Proyecto Faq Hacia el exilio: la ruta del gobierno republicano

martes, 27 de agosto de 2019

Hacia el exilio: la ruta del gobierno republicano


Hacia el exilio: la ruta del gobierno republicano - Rutas de la memoria - La Marea: Marc Ripol / Agullana es un tranquilo y agradable pueblo que durante el siglo XVIII fue pionero en la industria del corcho. Con la riqueza proporcionada por esta actividad se construyeron, a principios del siglo XIX, los edificios nobles que hoy pueden verse en el centro de la población. En su historia cuenta con un dato curioso: fue la última capital republicana. En Can Bech de Baix vivó Juan Negrín; en Can Parellada tenía su sede el Estado Mayor del Ejército y allí mismo vivía el general Rojo; en la escuela se encontraba el Ministerio de Estado y su titular, Álvarez del Vayo; en la casa de Amador Bech estaba la Embajada de la URSS y Can Parxés era la sede del Ejecutivo de la Generalitat, que se trasladó desde la masía Can Descalç en Darnius. En el vecino pueblo de Maçanet de Cabrenys se alojaba Martínez Barrio, el presidente de Las Cortes.
Apenas a un par de kilómetros de la frontera francesa, la pequeña población de La Vajol era de paso obligado para todos aquellos que huyeron por el Coll de Lli (771 metros) y el Coll de la Manrella (734 metros). Desde allí llegaban a la localidad francesa de Les Illes, un pueblecito de un centenar de habitantes de la comarca del Vallespir que a primeros de febrero de 1939 llegó a acoger a más de 50.000 personas. A La Vajol se llega desde Agullana por una bonita carretera de curvas de siete kilómetros, flanqueada por encinas y castaños. Este pequeño pueblo de unos cien vecinos ha estado marcado desde siempre por su carácter fronterizo. Situado a 545 metros sobre el nivel del mar es el más elevado de la comarca del Alt Empordà, y también el más pequeño. Las casas tradicionales, de piedra la mayoría, se agrupan alrededor de la iglesia y de la plaça Major de manera que, a pesar de las escasas dimensiones del municipio, las estrechas calles empedradas le dan un aspecto laberíntico. En la fuente de la plaza hay un mosaico con un mapa donde se indica la ubicación de los manantiales de la zona. Como sucede en toda la comarca, el pueblo está rodeado de preciosas masías centenarias, algunas de ellas recién reconstruidas y otras, abandonadas hace años, en estado ruinoso.

Mina Canta.

Al entrar, la carretera atraviesa lo que Miquel Giralt, quien fue alcalde de La Vajol durante 20 años, denominaba «el rincón de los homenajes»: se ha instalado la Fuente del amor, presidida por dos dibujos que representan al expresidente de la Generalitat Lluís Companys y a Carme Ballester, su mujer, y a ambos lados del camino hay numerosas placas y elementos conmemorativos en recuerdo a los republicanos, al propio Companys, al lehendakari Aguirre y a todos los que tuvieron que huir del país. En el término municipal del pueblo se hallan dos puntos clave del exilio: la masía Can Barris y La Mina Canta. También en La Vajol se encuentra el primer monumento al exilio de toda España. Es una escultura de un hombre, de semblante serio, que camina dándole la mano a una niña que se ayuda de una muleta, pues le falta una pierna. Los personajes que representa la escultura tienen nombre y apellidos: son Mariano Gracia y su hija Alicia.

A escasos tres kilómetros de La Vajol se sitúa la Mina Canta, expropiada en 1937 por el gobierno republicano, pues el propio presidente Negrín la escogió para esconder parte de los tesoros de la República. La intención del exalcalde Giralt era que en ese pozo se construyese el Museo del Exilio, finalmente construido en La Jonquera. Durante los años 60, trabajaban en la mina unas 30 personas. El material extraído, el talco, se utilizaba en la elaboración de cerámica, pienso, pintura, papel y productos cosméticos y farmacéuticos. A mediados de los años 70 se cerró definitivamente.

En la iglesia parroquial de Llers se almacenaban 200 toneladas de explosivos, que fueron volados para que no cayesen en manos de los nacionales. Aún hoy pueden observarse restos de casas, en parte debido a que Franco decretó que se mantuvieran las ruinas intactas durante muchos años para que siempre se recordase la crueldad de «los rojos». Desde el mirador, situado justo encima del ayuntamiento, podemos ver los derrumbes que causó la explosión y hay una excelente vista del coll de Portús y el coll de Banyuls, dos de las cimas por donde cruzaban los exiliados. Una de las masías señoriales afectadas por la explosión fue donde nació el padre de Salvador Dalí.

Llegamos a Illes. En esta localidad francesa hay un pequeño monumento a quienes se exiliaron y un restaurante, la fonda Els Trabucayres, donde Lluís Companys y José Aguirre pararon a comer algo tras la caminata desde Can Barris. Existe una anécdota, ya casi convertida en leyenda, según la cual ambos se percataron de que no tenían moneda francesa, pero la patrona de la fonda, la señora Dabouzi, les sirvió una tortilla sin cobrarles. Una placa en el exterior del restaurante recuerda el paso por este lugar de ambos presidentes.

Marc Ripol es utor de ‘Las rutas del exilio’ (Alhena Media, 2007).




banner distribuidora

Hacia el exilio: la ruta del gobierno republicano Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR