Proyecto Faq El «pin parental» y el último asesinato de la inquisición

lunes, 20 de enero de 2020

El «pin parental» y el último asesinato de la inquisición

 
El «pin parental» y el último asesinato de la inquisición: El último asesinato cometido por la Inquisición fue un maestro, su nombre Cayetano Ripoll, natural de Tortosa, y valenciano de adopción. Fue acusado, por analfabetos en su mayoría, de no creer en Dios, de cuestionar la fe y de enseñar a leer y escribir a los niños de Ruzafa contra la voluntad de sus padres, que se oponían a que sus hijos fueran a la escuela en lugar de ir a trabajar la huerta. Lo más curioso, es que la mayoría de sus vecinos lo consideraban, lo que era, una buena persona, generoso con los más desfavorecidos y amigo de hacer favores a todo aquel que lo necesitaba. Su pecado ser maestro y enseñar de acuerdo a su conciencia y en contra de la voluntad de algunos padres.

La inquisición había sido abolida doce años antes, pero el arzobispo de Valencia, que era todavía más reaccionario que Cañizares (el actual) y ya es decir, firmó su condena a muerte acusado de sustituir en las oraciones de clase la expresión «Ave María» por «alabado sea Dios», no acudir a misa, ni llevar a sus alumnos, no salir a la puerta para saludar el paso de la procesión, además de comer carne el viernes santo. 

De nada sirvieron las protestas de la prensa internacional, pues en España, la prensa, en manos de Fernando VII, ni se hizo eco de la noticia. Su cuerpo, tras ser asesinado, fue quemado en la Pechina, el de su asesino, está en la catedral de Valencia.

El llamado «pin parental» va contra el tiempo y la evolución de la historia, un intento inquisitorial de pretender crear una sociedad estúpida y sin criterio, de meter miedo y censurar la conciencia de los encargados de educar a las futuras generaciones. El mal llamado «pin parental» pretende lo mismo que quienes denunciaron a Cayetano Ripoll, tener hijos tan ignorantes y retrógrados como ellos. 

Desde siempre, desde la derecha más retrograda se ha buscado tener el control de la educación, acabar con la educación libre, no es de extrañar que los maestros sean siempre el objetivo principal a liquidar.

banner distribuidora

El «pin parental» y el último asesinato de la inquisición Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR