Proyecto Faq Francisco Largo Caballero; alma de sindicalista

jueves, 5 de agosto de 2021

Francisco Largo Caballero; alma de sindicalista


Francisco Largo Caballero fue un sindicalista y político marxista, histórico dirigente del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la Unión General de Trabajadores (UGT).

Francisco Largo Caballero; alma de sindicalista
Ana G.T.

Francisco Largo Caballero nació el 15 de octubre de 1869 en Madrid y falleció el 23 de marzo de 1946, París) – político-sindicalista español, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de la Unión General de Trabajadores tras la muerte de su fundador Pablo Iglesias.

Segunda República.

Durante el período de la Segunda República, se desempeñó como ministro de Trabajo (1931-1933) y fue presidente del gobierno (1936-1937). Trabajó en sindicatos y en el partido socialista. Como sindicalista, participó en la primera huelga de trabajadores de la construcción en 1890.

Huelga general.

Participó en las actividades del comité que organizó una huelga general en 1917, por la que fue condenado a cadena perpetua, que cumplió en la prisión de Cartagena. Sin embargo, un año después fue elegido diputado de las Cortes y puesto en libertad.

Durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera, fue partidario de la cooperación con su régimen para preservar la oportunidad de actividad legal de los sindicatos, se desempeñó como asesor de Estado (la posición contraria la tomó otro líder de los socialistas, Indalecio Prieto).

Entre 1908 a 1918 fue vicepresidente y de 1918 a 1937 secretario general de la Unión General de Trabajadores. En 1930 ingresó en el Comité Revolucionario, que preparaba el derrocamiento de la monarquía, por lo que fue detenido en diciembre del mismo año. Tras la proclamación de la República de España, fue ministro de Trabajo en los gobiernos de Niceto Alcalá Zamora y Manuel Azaña (1931-1933).

PSOE.

Entre 1932 y 1935 fue presidente de la comisión ejecutiva del PSOE. A finales de 1933, después de ganar las elecciones parlamentarias, la oposición de derecha evolucionó hacia la izquierda, comenzó a apoyar la revolución socialista (a diferencia de Prieto que era más moderado).

Otra vez a prisión.

En el otoño de 1934, tras infructuosos levantamientos antigubernamentales en Asturias y Cataluña, Largo Caballero fue detenido, condenado a 30 años de prisión y puesto en libertad en 1936.

Partidario de los acuerdos entre el PSOE y los anarquistas y comunistas e incluso la unificación del PSOE con el Partido Comunista en un solo partido (Caballero, sin embargo, significaba que los comunistas debían simplemente unirse al PSOE), lo que provocó el rechazo de Prieto, que creía que Largo lo estaba haciendo con fines oportunistas, para dividir el Frente Popular.

Caballero realmente quería oponerse al Frente Popular con un cierto «Frente Obrero», formado por comunistas y socialistas, bajo la dirección, por supuesto, de él mismo. La equidad de las acusaciones de oportunismo fue confirmada por el comportamiento posterior de Caballero: ya en abril de 1936 de alguna manera detuvo la propaganda de la unidad del movimiento obrero; al comienzo de la revuelta comunista había alrededor de 110 mil, luego como socialistas, solo 59 mil, respectivamente, en el futuro partido obrero unido, los puestos clave difícilmente estarían en manos del PSOE.

Mineros de Asturias.

Caballero y sus simpatizantes gozaron de popularidad entre los trabajadores (salvo los mineros de Asturias) por sus llamamientos a acciones espontáneas y críticas al gobierno «burgués» del Frente Popular (en ambos, los seguidores de Caballero se fusionaron con los anarquistas), llama a la conquista del poder por el proletariado por cualquier medio, hasta el establecimiento inmediato de la dictadura del proletariado.

¡Socialismo hoy!

No es de extrañar que a Largo Caballero lo llamaran el «Lenin español». Poco después del estallido de la guerra civil y la rendición de Talavera el 4 de septiembre de 1936, Largo Caballero asumió como Primer Ministro de Guerra, ocupando estos cargos desde septiembre de 1936 hasta mayo de 1937.

La opinión de Indalecio Prieto.

Previo a su nombramiento, Prieto lo definió así: ‘Un tonto que quiere ser conocido como un sabio, un burócrata frío que juega a ser un fanático loco, un desorganizador confuso que pretende ser un burócrata metódico, un hombre capaz de destruir a todos y todo’.

Ausencia de ejército organizado.

Toda España vio la exactitud de esta descripción ya en el sangriento otoño de 1936. Después de convertirse en primer ministro, proclamando en voz alta que su gobierno era un «gobierno de la victoria», Caballero, sin embargo, retrasó constantemente la formación de un ejército republicano regular, citando el hecho de que España es la cuna de la guerrilla, no de los soldados.

Sin embargo, cuando los comunistas y asesores militares soviéticos propusieron la creación de destacamentos partidistas para la acción detrás de las líneas de los rebeldes (con la simpatía de la población de casi toda España por la república), Caballero resistió durante mucho tiempo.

Creía que el partisano debía luchar en el frente. Desde un punto de vista puramente militar, Caballero tuvo otra idea que casi desemboca en la rendición de Madrid. Por alguna razón, el primer ministro se opuso a la construcción de líneas de defensa fortificadas alrededor de la capital con todas sus fuerzas.


Fuente → nuevarevolucion.es

banner distribuidora

Francisco Largo Caballero; alma de sindicalista Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR