Proyecto Faq Calle para Millán Astray, y muera la inteligencia

sábado, 28 de agosto de 2021

Calle para Millán Astray, y muera la inteligencia


 
Calle para Millán Astray, y muera la inteligencia  
Maria Toca Cañedo

Tuvo que ser precisamente el día 24 de Agosto, no sabemos si de forma intencionada o mera casualidad efecto de la incapacidad intelectual del menudo alcalde que padecen parte de los madrileños (imagino que habrá unos cuantos contentos con él). El día 24 de Agosto se conmemora la entrada de la Novena en París integrada por antiguos combatientes  antifascistas en la guerra civil. Las tanquetas que pisaban suelo parisino llevaban nombres que nos emocionan: Jarama, Madrid, Santander, Ebro, Teruel, Guernica, Belchite, Guadalajara, Brunete.

  Fue un español quien encabezaba la marcha, seguido de muchos otros, que desarrapados y hambrientos derrotaron al enemigo nazi y pisaran el suelo parisino abriendo la marcha al resto del ejército aliado. En París se celebra con honores a los bravos españoles que salieron de Argelés y de otros campos similares cuando se les pidió ayuda. Y aún sin pedirla, marcharon a combatir a la barbarie nazi fascista, convencidos de que con ello los aliados, en justa correspondencia,  liberarían la patria española de la zarpa fascista. No fue así. Y precisamente 79 años después, en Madrid, se conmemora ese día levantando la placa de Justa Freire que daba nombre a una calle, para que retomara el nombre de Millán Astray.

Justa Freire era una maestra, pedagoga y profesora de maestros republicana presa  en la cárcel de Ventas de Madrid. Fue represaliada como a tantas maestras/os republicanos, por enseñar. Por llevar la cultura hasta el último rincón de un país donde el analfabetismo era endémico. Condenada a seis años, dedicó su tiempo en Ventas a enseñar a las presas a leer y a escribir.

Hacía cultura, cultivaba la inteligencia. Justo lo que su sustituto en el callejero, detestaba.

La sentencia del Tribunal Supremo  que condenó a reponer el nombre indica que a José Millán Astray no se le puede aplicar la Ley de Memoria Democrática por su no participación en la guerra civil.

 

El primer impulso es la perplejidad ¿Millán Astray no participó en la guerra? nos preguntamos.El segundo es  de rabia, porque esa ley tan contestada, tan vituperada vemos que sigue sin servir. A base de conciliar, de querer poner vela a dios y al diablo, resulta que no hay velas que valgan. Ya nos ha pasado muchas veces, la más terrible fue la trágala de la Ley de Amnistía donde se coló (se dejó colar) el anexo de la imposibilidad de juzgar los crímenes franquistas. De ahí que los torturadores, policía o los jueces de Orden Público, que con su vesania consintieron el terror, la tortura y las condenas a muerte, junto con la odiada Brigada Político Social…con asesinos despiadados como Bily el Niño o el Comisario Conesa, entre tantos, siguieran en sus puestos condecorados y viviendo a nuestra cuenta. Nadie pudo tocarlos ni un pelo. Tragaderas amplias que tenemos(tienen).

Y no se aprende. Este Psoe conciliador, amansado, paciente hasta la complicidad sigue en sus trece de no entrar a saco en las reformas necesarias para convertirnos en un estado normal. Nada más que normal.

Propongo a mis queridas lectoras/es conocer la figura de José Millán Astray, para que juzguen ustedes si merece calle. Porque una calle más o menos da igual pero como ayer decía un buen amigo, este hecho sintetiza perfectamente el país que padecemos. Quitan la calle a la maestra y se la reponen al fascista.

José Millán Astray era hijo de un funcionario que llegó a dirigir varias prisiones en España. Controvertido padre que ya tuvo polémica en sus cargos, llegando a estar salpicado (algo más que salpicado) por el crimen de la calle Fuencarral. Buen conocedor del hampa madrileño, se le acusó de hacer conciliábulo con la criada de una señora rica  que fue asesinada por ésta y  condenada por ello. Se dijo y se publicó repetidamente, que había servido en casa de los Milán por lo que el director de la prisión  la conocía bien proyectando el crimen para que  los dineros de la víctima  cayeron en bolsa de la familia Millán. Sea como fuere, no fue condenado ni molestado por ello. A la criada  el garrote vil la esperaba sin remisión.

El cinco de Julio de 1879, nacía en A Coruña, donde estaba destinado el padre, José, el primero de sus hijos. Tuvo una hermana, Pilar Millán Astray, escritora y comediógrafa (creadora de La Tonta del Bote) que años más tarde sirvió  como espía para los alemanes en el transcurso de la I Guerra Mundial. La dulce y bella viuda, tuvo tres hijos,  se ve que escribiendo no le llegaba para mantenerlos por lo que se dedicó al lucrativo trabajo de espiar. Lo hizo con éxito puesto que tejió redes de espionaje en Barcelona, incluso llegó a intimar tanto con el embajador inglés, sir Arthur Henry Hardinge, que copió todos sus documentos pasándoselos al enemigo. Lo hizo desde la intimidad de la habitación del sir. Eso no fue óbice para que terminada la contienda, doña Pilar, floreciera como una pía ,  decente y religiosa señora burguesa de derechas.

Sigamos con el joven José. Desde niño mostró ambición militar aunque el padre quería que fuera abogado, no lo consiguió porque no eran los libros y los estudios lo que tiraba de Millán Astray. A los quince años ingresa en la Academia militar, 30 de Agosto de 1894  en donde realiza unos cursos acelerados y a los recién cumplidos diecisiete es recibido teniente de segunda. El ejército español necesitaba con urgencia manos  para sus guerras coloniales de Filipinas y Cuba, se ve que cerebros no y la preparación se hizo rauda.

Marcha el joven a Filipinas,  allí defiende junto con sus hombres la posición de San Rafael por lo que es condecorado con la cruz de  Orden militar María Cristina. Derrotadas las fuerzas españolas y perdida la plaza regresa a España algo tocado, según nos cuenta Arturo Barea en La forja de un rebelde.

 

José Millán Astray pertenecía a una raza de militares compactos, iletrados, mandones y gritones que hacían de la fuerza bruta escuela y señal. Nada de estrategia, de psicología política o militar. A cargar y a matar. Disciplina y palo. Admiraba a los samuráis japoneses y suspiraba por conseguir para su ejército las esencias del bushido que mantenían las tropas niponas ciegas ante las consignas imperiales y les hacía embestir contra el enemigo hasta el último hombre.

El fiasco continuo del ejército español en las colonias, hace considerar que se necesita una fuerza de choque profesional. Se le encomienda crear un cuerpo de legionarios, al estilo de la Legión Extranjera francesa, para lo que Millán se traslada a Argelia a fin de observar cómo se organiza la milicia francesa y en 1920 crea el Tercio de Extranjeros, se llamó en un principio, pasando luego a denominarse Legión de Extranjeros y más tarde fue conocida, simplemente,  como La Legión.

Un cuerpo formado por la escoria social que se arremolinaba bajo una bandera y luchaba por dinero sin ningún tipo de implicación moral ni  política. Llegaron desde cualquier punto del globo a matar o morir, no importa a quién, tampoco por qué. Millán Astray que ya tiene grado de Teniente Coronel, se pone al mando de la recién creada institución militar. Barea refleja perfectamente, en una arenga que presenció en Marruecos, el tipo de persona que era Millán. Se transformaba, contrayendo el rostro, soltando espumarajos mientras sus ojos destilaban odio y fanatismo que contagiaba a las tropas que salían asalvajadas al asalto del moro. Matar o morir, era la consigna. Matar con saña, morir con honor…decía el jefe.

Dejo un texto de  La forja de un rebelde como prueba de las tropelías de la fuerza legionaria : “Cuando atacaba, el Tercio no reconocía límites a su venganza. Cuando abandonaba un pueblo, no quedaba más que incendios y los cadáveres de hombres, mujeres y niños. Cuando se asesinaba a un legionario, se degollaban a todos los hombres de los pueblos vecinos, a no ser que se presentase el asesino

 

La sed de sangre, el culto a la muerte decoraban las arengas del Teniente Coronel que hizo legendarios a sus hombres por el sadismo  guerrero con el que acometían las batallas. A él le gustaba lucir palmito en el frente,  con  empacho de exhibicionista del aquelarre militar. Refiere Barea que llegaba a la batalla subido a su caballo que caracoleaba entre las líneas, bramando el grito de “¡Viva la muerte!” y “¡A mí la Legión!” que él inventó. Cuando la cosa se ponía fea regresaba a retaguardia dejando que sus hombres que se batieran  contra las balas enemigas.

Vuelvo a dejarles un texto de La Forja de un Rebelde, que explica bien el talante del tipo: “ Millán Astray es un bravucón. Le he visto yo mismo. Cuando comienza a gritar  “¡A mí, mis leones!” seguro que nos vemos en un momento en un fregado serio. Atacamos a bayoneta en avalancha, mientras él caracolea su caballo y da media vuelta y va al Estado Mayor. Naturalmente ni el Estado Mayor ni los generales están nunca en cabeza de las tropas, cuando hay un ataque de verdad pues ni ven ni quieren ver el truco. Se ha ganado la fama de héroe y ya no hay quien se la quite…

Tanto es así que sus cuatro heridas, fueron efecto de la exhibición más que de lucha. Los tiradores rifeños no malgastaban ni balas ni tiempo, buenos conocedores del terreno se apostaban escondidos esperando el tiro fijo al hombre que se mostraba. Así perdió un ojo y media cara, el brazo y la pierna, hasta componer un mosaico de casi hombre que mostraba su supuesto heroísmo y producía una mezcla de rechazo y fascinación a quien contemplaba semejante despojo. Si le añadimos una hedionda boca donde asomaban, maltrechos, unos dientes picudos y ennegrecidos, completamos la foto siniestra del personaje.

Entre medias, nuestro hombre se había casado con una joven piadosa. Tan piadosa era que le descubrió la noche de bodas que había hecho voto de castidad y no había nada que hacer en el tálamo nupcial. No sabemos si la pobre señora hizo el voto al momento, ante el escaso atractivo del tipo o venía de atrás. Sea como fuere, Millán Astray respetó el voto y galopó sus ardores, no sabemos si en burdeles o asumió la castidad como forma de vida, lo cual podría explicar su locura innata.

Gallego como el otro, Franco, ambos  se conocieron e intimaron en Marruecos, pero no demasiado. Muy diferentes en el carácter, separándolos el grado ya que Franco era comandante, por lo que el escalafón mandaba. Tuvieron sus más y sus menos, hasta el punto de que a Millán no le apetecía nada que Franco fuera su sustituto al mando de la Legión. Le parecía poco que el cuerpo fuera mandado por un comandantito tan cauteloso,   cosa que se resolvió el estamento militar ascendiendo de forma rápida a Franco al grado de Teniente Coronel.

Al comienzo de la guerra, Millán está fuera de España. Era profundamente monárquico (no monárquico parlamentario, sino que propugnaba la monarquía autárquica que presidió Miguel Primo de Rivera) por lo que al proclamarse la República  se autoexilió en Portugal porque no podía soportar eso de los votos y los republicanismos. En Julio de 1936 tornó  raudo a España, en cuanto se enteró del golpe de estado. Como caballero mutilado no participó en batalla, puesto que por efecto de sus taras sufría vértigos constantes y no podía mover la cabeza (recuerden, solo un brazo, solo una pierna) pero fue nombrado Director de la Oficina de Radio, Prensa y Propaganda fundando  Radio Nacional de España desde donde arengaba a la población como antes lo hiciera al Tercio. Para que me entiendan, se convirtió en el Goebbels español.  Claro que su locura dictatorial hizo mella en los colaboradores, les hacía funcionar a golpe de silbato, dando órdenes como si estuviera en campaña y le echaron por incapaz.

Su implicación en la guerra fue tal que el 29 de Septiembre de 1936 cuando Franco entra en el Alcázar de Toledo,  él era uno de los trece  mandos militares con los que almorzó el Caudillo en el Hotel  Castilla,  para celebrar la hazaña. Se dice que al contar los trece comensales hizo sentar a un botones del hotel entre ellos ya que era muy supersticioso. El chico debió de quitar el hambre para varios días entre los generalotes, algunos de ellos eran: Varela, Moscardó y Martín Moreno… entre otros.

Conocido es el acto en la Universidad de Salamanca el 12 de Octubre de 1936, cuando se enfrenta al envejecido pero firme Unamuno con el grito de ¡muera la inteligencia! que resuena aún en los oídos de cualquiera como el latigazo semántico que cerró a un país.

Al acabar la contienda, ya en 1941, conoce a una joven en una timba de poker y la deja embarazada. Sigue con su casto matrimonio pero consciente de su obligación como padre, pide permiso a Franco para anular el matrimonio  -al no haber coyunda era fácil- cosa que le niega el “amigo” por el escándalo que supondría al régimen tan estricto en cosas de  moral viéndose obligado a marchar a Portugal de nuevo, ya que en el país luso podía  reconocer a su   hija, cosa que en España no era posible. Los hijos extramatrimoniales no podían ser reconocidos por sus padres, cosas de la moral franquista…Mantuvo el matrimonio con la casta esposa y la convivencia con la madre de su hija. Que por cierto era sobrina de Ortega y Gasset.

 

Murió de un infarto en la cama, el uno de Enero de 1954, en Madrid.

Y esa joyita es la que nos dicen los jueces  que no participó en la guerra civil por tanto han respuesto su nombre de la calle como ejemplo para las generaciones futuras. Tal que si al doctor Goebbels se le nombrara hijo adoptivo de Berlín porque no disparó un tiro en la II Guerra Mundial. Son cosas que pasan en nuestro país y que nos avergüenzan aunque no nos extrañen, en el fondo, qué más da que tengan calles. Tienen el poder. Nunca lo perdieron. Y eso es lo que termina por demostrar la batalla de la nomenclatura ciudadana.


banner distribuidora

Calle para Millán Astray, y muera la inteligencia Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR