Proyecto Faq El Franquismo y su relación con las manifestaciones nazis en España

sábado, 25 de septiembre de 2021

El Franquismo y su relación con las manifestaciones nazis en España

  • EL contexto cultural español es un elemento clave para explicar el surgimiento de los partidos populistas de extrema derecha y los grupos neonazis en España.

El Franquismo y su relación con las manifestaciones nazis en España / Julio Cáceres Rondón :

No ha sido suficiente la transición política de 1978 para neutralizar el fascismo nazi-franquista y sus actuales replicadores partidistas. Entre todas las contradicciones existentes en el sistema político español, se encuentra la existencia de una derecha que atenta contra el estado de derecho, al mismo tiempo auspicia un Régimen social de tensión y extrema conflictividad social.

Existe en España una cultura franquista, la cual se encuentra en la actualidad ampliamente extendida en muchos sectores de la población española, y sobre todo, en los sectores más pudientes. Asimismo, penetra fuertemente en las clases de renta media superior del país, las cuales suelen ser de tendencia conservadora.

La transición política de la dictadura a la democracia no fue ideal, se ejecutó bajo el mando de los de los “vencedores” de la Guerra Civil, los cuales plasmaron su impronta en el Estado y en la sociedad española.

Durante la transición, España no tenía un movimiento de ultraderecha, por tal motivo no se visibilizaba fácilmente que gran parte de la población con esta ideología votaba al PP, que ha sido un partido eje del sistema político actual.

Su amplia presencia en las instituciones representativas era y sigue siendo consecuencia de una ley electoral que les ha favorecido durante todo el período democrático, y cuya génesis está basada en una propuesta dictada por la Asamblea del Movimiento Nacional, cuya aprobación por el Estado fue una condición para su aceptación del cambio que ocurrió a partir de la muerte del dictador.

De esta forma, más de una generación de españoles creció y vivió bajo el dominio de Franco, sin ninguna experiencia directa de derechos o procesos democráticos. Evidentemente, al ser un gobierno autoritario tan prolongado, tuvo efectos profundos en las estructuras políticas, en la sociedad civil, en los valores individuales y en los comportamientos de los diferentes grupos sociales.

Han pasado cuatro décadas desde la muerte de Franco y esa dictadura forma parte de la historia, un tema de controversia política y de debate público. En este sentido aún sigue siendo tema de debate en la actualidad.

Todo ello confirma diferentes escenarios de odio que sigue caminando el fascismo español. Al respecto, sectores neonazis de España realizaron este sábado 18 de septiembre en el barrio madrileño Chueca, una manifestación con consignas homófobas y racistas. Ante lo ocurrido, el Ministerio de Igualdad del Gobierno español anunció que acudirá a la Fiscalía por el contenido de “odio LGTBIfóbico y racista” que se desplegó en la movilización.

La manifestación, en un claro acto de provocación hostil y contando con alrededor de 200 manifestantes, desfiló por Chueca, barrio predominantemente gay de la capital española, coreando consignas tales como fuera maricas de nuestros barrios” y “España cristiana y no musulmana“, de acuerdo con vídeos difundidos por los medios de comunicación y redes sociales.

Los neonazis llevaron a cabo recorridos intimidatorios por el referido barrio madrileño, el cual ha sido centro de las fiestas del Orgullo LGTBI en la capital. Los manifestantes sujetando pancartas y banderas de España con el lema “di no a las agendas” amedrentaban a quienes no comulgaban con sus ideales. En respuesta, vecinos del barrio madrileño han salido a la calle con banderas LGTBI.

Por su parte, Irene Montero, ministra de la Igualdad del Gobierno español, timó posición ante lo ocurrido, comentando vía Twitter que su cartera pondrá “en conocimiento de la Fiscalía el odio LGTBIfóbico y racista de la manifestación nazi en Chueca“.

Asimismo, la ministra añade que Además estamos tramitando con urgencia la Ley Trans y de derechos LGTBI, que es lo que permite blindar derechos. Colectivos y personas LGTBI, no estáis solas“.

En julio pasado, el país -que se encuentra a la vanguardia de las políticas de género en Europa- registró una oleada de protestas en apoyo a la comunidad LGBTI tras el asesinato a comienzos de ese mes de Samuel Luis, un joven gay que sufrió un ataque comodante en La Coruña, Galicia.

Históricamente el conservadurismo español impulsa como propuesta un contexto de conflictividad, Todo ello ante la ausencia de una agenda pública sistematizada que pueda movilizar voluntades por medio de la razón en vez de la emocionalidad y el rencor.

El miedo, instrumentalizado y agitado como un trapo rojo delante de la población, es la forma en la que la derecha espera obtener el suficiente capital político para cumplir sus objetivos. El generalizado estado de miedo y victimización generado por sus discursos es el cemento que busca cohesionar a su militancia.

Según la derecha, existe una supuesta conspiración progresista donde se encontraría el feminismo, los colectivos LGTB, los medios de comunicación con tendencia rupturista, todos ellos objetivos en la cruzada moral conservadora.

El fascismo de hoy es distinto al de ayer. Ahora, los fascistas se disfrazan de populistas o se autodenominan “derecha alternativa” o “hermanos de Italia”, por citar algunos casos famosos. Todas estas nomenclaturas intentan desdibujar la continuidad entre fascismos viejos y nuevos.

Los primeros ejemplos de esta situación se dieron a nivel global tras la derrota de Adolf Hitler. En Italia, fundaron un partido neo-fascista al que llamaron Movimiento Social Italiano o MSI. En España, el fascismo se quiso desfascitizar, dando lugar a una dictadura híbrida que retrasó a España varias décadas. Vox y afines quieren que se olvide ese dato fáctico.

El tejido cultural español, es un elemento clave para explicar el surgimiento de los partidos populistas de extrema derecha. Por una parte, la aceptación del marco ideológico de una aparente “nueva derecha” camuflada en propuestas de organizaciones verdes, puede propiciar un crecimiento de estos grupos políticos.

Todo ello no sería posible sin la existencia de aquellos vestigios del Franquismo, mismos que aún se encuentran vigentes dentro de la actual institucionalidad del Estado español y sus sectores empresariales. Se trata de pretendidas posiciones hegemónicas que nunca han escatimado esfuerzos para atentar la igualdad de derechos, el pluralismo y la democracia.

Afortunadamente, el contexto de conflictividad y un pasado muy relacionado con periodos autoritarios y fascistas en la historia española, dificulta la implantación plena de la extrema derecha. Si bien, en España la llamada transición no supuso un cambio sustancial con relación al Franquismo, la derecha aún cuenta con una serie de estigmas dentro de la sociedad que bloquea el protagonismo de los partidos conservadores.


Fuente → elestado.net

banner distribuidora

El Franquismo y su relación con las manifestaciones nazis en España Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR