Proyecto Faq Casa Real: tras las náuseas, la vomitera

martes, 17 de marzo de 2020

Casa Real: tras las náuseas, la vomitera

 

Casa Real: tras las náuseas, la vomitera
David Bollero

Ni siquiera ha transcurrido una semana desde que publiqué el artículo La Casa Real provoca náuseas y ayer mismo se confirmó. La vomitera general ayer en toda España tuvo que ver con nuestro particular corona-virus, el del hartazgo de los Borbones que parecen tomarnos por estúpidos y estúpidas, con renuncia de herencia que no es posible -hasta que el emérito no fallezca- y con un reconocimiento de la bajeza moral que empapa a la Corona.

El comunicado que hizo público ayer la Casa Real hace aguas por los cuatro costados. No se sostiene y se aparece ante cualquiera con dos dedos de frente como un puñado de excusas, justificaciones, cortinas de humo e, incluso, mentiras absolutamente intolerables. Ha hecho falta que Felipe VI se sintiera acorralado, incluso internacionalmente tras las revelaciones de The Telegraph, para que moviera ficha. Quienes intentan vendernos la idea de que el comunicado de ayer es algo extraordinario se equivocan: es lo mínimo exigible; no erijamos como extraordinario lo que no es, lo que continúa sin cubrir un mínimo de decencia y honestidad.

¿Es creíble que Felipe VI fuera beneficiario de una fundación en paraísos fiscales sin tener conocimiento de ello? ¿Recurrirá a la estrategia de la infanta con Urdangarín para escurrir el bulto? Ya saben, el "lo hacía por amor, confiaba ciegamente en él"... Intolerable.

El comunicado de la Casa Real reconoce implícitamente los hechos que se imputan públicamente al emérito y digo "públicamente" porque la Justicia continúa sin tener el coraje suficiente de activar los mecanismos para sacudir la inmundicia de nuestra democracia. Por si esto no fuera poco, Felipe VI admite abiertamente que ocultó información gravísima al pueblo español. Según se cita en el comunicado, "mediante carta de fecha 5 de marzo de 2019, dirigida a la Casa de S.M. el rey por el despacho de Abogados Kobre&Kim (U.K.), su Majestad el rey tuvo conocimiento -sin ninguna justificación documental-, de su supuesta designación como beneficiario de la "Fundación Lucum", desde el momento en el que se produjese el fallecimiento de Su Majestad el rey Don Juan Carlos". Ha sido ahora y no antes cuando hemos tenido conocimiento de esos hechos.

Dicho de otro modo, la Corona, esa que ahora viene a declararse ejemplar, nos mintió ocultando información a la que teníamos derecho toda la ciudadanía y quiso cubrirse las espaldas con acta notarial con la que ahora nos limpiamos el trasero, porque ese reconocimiento no hace más que evidenciar cómo miró para otro lado con los desmanes de su padre y cómo él mismo no quiso poner en riesgo el impulso que, como en el origen del regreso borbónico a la élite, le estaba proporcionando por aquel entonces la extrema-derecha. Más de un año después, la Justicia tampoco ha hecho nada, a pesar de que las pruebas son incontestables a luz de publicado por The Telegraph, que ha tenido acceso a toda la documentación.

 

Si la abdicación forzosa de Juan Carlos I fue una operación orquestada por el Estado para salvar la Corona, el modo en que ayer Felipe VI repudiaba de su padre es exactamente lo mismo. El problema es que el pueblo español está harto de que le meen encima haciéndoselo pasar por lluvia. Confinada en sus casas, la ciudadanía no puede salir a las calles para protestar, para repudiar esta monarquía impuesta que nos avergüenza, nos indigna y, a la luz de las pruebas de paraísos fiscales, nos roba. Pasará la crisis del coronavirus y no olvidaremos, no volveremos a meter la basura bajo la alfombra. De un modo u otro -incluida la votación en toda España del próximo 9 de mayo, expresaremos con toda la contudencia que sea posible que la monarquía tiene sus horas contadas, que la máxima expresión del enchufismo ha tocado a su fin, que queremos una democracia real.


Fuente → Posos de anarquía

banner distribuidora

Casa Real: tras las náuseas, la vomitera Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR