El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de marzo tampoco incluye una valoración de la ciudadanía sobre la Casa Real. En abril se cumplirán cinco años desde que el organismo preguntó por última vez sobre la monarquía.

El CIS sigue sin preguntar por la monarquía casi cinco años después  / Alexis Romero

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), como ya es costumbre desde hace casi cinco años, no ha incluido una valoración sobre la monarquía en su último barómetro, relativo al mes de marzo. Este barómetro coincide con la publicación de una serie de escándalos sobre la actividad económica y financiera Juan Carlos I, sin embargo, el estudio no lo recoge porque cuando se realizó el trabajo de campo todavía no se conocían estas informaciones.

Fuentes cercanas al organismo explican que las preguntas que contiene la encuesta del barómetro se cierran dos o tres días antes de comenzar con las entrevistas a los ciudadanos. En este caso, el cuestionario se realizó entre los días 1 y 13 de marzo, por lo que las preguntas estaban cerradas antes de conocer, por ejemplo, las informaciones que apuntan a una donación millonaria realizada por Juan Carlos I a la aristócrata Corinna Larsen, en base a un dinero procedente del régimen saudí en concepto de 'regalo'.

El rey emérito dispondría de una sociedad offshore, con sede en Panamá y con cuenta en Suiza, de la que el actual monarca sería beneficiario. La revelación de estos escándalos forzaron a Felipe VI a publicar un comunicado en el que anunciaba su renuncia a la herencia de su padre y la retirada de la asignación constitucional a Juan Carlos I.

El próximo barómetro que elabore el Centro de Investigaciones Sociológicas sí que permitiría la inclusión de preguntas relativas a una valoración de la monarquía. De no incluir esta valoración, en abril se cumplirían cinco años desde que el organismo preguntó por última vez a la ciudadanía por la Corona
 
La última vez que el organismo preguntó sobre la jefatura del Estado, en abril de 2015, casi un año después de la abdicación de Juan Carlos I, la Corona suspendió con un 4,34. Aparte de las últimas informaciones sobre las finanzas del rey emérito, desde entonces, la Casa Real se ha visto inmersa en casos de corrupción (como la condena de seis años de prisión contra Iñaki Urdangarín, el cuñado del rey), y en polémicas como el discurso de Felipe VI tras el referendum del 1-O.