Borbón dos Sicilias, fue Regente a su muerte durante siete años. Siendo viuda y Regente tuvo cinco hijos de su amante el sargento Fernando Muñoz. Los dos se dedicaron a saquear la economía del país.

Isabel II, cuya vida fue un continuo escándalo sexual, incapaz de gobernar, siendo el suyo un reinado negro en la historia de España. Os invito a que veáis en Google “Los Borbones en pelotas”, crítica política y satírica de su reinado hecha por los hermanos Bécquer.

Alfonso XII, muy cantado en diversas coplas populares, tuvo unos gobiernos incapaces de dar estabilidad, siendo un rey con doble vida, por un lado, con la reina y por otro con Elena Sanz, algo que veremos en todos los reyes Borbones que le siguen.

Alfonso XIII es junto a Fernando VII el peor rey, interesado exclusivamente en la pornografía, el sexo, los negocios, siendo un rey amoral e incapaz de asumir sus responsabilidades, como lo vemos en el desastre de Annual, donde más de 12 000 españoles murieron. Los rifeños hicieron prisioneros a un batallón y se le pidió a Alfonso XIII un millón de pesetas por la liberación de los seiscientos soldados. Alfonso XIII contestó “que cara es la carne de gallina” y por supuesto no pagó.

Juan Carlos I, que fue nombrado rey por el dictador Franco, saltándose la legalidad dinástica y que al igual que su abuelo, Alfonso XIII, le gusta el sexo, las amantes, los negocios sucios, importándole un bledo el país. Sabemos ya mucho del personaje, ¿o no? De su hijo hablaremos en otra ocasión. Y mientras tanto, los muy patriotas PP, VOX, Ciudadanos y PSOE se niegan a investigar el robo de este rey emérito y su corrupción. Como vemos, no todos somos iguales ante la ley.

Para terminar, reproduzco estas palabras de Clara Campoamor: “República, siempre República, la forma de gobierno más conforme con la evolución natural de los pueblos”. 
 

banner distribuidora

¿La monarquía es beneficiosa para España? Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR