Proyecto Faq Otro episodio de una guerra inacabable

viernes, 3 de diciembre de 2021

Otro episodio de una guerra inacabable

 

Otro episodio de una guerra inacabable 
Arxiu Josep Serradell 

En Almudena Grandes, por su valiosísima militancia literaria y de investigación para desenterrar y difundir la memoria de la lucha republicana y comunista. Hombres y mujeres que lucharon en la guerra por defender la República, contra la dictadura fascista de Franco y contra el avance del fascismo en Europa. Siempre por la libertad, la fraternidad, la igualdad y por la democracia republicana.

El Archivo Josep Serradell – Roman queremos rendir homenaje a aquellas y aquellos luchadores, cuyas vidas y epopeyas llenan las páginas de los libros de la Almudena Grandes, y también a quienes trabajan para desenterrar y documentar las historias que forman La Historia, la nuestra, la que nos han ocultado y manipulado.

El 5 de noviembre de este año, se inauguró un nuevo tramo de la ruta del Maquis, la de Camprodon - La Vall de Bianya. Entidades de militantes para la recuperación de la Memoria Democrática Antifascista y Republicana como el Amical de Antiguos Guerrilleros de Cataluña [1], organizan desde hace años actos para sacar a la luz estas historias ocultadas y silenciadas de lucha heroica imprescindible para entender el pasado más reciente de nuestra clase. El 5 de noviembre, en un acto institucional, se inauguró el panel memoria de la ruta de los maquis que señaliza el tramo entre Camprodon y Vall de Bianya.

Posteriormente, el Amical de Antiguos Guerrilleros de Cataluña y la Asociación Catalana de Ex-Presos Polítics organizaron un el acto, e invitaron a Juan Medina, quien hizo un homenaje a la figura histórica de Francisco Pradal González , Paco Pradal, uno de tantos militantes comunistas con quienes tenemos una deuda histórica impagable. Paco Pradal fue uno de los atletas que participaron en la Olimpiada Popular de Barcelona en 1936, luchó en la guerra por la defensa de la República, luchó en la Resistencia contra el nazismo en Francia y siguió luchando en la clandestinidad contra la dictadura fascista en España, por recuperar la legalidad republicana. La policía franquista le detuvo y fue condenado a cadena perpetua y encarcelado.

Juan Medina, nacido en Melilla como Francisco Pradal, hizo una intervención para recordar a Pradal, a quien conoció en su niñez en Melilla, porque Pradal era amigo de sus padres. A continuación transcribimos parte de las palabras de Juan Medina sobre Paco Pradal.

Intervención de Juan Medina sobre Paco Pradal

En la década de los sesenta yo era un niño en un país de silencios y en una ciudad que presumía de ser cabeza y casal del fascismo golpista. En esas circunstancias, conocí a Francisco Pradal González.

Recuerdo a un hombre robusto, de calva prominente y de aspecto bonachón. Era corpulento y tenía una sonrisa tímida. Todos los domingos por la tarde, aparecía a la hora del café a charlar con mis padres. A veces también me llevaba al fútbol, ​​a ver jugar a Melilla C.F.

Poca gente podía sospechar que ese buen hombre, parque en las palabras, había pasado por el Quinto Regimiento durante la guerra, por la resistencia a la Francia ocupada y por la lucha guerrillera en el interior del país, convirtiéndose en el mejor guía de pasos del Partido Comunista de España (PCE), responsable de los desplazamientos entre Toulouse y Madrid.

Pradal operaba en esa ruta que hoy inauguramos. De Perpiñán a Camprodon, atravesando el río Bianya, la comarca de la Garrotxa hasta tomar el tren a Manlleu con destino a Barcelona, ​​y en otras ocasiones hasta Madrid. El objetivo y misión de estos viajes era traer mochilas llenas de propaganda, pasar milidades clandestinos que debían entrar o salir de España, traer armas, documentos o compañeros del Maquis heridos.

Según testigos del archivo histórico del PCE, y sobre todo de los libros sobre la guerrilla escritos por José Gros, condecorado como guerrillero y medalla del valor por la defensa de Moscú, donde podemos conocer más las vivencias de su camarada Paco Pradal, en quien consideraba su maestro.

Dice José Gros:


 
Pradal Como guía de montaña sabía un rato y, además de guía era enlace del Partido con el interior. Él tenía contacto con la organización del PSUC. Antes de salir ya conocía yo, por haberme informado en el Partido, las cualidades y defectos de Pradal. Él era un veterano con gran experiencia. Pasaba a gente por los Pirineos desde 1943 en plena ocupación alemana de Francia. Cargaba con el peso que hiciese falta aunque no hubiese comida y después, cuando la había, se daba un atracón.

Volvemos a Melilla, donde un joven Pradal practica el deporte y participa en la comisión de unidad que fundará la Juventud Socialista Unificada (JSU), en 1936, siendo nombrado su vicepresidente. También colabora con el Socorro Rojo Internacional (SRI). El 3 de julio de 1936 sale de la ciudad para participar en la Olimpiada Popular de Barcelona. Paco Pradal viaja con la delegación del Club Deportivo España.
 
El hecho de que el golpe de Estado lo cogiera en Catalunya, le pone a salvo de la represión de los primeros días, que dejó en Melilla a más de 300 personas asesinadas, y cerca de 2.000 represaliadas en el campo de concentración de Zeluan (primero campo de concentración del franquismo situado en el Protectorado Español en Marruecos). Desde Barcelona vuelve en barco a Málaga y se apunta a las milicias. Posteriormente, ingresa en la brigada mixta del Quinto Regimiento, participando en la batalla de Brunete. En 1939, está herido en Barcelona y atraviesa la frontera, como cientos de refugiados, pasa por los campos de concentración de la costa francesa. En 1940 se instalará en Tolouse y comienza su lucha a la resistencia, primero contra la ocupación nazi y después atravesando los Pirineos. En una de esas operaciones, es detenido en Madrid en 1946, con documentación falsa a nombre de Rafael Avila Bulpe, un agente comercial de 35 años cabello castaño oscuro, natural de Melilla y residente en una pensión de la calle Atocha.
 

El Consejo de guerra por actividades comunistas tiene lugar en Ocaña, el 11 de marzo de 1949. Es condenado a 25 años de cárcel. Le es conmutada la pena y en 1952 sale en libertad provisional del penalti del Dueso.

Pradal se instala en la parte antigua de Melilla, en la que vive con su hermana, y trabaja de pintor. Con otros veteranos comunistas forma el núcleo clandestino del PCE en Melilla. Poco después de jubilarse, en septiembre de 1977, murió. Su entierro fue un homenaje público de sus amigos y camaradas. Su recuerdo está recogido en dos libros de comunistas melillenses: “La memoria derrotada” de Lorenzo Lechuga” y “Memorias de mi juventud perdida” de Juan Medina Sánchez.

Honor y gloria a los guerrilleros españoles.

Verdad, justicia y reparación

La memoria de la Garrotxa


En las tierras de la Garrotxa existe un grupo de compañeras y compañeros que se han conjurado para recuperar la memoria oculta, enterrada y escondida de las mujeres y hombres que mantuvieron la resistencia activa contra la dictadura franquista. La llamada guerrilla de los Maquis. Desde hace unos años, en la Garrotxa se organizaron en la llamada Comisión Cisquet para recuperar la memoria de un luchador del maquis: Francesc Serrat i Pujolar, “Cisquet”, un guapo olotino que murió muy joven, con 24 años , fusilado en el Camp de la Bota. Corría el 2017, y desde entonces no han parado. En 2019 constituyen el Amical de Antiguos Guerrilleros de Cataluña, que sigue trabajando para desenterrar rutas, materiales, historias de personas y hechos históricos de este, nuestro, glorioso Maquis.

En un próximo artículo, hablaremos del libro “Memorias de mi juventud perdida” de Juan Medina Sánchez, de Melilla como Paco Pradal, con quien tomaba el café todos los días por las tardes.

Notas

[1] https://maquis.cat/

Otro episodio de una guerra inacabable Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR