Proyecto Faq Tres mujeres milicianas que defendieron la II República

martes, 16 de noviembre de 2021

Tres mujeres milicianas que defendieron la II República

Como reacción contra el golpe de Estado del 17 de julio de 1936, miles de mujeres salieron a la calle. Muchas empuñaron las armas.

Tres mujeres milicianas que defendieron la II República / Julio Cáceres Rondó:

Como reacción contra el golpe de Estado del 17 de julio de 1936, miles de mujeres salieron a la calle. Muchas empuñaron las armas y se convirtieron en una imagen icónica de la España revolucionaria de los primeros días de la Guerra.

Las razones de la movilización femenina en defensa de la II República hay que buscarlas en sus políticas reformistas, que dieron alas a las esperanzas de emancipación de las mujeres de mentalidad progresista.

Como resultado del esfuerzo constituyente y legislativo de la República, así como del impulso social, los años republicanos sirvieron también para hacer visible la imagen pública de la mujer. La reacción femenina contra el golpe de Estado tuvo múltiples manifestaciones, pero podríamos considerar la aparición de las milicianas como el epítome de todas ellas.

Aida Lafuente
  • Nombre completo: Aida de la Fuente Penaos
  • Fecha de nacimiento: 25 de febrero de 1915
  • Fecha de fallecimiento: 13 de octubre de 1934
  • Procedencia: León
  • Filiación: Partido Comunista de España (PCE)
  • Bando: republicano

Fue una militante comunista española que murió durante el levantamiento revolucionario de octubre de 1934, conocido como Revolución de 1934 y que fue reprimido por el Ejército. Ha sido rebautizada como la Rosa Roja de Asturias.

Formada políticamente en una familia de comunistas, su padre había sido fundador del Partido Comunista de España (PCE) en Oviedo, y sus hermanos militaban en las Juventudes Comunistas, Aida era una figura conocida en el movimiento juvenil de Oviedo en 1934.

El 13 de octubre de 1934, Aida actúa como enlace entre el Comité Revolucionario de Oviedo y los grupos que controlaban el oeste de la ciudad, en plena actuación del ejército de la República para sofocar la revolución.

Aida Lafuente perdió la vida en las inmediaciones de la iglesia de San Pedro de los Arcos de Oviedo, en pleno enfrentamiento con la 21ª Compañía, encuadrada en las fuerzas mandadas por el teniente coronel Juan Yagüe.

Aida estaba intentando frenar, casi en solitario, mediante una ametralladora situada en la cota de San Pedro de los Arcos, el avance del ejército (tropas de la Legión conducidas por el general Francisco Franco) en su definitiva neutralización de la Revolución de 1934.

Rosario Sánchez
  • Nombre completo: Rosario Sánchez Mora
  • Fecha de nacimiento: 21 de abril de 1919
  • Fecha de fallecimiento: 17 de abril de 2008
  • Procedencia: Villarejo de Salvanés
  • Filiación: Partido Comunista de España (PCE)
  • Bando: republicano

A su llegada a Madrid se hizo militante comunista y trabajaba como aprendiz de corte y confección en un Círculo Cultural de las Juventudes Socialistas Unificadas en Madrid cuando estalló la guerra civil española.

Con diecisiete años se incorporó a las Milicias Obreras del Quinto Regimiento que partieron el 19 de julio de 1936 hacia Somosierra para detener a las tropas del general Mola. Rosario, como una chica joven de su edad, no conocía nada de instrucción militar ni de artillería.

Tras dos semanas de enfrentamientos, en las que lograron contener a los rebeldes franquista, la guerra en la sierra dejó de ser una batalla abierta para convertirse en una batalla de posiciones y fue destinada a la sección de dinamiteros, fabricando bombas de mano caseras.

Allí, manipulando dinamita, perdió una mano al estallarle un cartucho. Herida de gravedad, la operaron en el hospital de sangre de la Cruz Roja en La Cabrera, donde consiguieron salvarle la vida. Había transcurrido un año de guerra cuando se le presentó la ocasión de volver al frente.

La 10ª Brigada Mixta de El Campesino se había convertido en la 46ª División, con más de doce mil hombres a sus órdenes, que en el verano de 1937 intervino en una ofensiva hacia Brunete para intentar atrapar en una bolsa a las fuerzas sublevadas que sitiaban Madrid desde el suroeste.

Tras la batalla del Ebro, que supuso el desequilibrio de la balanza entre tropas republicanas y franquistas. Rosario, intentó escapar por Alicante con su padre, dejando a su hija con la segunda mujer de este.

Allí fueron capturados, con otros 15.000 republicanos que esperaban exiliarse a bordo de barcos de la Sociedad de Naciones, que nunca llegaron a puerto. Fueron conducidos al campo de los Almendros, donde fusilaron a Andrés Sánchez. Rosario fue liberada y trasladada semanas después a Madrid.

Fue trasladada a la prisión de Ventas y siguió un periplo carcelario por las prisiones de Durango, Orúe y, finalmente, la de Saturrarán. Fue condenada a permanecer desterrada a más de 200 kilómetros de su pueblo y se instaló en El Bierzo, con una compañera de prisión ya liberada, pero la necesidad de ver a su hija la hizo regresar a Madrid pese a la prohibición de hacerlo.

Para ganarse la vida comenzó a vender tabaco americano de contrabando en la plaza de Cibeles. Posteriormente montó un estanco en Madrid, en la calle Peña Prieta del barrio de Vallecas. Rosario falleció el 17 de abril de 2008

Concha Pérez
  • Nombre completo: Concha Pérez Collado
  • Fecha de nacimiento: 17 de octubre de 1915
  • Fecha de fallecimiento: 17 de abril de 2014
  • Procedencia: Barcelona
  • Filiación: Confederación Nacional del Trabajo (CNT)
  • Bando: republicano

Participó en actividades anarquistas desde los diecisiete años y formó parte de un grupo armado preparado para enfrentarse a las fuerzas nacionalistas cuando empezó la Guerra civil española en julio de 1936. Luchó en Barcelona y Aragón antes de acabar en un campamento de refugiados francés, donde nació su único hijo.

Cuando empezó la Guerra civil en julio de 1936, Pérez Collado ya tenía acceso a armas y estaba preparada para dirigirse al frente. Como miembro de un grupo anarquista que se preparaba para lo que consideraban una revuelta militar inevitable.

En los primeros días de la guerra, Pérez Collado formó parte de Los Aguiluchos de Les Corts, un grupo de 100 soldados armados de su barrio de Barcelona. Solo siete de ellos eran mujeres. Poco después del inicio de la Guerra Civil, Pérez Collado formó parte de un grupo que atacó la Cárcel Modelo con el objetivo de liberar prisioneros políticos

Entró a formar parte de un grupo de milicianas que luchó en el sector de Tardienta. Las mujeres fueron finalmente retiradas del frente a finales de año, y ella volvió a Barcelona a trabajar en una fábrica de municiones.

En mayo de 1937, Pérez Collado fue capturada y herida mientras patrullaba la zona junto a la Plaza de Cataluña. El fragmento de metal alojado en su pierna se quedaría en su cuerpo durante varios años. Se dirigió a la frontera en diciembre de 1938 cuando cayó Barcelona. Acabó en el campamento de refugiados de Argelès, donde colaboró como enfermera voluntaria.

Pérez Collado murió el 17 de abril de 2014 en Barcelona. Su muerte a la edad de 98 años en 2014 marcó el final de una era, ya que fue una de las últimas milicianas españolas de la Guerra Civil supervivientes.

Los miembros del colectivo que crearon una biblioteca en el centro social del movimiento okupa local l’Entrebanc, tras la muerte de Pérez Collado decidieron llamar al proyecto Biblioteca Social Conxa Pérez como un tributo a su vida.


Fuente → elestado.net

banner distribuidora

Tres mujeres milicianas que defendieron la II República Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR