Proyecto Faq Los combatientes olvidados: Voluntarios anarquistas estadounidenses en la Guerra Civil español

domingo, 19 de diciembre de 2021

Los combatientes olvidados: Voluntarios anarquistas estadounidenses en la Guerra Civil español

Patrick Read at Ambite, December 1927. Tamiment Library, NYU, 15th IB Photo Collection, Photo #11_0992.

Los combatientes olvidados: Voluntarios anarquistas estadounidenses en la Guerra Civil española / Traduce Jorge Joya

Entre los casi 3.000 anarquistas extranjeros que lucharon en la Guerra Civil española, más de un centenar procedían de Estados Unidos. Su historia ha sido casi totalmente ignorada.

Aunque se ha escrito mucho sobre el Batallón Abraham Lincoln y las Brigadas Internacionales (BI), un grupo de combatientes voluntarios en la Guerra Civil española ha sido casi totalmente ignorado: los aproximadamente 2.000-3.000 anarquistas extranjeros que se unieron a las milicias españolas o a las unidades de las BI. De ellos, entre 100 y 200 viajaron a España desde Estados Unidos, en muchos casos para no volver nunca. Sus motivos y experiencias difieren notablemente de los de la mayoría de los demás voluntarios. Destacan la naturaleza polifacética del conflicto español, así como las redes transnacionales del movimiento anarquista anterior a la Segunda Guerra Mundial.

En la década de 1930, el anarquismo -un movimiento socialista antiautoritario que pretendía abolir tanto el capitalismo como el Estado- estaba en declive en gran parte del mundo, incluido Estados Unidos. En España, sin embargo, estaba alcanzando su punto álgido; al estallar la guerra civil había más de un millón de miembros inscritos en la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) anarcosindicalista, la mayor confederación laboral del país. Cuando los nacionalistas lanzaron su intento de golpe de estado en julio de 1936, militantes armados de la CNT lideraron la resistencia en Barcelona y otras partes del país. Con el gobierno y la economía de España sumidos en el caos durante los primeros meses de la guerra, los miembros de la CNT se hicieron cargo de fábricas y granjas y las colectivizaron bajo el control de los trabajadores, comenzaron a producir para el esfuerzo de guerra y formaron y tripularon milicias para contener la marea fascista. En Barcelona, Aragón y otros lugares, los anarquistas tenían el control de facto. Intentaron organizar tanto la economía como las milicias de forma democrática y horizontal, de acuerdo con sus ideales.

Para los compañeros de la CNT en el extranjero, parecía que en medio de la guerra civil, España también estaba experimentando una auténtica revolución social. Muchos declararon que las dos empresas eran inseparables, argumentando que el éxito de esta revolución era la clave para movilizar los recursos y la moral necesarios para derrotar a las fuerzas de Franco. Los anarquistas de Estados Unidos y de otros países se apresuraron a ayudar a la CNT en su lucha contra el fascismo y en su defensa de la revolución, pero no para defender al gobierno del Frente Popular español, al que consideraban, en el mejor de los casos, incompetente y, en el peor, una amenaza para la transformación revolucionaria en curso.

Los dramáticos acontecimientos de España revitalizaron el moribundo movimiento anarquista estadounidense. El anarquismo estadounidense siempre había sido un movimiento compuesto principalmente por inmigrantes. Había decaído desde su apogeo de principios de siglo a causa de la Primera Guerra Mundial, el Miedo Rojo de la posguerra, las restricciones a la inmigración y el ascenso del comunismo. Sin embargo, todavía contaba con miles de seguidores y partidarios, organizados en torno a docenas de grupos y periódicos multilingües repartidos por todo el país. Al comienzo de la Guerra Civil española, muchos de estos organismos se unieron para formar las Organizaciones Libertarias Unidas o ULO, con el objetivo de apoyar las luchas de los anarquistas en España. (La palabra "libertario" aún no había sido apropiada por los defensores del libre mercado de la derecha). En agosto de 1936, la ULO lanzó el periódico Spanish Revolution, con una tirada que pronto alcanzó los 7.000 ejemplares, con el fin de recaudar fondos y dar a conocer los logros de la CNT. Se está gestando una "gran revolución libertaria", escribía el periódico; "una revolución que rompe con todos los precedentes y traza un nuevo rumbo para la humanidad... La Revolución Española está adquiriendo rápidamente un alcance internacional. Su frente de batalla se extiende a todas las partes del mundo".

En medio de la Gran Depresión, la ULO y otras iniciativas anarquistas similares recaudaron más de 100.000 dólares para la CNT. También intentaron ayudar a los anarquistas españoles a obtener las armas que tanto necesitaban ante el pacto de "no agresión" de las potencias occidentales. El último cargamento de armamento que salió de Estados Unidos antes de que entrara en vigor el embargo a España fue transportado a bordo del Mar Cantábrico, que zarpó el 6 de enero de 1937. Su carga también incluía cinco inmigrantes anarquistas españoles que regresaron. Sin embargo, la armada franquista capturó el barco y ejecutó a la tripulación y a los anarquistas que iban a bordo. Otro esfuerzo fue emprendido por Bruno "l'americano" Bonturi, un anarquista nacido en Italia que había vivido durante muchos años tanto en Estados Unidos como en España. Después de servir en una milicia de la CNT cerca de Granada en las primeras semanas de la guerra, Bonturi fue enviado a Nueva York en un intento infructuoso de obtener armas de los Estados Unidos. Algunas fuentes anarquistas, sin embargo, aluden a operaciones a pequeña escala que contrabandeaban municiones desde América a través de Francia.

Brunto Bonturi (Italian State Archives)

Mientras tanto, docenas de anarquistas cruzaron el Atlántico y entraron en España. Mi investigación ha identificado a 37 por su nombre, pero las fuentes indican que pertenecían a un grupo más amplio de entre 100 y 200 voluntarios. En España, se unieron a otros cientos de luchadores procedentes del movimiento anarquista internacional. Es difícil establecer cifras y listas precisas, ya que estos voluntarios viajaban en secreto para evitar posibles acusaciones en virtud de la Ley de Neutralidad o que se les prohibiera volver a entrar en Estados Unidos. Además, muchos evitaron las Brigadas Internacionales, controladas por los comunistas, en favor de las milicias de la CNT, de las que apenas existen registros. Sin embargo, el número de voluntarios fue notable dado el estado de deterioro de los movimientos anarquistas de la mayoría de los países y el hecho de que la propia CNT desalentaba a los voluntarios extranjeros a unirse a la guerra, considerándolos más útiles como defensores en su nombre en sus países de origen.

Los primeros voluntarios anarquistas extranjeros que llegaron a España fueron los exiliados italianos en Francia, que llegaron a Barcelona a los pocos días del levantamiento nacionalista y formaron la Sección Italiana de la Columna Ascaso de la CNT. Entre ellos estaba Michele Centrone, de 57 años, un veterano de la escena anarquista de San Francisco antes de su deportación de Estados Unidos en 1920. Centrone fue también una de las primeras víctimas extranjeras de la Guerra Civil española, con un disparo en la cabeza durante el primer enfrentamiento de la Sección Italiana, el 28 de agosto de 1936, en el Monte Pelado. Un panegírico escrito por un compañero voluntario y publicado en la prensa anarquista italoamericana señalaba que Centrone no había muerto en defensa de la República Española, sino que "había ido a España a luchar por la Revolución Social."

Aproximadamente 50 anarquistas italoamericanos siguieron el ejemplo de Centrone, entre los que se encontraban tanto residentes de larga data en Estados Unidos como refugiados recientes de la Italia fascista, muchos de estos últimos veteranos de la resistencia armada a Mussolini. Un número desconocido, pero probablemente similar, de inmigrantes españoles, como los que estaban a bordo del Mar Cantábrico, también regresaron a su país de origen (donde es prácticamente imposible distinguirlos de otros españoles en los registros existentes). Sólo unas dos docenas de voluntarios anarquistas "americanos" eran nativos, y la mayoría pertenecían a la Industrial Workers of the World (IWW), un sindicato revolucionario que tenía mucho en común con la CNT y que, al igual que el anarquismo en general, estaba muy disminuido con respecto a su apogeo en la Primera Guerra Mundial. Otro miembro de la IWW, el inmigrante irlandés Patrick Read, se hizo famoso dentro del Batallón Abraham Lincoln por su valentía como jefe de su unidad de transmisiones.

Algunos de estos voluntarios llegaron meses antes de que se materializaran las Brigadas Internacionales, incluidos los italoamericanos que se unieron a la Columna Ascaso (Bruno Bonturi entre ellos). Otros se unieron al Grupo Internacional de la Columna anarquista Durruti, que participó en la defensa de Madrid. El anarquista Douglas Clark Stearns, de diecinueve años y nacido en Estados Unidos, fue reclutado por una unidad organizada por el Partido Laborista Independiente mientras asistía a la escuela preparatoria en Inglaterra, y sirvió en la misma unidad de milicia que el escritor George Orwell antes de ser transferido al Batallón de la Muerte, predominantemente italiano, dentro de la Columna Ascaso de la CNT, y sobrevivió a la aniquilación de esa unidad en el frente de Huesca en junio de 1937. En el invierno de 1937, un grupo de anarquistas italianos y españoles en el estado de Nueva York comenzó a entrenar en secreto el vuelo en respuesta a un llamamiento de la CNT para obtener pilotos cualificados, pero la mitad de ellos partieron hacia España antes de completar sus lecciones. Los informantes del gobierno italiano también informaron de que María Giaconi, una activa anarquista de la comunidad minera italiana de Jessup, Pennsylvania, pasó varios meses en España luchando con una milicia, lo que la convertiría en la única mujer estadounidense de la que se tiene constancia.

Maria Giaconi (Italian State Archives)

A pesar de su aversión al autoritarismo de los comunistas, otros anarquistas se unieron a las Brigadas Internacionales, cuyo reclutamiento fue organizado por la Internacional Comunista, a menudo porque hacerlo era su única forma de llegar a España. Al menos cinco se alistaron en el Batallón Abraham Lincoln, entre ellos Patrick Read y el marinero italiano Guerrino Fonda, que formó parte del primer grupo de voluntarios del Lincoln que partió de Nueva York en diciembre de 1936. Tres marineros nacidos en Estados Unidos e identificados como anarquistas -Virgil Morris, Harry Owens y Raymond Elvis Ticer, todos ellos miembros de la IWW- también se alistaron. Los anarquistas italoamericanos, por el contrario, se sintieron más cómodos alistándose en el Batallón Garibaldi, cuyo comandante no era comunista sino un republicano antifascista que mantenía buenas relaciones con los anarquistas de su unidad. El Batallón Garibaldi también participó en la defensa de Madrid, desempeñó un papel decisivo en la derrota de las fuerzas italianas suministradas por Mussolini en la Batalla de Guadalajara, y luchó en la Batalla del Ebro, donde el anarquista italoamericano Álvaro Ghiara fue condecorado por su valor. Además, el marinero anarquista Giuseppe Esposito, que huyó de la Italia fascista a Estados Unidos en 1925, sirvió en una unidad médica de las BB.II., y un número desconocido de mujeres anarquistas estadounidenses sirvieron como enfermeras en los campos de batalla españoles.

En algunos aspectos, estas anarquistas se parecían a las voluntarias estadounidenses del Batallón Lincoln. Los trabajadores marítimos -entre los que aún persistían el anarquismo y el sindicalismo en la década de 1930- predominaban entre ambos grupos, y los trabajadores empleados en otras formas de trabajo móvil o irregular también estaban bien representados en ambos. Pero la preponderancia de los inmigrantes, incluidos algunos exiliados antifascistas, entre los anarquistas contrastaba con el Batallón Lincoln, cuyos miembros eran en su mayoría nacidos en Estados Unidos. El predominio de los inmigrantes italianos y españoles entre los anarquistas también divergía mucho de la demografía de los Lincoln, entre los que estaban sobrerrepresentados los hijos de inmigrantes judíos de Europa del Este. Como era de esperar, dado el éxito del Partido Comunista en atraer a jóvenes radicales, los anarquistas también tenían una edad más avanzada; el anarquista medio (entre los que pueden ser identificados) tenía entre treinta y treinta años y varios tenían más de cincuenta. En cambio, casi una quinta parte de los voluntarios del Batallón Lincoln eran estudiantes universitarios.

Las experiencias de los anarquistas en España también difieren significativamente de las de otros voluntarios estadounidenses. Las milicias que prefirieron son a menudo juzgadas con dureza por los historiadores por su relativa desorganización, falta de experiencia y disciplina, y aparente exceso de democracia: no había jerarquía de oficiales, no se saludaba, y las tropas elegían a sus comandantes y votaban sobre las tácticas a seguir (aunque una vez en combate, se esperaba que los milicianos obedecieran las órdenes de sus líderes elegidos). Esta estructura era incomprensible para los observadores militares experimentados y conllevaba una serie de deficiencias. Pero también encarnaba los ideales de la CNT de igualdad, libertad y toma de decisiones colectivas desde la base, creando, como observó George Orwell en Homenaje a Cataluña, "una especie de modelo operativo temporal de la sociedad sin clases". Y sean cuales sean sus defectos, estas milicias fueron todo lo que se interpuso entre Franco y la victoria durante más de un año. Fueron las milicias anarquistas las que recuperaron la mitad de Aragón durante los primeros días de la guerra, en lo que sería una de las contraofensivas más exitosas de todo el conflicto.

Después de que el gobierno republicano se reafirmara y ordenara la incorporación de las milicias al ejército regular, con una estructura de mando centralizada y disciplina militar, los anarquistas extranjeros se encontraban entre sus opositores más feroces, amenazando a menudo con retirarse del frente si se sometían al nuevo sistema. Los extranjeros también solían ser los más críticos con la controvertida decisión de la CNT de entrar oficialmente en los gobiernos de Cataluña y Madrid, abandonando esencialmente su compromiso con el antiestatismo en aras de la unidad antifascista, la protección de sus logros revolucionarios y la obtención de armas adecuadas para sus tropas. La mayoría de los 200 miembros italianos de la Columna Ascaso abandonaron el frente en protesta en abril de 1937, pero sólo después de aceptar participar en una operación ofensiva en la que nueve de sus miembros perecieron y 43 resultaron heridos. La mayoría seguía dispuesta a luchar, pero en sus propios términos. Tras llegar a Barcelona, los miembros de este grupo formaron una nueva unidad anarquista, el Batallón de Choque Internacional de la 26ª División (la antigua Columna Durruti). Entre sus miembros estaba Armando "Amerigo" Vecchietti, uno de los aspirantes a piloto de Nueva York, que murió en acción en junio de 1937 cerca de Teruel.

Sin embargo, durante la estancia de este grupo en Barcelona, estalló un conflicto armado dentro del bando republicano, en una serie de acontecimientos conocidos como las Jornadas de Mayo. Las tensiones entre los anarquistas y el Partido Comunista Español -que crecía en tamaño e influencia debido a la ayuda de la Unión Soviética a la España republicana- se habían intensificado rápidamente durante el primer año de la guerra, mientras el gobierno de Cataluña trataba de contener la influencia de la CNT. Cuando los miembros de la CNT se resistieron a un intento de la policía de desalojarlos de la central telefónica de Barcelona, las insostenibles alianzas del Frente Popular estallaron en luchas callejeras, durante las cuales anarquistas extranjeros como Vecchietti ocuparon las barricadas en un esfuerzo desesperado por "defender la revolución". Los comandantes del Batallón Garibaldi incluso rechazaron las órdenes de marchar a Barcelona para reprimir a los anarquistas. Cinco días de violencia dejaron al menos 400 muertos y minaron fatalmente a la CNT, cuyos representantes fueron expulsados de sus cargos. En la ola de represión que siguió, las tropas del Ejército Republicano comenzaron a disolver los colectivos de la CNT y miles de supuestos disidentes y provocadores fueron arrestados -algunos voluntarios americanos entre ellos, incluyendo a Bruno Bonturi. La Revolución Española que había despertado las esperanzas de los anarquistas en el extranjero ya no existía.

Los ecos de esta purga llegaron a las Brigadas Internacionales, donde los Días de Mayo fueron atribuidos a agentes fascistas de la CNT y sus aliados "trotskistas". Patrick Read fue expulsado del Batallón Lincoln por criticar a su dirección comunista, y Virgil Morris fue repetidamente disciplinado y encarcelado por su actitud negativa hacia el mando comunista y por intentar desertar. En Estados Unidos circularon informes infundados de que otros anarquistas del Batallón Lincoln fueron ejecutados o asesinados tras recibir órdenes intencionadas de colocarse en posiciones expuestas. Sin embargo, el miembro de la IWW Raymond Elvis Ticer, un anticomunista acérrimo, fue ascendido a sargento antes de ser herido en Quinto.

En cualquier caso, la marea de la guerra ya se había vuelto contra la República, y los anarquistas extranjeros comenzaron a abandonar España. Muchos fueron acorralados en campos de refugiados franceses, para luego ser internados tras la ocupación alemana. Al menos tres anarquistas italoamericanos internados -Pietro Deiana, Álvaro Ghiara y Armando Rodríguez- fueron enviados a campos de concentración nazis en Europa del Este, aunque los tres sobrevivieron hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, Rodríguez tuvo que huir de sus liberadores soviéticos por miedo a enfrentarse al Gulag como anarquista y consiguió volver a Italia, mientras que Deiana acabó regresando a Estados Unidos.

Guerrino Fonda (Italian State Archives)

A otros, sin embargo, se les impidió regresar debido a las leyes de inmigración que prohibían a los anarquistas. Entre ellos se encuentra Bruno "l'americano" Bonturi, que fue detenido por las autoridades de inmigración y acabó yendo a Chile antes de solicitar al gobierno de Mussolini que le permitiera reunirse con su mujer y su hijo en Italia. Guerrino Fonda, uno de los primeros voluntarios del Batallón Lincoln, escapó del internamiento francés y viajó de polizón en un barco a Nueva York en 1939, para ser retenido en Ellis Island durante seis meses antes de encontrar refugio en Argentina. Otros pocos regresaron de contrabando a través de Canadá con la ayuda de pasaportes cubanos falsos suministrados por compañeros. Pero incluso los que lograron regresar no necesariamente dejaron atrás el campo de batalla español; el superviviente del Batallón de la Muerte, Douglas Clark Stearns, regresó a Nueva York en 1937, pero sufrió una depresión y una ansiedad que culminaron en el suicidio.

Las luchas y destinos de los voluntarios anarquistas proporcionan una perspectiva única de la Guerra Civil española. Nos recuerdan que el conflicto nunca se limitó a la lucha contra el fascismo o a la protección de la República Española, y que su contexto internacional incluía las redes anarquistas transnacionales, así como las maniobras de la Unión Soviética y otras potencias en el periodo previo a la Segunda Guerra Mundial. El conflicto español resultó ser la última gran campaña del mermado movimiento anarquista americano, que había visto cómo sus sueños de un mundo nuevo empezaban a materializarse, aunque fuera fugazmente, en los campos de Aragón y las fábricas de Barcelona, dando a muchos de sus miembros sobrados motivos para arriesgar sus vidas en suelo extranjero.

Kenyon Zimmer es profesor asociado de Historia en la Universidad de Texas en Arlington y es autor de "The Other Volunteers: American Anarchists and the Spanish Civil War, 1936-1939", en el Journal for the Study of Radicalism (otoño de 2016) y del libro Immigrants against the State: Yiddish and Italian Anarchism in America (2015).

Original: albavolunteer.org


Fuente → alasbarricadas.org

banner distribuidora

Los combatientes olvidados: Voluntarios anarquistas estadounidenses en la Guerra Civil español Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR