Proyecto Faq Pandemia: los futuros del capitalismo español

miércoles, 7 de julio de 2021

Pandemia: los futuros del capitalismo español


¿Qué tienen en común 12 neoliberales en una ciudad holandesa, dos mascotas como Curro y Cobi, y las 35 empresas más grandes de España? ¿Cómo se gestó la clase político-empresarial que sucedió al franquismo? ¿Qué podemos esperar de los fondos europeos de reconstrucción? ¿“España Puede”? 

Pandemia: los futuros del capitalismo español
OMAL 
 

Año 2020, una pandemia amenaza con cambiar el mundo que conocemos. El capitalismo global se enfrenta a una de las mayores recesiones de su historia. Mientras una minoría pelea por salvar sus posiciones de poder, la inmensa mayoría lucha día a día para salvar sus medios de vida.

Madrid, año 2021. Las élites empresariales españolas, defensoras férreas de la competencia y el libre mercado, suplican ayudas al Estado. ¿Son estas las paguitas de las que hablan?

Son las empresas del Ibex-35. Pero ¿qué es el Ibex-35?

Para entenderlo necesitamos remontarnos a 1982, año en que Felipe González llega a la presidencia. El franquismo había caído tras décadas de desarrollismo donde el país vivió un crecimiento económico basado en la industria subvencionada, la depredación turística y la construcción acelerada de infraestructuras y de viviendas para usar de segunda y tercera residencia. Fue durante esta etapa cuando se crearon las grandes empresas del capitalismo familiar, dirigidas a día de hoy por los herederos de sus fundadores. Los Albertos, las Koplowitz, los Espinosa de los Monteros...

Con la llegada al gobierno del PSOE en las elecciones de 1982 una nueva clase se suma a la élite empresarial franquista: la clase político-empresarial. Una nueva élite formada principalmente por altos exdirigentes del PSOE. Fueron los años del pelotazo. Operaciones inmobiliarias y financieras en las que se obtenían beneficios estratosféricos.

España se prepara para la entrada en la Unión Europea, y con ella la ola neoliberal que estaba barriendo medio mundo llega a España. El gobierno del PSOE desmantela el sector industrial mientras las inversiones inmobiliarias no dejan de aumentar. El paro se dispara hasta el 22%. El dinero europeo fluye a las infraestructuras de transporte. Autopistas, aeropuertos… con un coste ecológico incalculable. Y, por supuesto, el litoral mediterráneo totalmente destruido por una ola de cemento.

La reconversión industrial provoca numerosas protestas sociales. En diciembre de 1988, la conflictividad social estalla en una huelga general que paraliza el país. A pesar de las movilizaciones masivas de aquel 14D, los sindicatos no lograron detener las reformas laborales procedentes de la Comunidad Europea. Desde entonces, el modelo de sindicalismo mayoritario no ha dejado de dejar fuera a cada vez más sectores de la población.

Pero volvamos al Ibex-35.

¿Qué tienen en común 12 neoliberales en una ciudad holandesa, dos mascotas como Curro y Cobi, y las 35 empresas más grandes de España? Todo ocurre en 1992, quinto centenario del errático viaje de Cristóbal Colón a las Indias. Los megaeventos del 92 presentan la posición de España en el mundo dentro de la nueva élite global neoliberal. Una España puntera, moderna, desenfadada. El tratado de Maastricht acelera la llegada de la moneda única. La Unión Europea será una zona monetaria común construida bajo los criterios de la hegemonía neoliberal: control del gasto público, privatizaciones, endeudamiento.

Y cómo no, aunque no se diga, la vía libre para una Europa basada en el consumo excesivo de combustibles fósiles, la depredación del medio ambiente a escala global y la contribución al cambio climático acelerado. Una década de ajustes estructurales y austeridad impuestas por el FMI y el Banco Mundial obligó a la privatización de las empresas estatales y la reducción del gasto público. Tanto en España como en América Latina. Las empresas españolas recién privatizadas comienzan su conquista en los mercados latinoamericanos. Y en ese momento se funda el Ibex-35.

En 2008 cae Lehman Brothers. En 2011 Isidre Fainé, presidente de La Caixa, dice que hay que reanudar el crecimiento inmediatamente. Entre medias se habían producido las quiebras de Martinsa-Fadesa, Reyal Urbis y Hábitat. Tres de las mayores inmobiliarias. Os preguntaréis cómo hemos llegado hasta aquí. ¿No era España la envidia del mundo? ¿Qué ha podido fallar?

En 2010 José Luis Rodríguez Zapatero vuelve con un pack de austeridad de Bruselas. Llega una primera tanda de recortes. En 2011 el ministerio de la derecha y el ministerio de la izquierda firman en menos de 48 horas una modificación exprés de la constitución. Incluyen en el artículo 135 el concepto de “estabilidad presupuestaria”. Esto significa que antes de cualquier gasto público el Estado está obligado a pagar los intereses de la deuda. Es una condición de Alemania para rescatar a los bancos españoles. Con la aplicación del 135 los recortes son ley. ¿Afecta esto a nuestras empresas del Ibex?

Entre 2008 y 2017 las rentas empresariales se incrementaron un 58%. Esto es el beneficio de las empresas y sus accionistas. Mientras tanto, los salarios bajaron un 3%. Las empresas del Ibex despidieron a 120.000 trabajadores. En 2016 Rafael del Pino, presidente de Ferrovial, cobró 15,2 millones de euros. Pablo Isla, de Inditex, 10,3 millones de euros.

Aparte de las generosísimas ayudas a los bancos españoles, las empresas del Ibex-35 continúan expandiéndose globalmente. La cacareada recuperación no estaba trayendo los rendimientos a los que estaban acostumbradas las empresas del Ibex. En los últimos años, las grandes corporaciones han redoblado su estrategia de reducción de costes y han intensificado su ofensiva para intentar reposicionarse en nuevas áreas de negocio.

Hoy, persisten en su búsqueda de mercados de alta rentabilidad no suficientemente explotados, al tiempo que abandonan aquellos que consideran menos rentables. Repsol ha reducido su peso en la extracción de hidrocarburos y se ha metido de lleno en el negocio eléctrico. Iberdrola, Naturgy y Endesa han anunciado el cierre de la mayoría de sus centrales de carbón. Telefónica se ha concentrado en los contenidos audiovisuales y los negocios digitales. Inditex ha llegado a un acuerdo con Amazon para poder vender su ropa en todo el mundo.

Año 2021. La pandemia mundial ha supuesto un parón en la economía global. Una vez más los Estados han dedicado millones a rescatar a las empresas que cotizan en bolsa. La economía productiva está congelada. Media industria parada por los ERTE. Nos dirigimos a una nueva ronda de rescate.

El Next Generation Europe, los fondos europeos de reconstrucción que el gobierno progresista ha bautizado con el nombre de... España Puede. ¿Y qué prometen estos fondos europeos de reconstrucción? Eso es, capitalismo verde. Es decir, las mismas empresas del Ibex de siempre pidiendo dinero para hacer cosas que dicen verdes.

La economía española se ha convertido en un montón de solicitudes de subvenciones y ayudas. Basta hacer un zapping a la hora del telediario para ver un rosario de sectores económicos, cámaras de comercio, representantes, patronales, empresarios pequeños, medios, grandes y gigantes; demandando dinero al erario público y prometiendo que a partir de mañana serán verdes todes.

Mientras tanto, una ola de rabia contra el malestar recorre el mundo.


Fuente → elsaltodiario.com

banner distribuidora

Pandemia: los futuros del capitalismo español Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR