Proyecto Faq Normalizando el fascismo: el papel del periodismo en el auge de la extrema derecha

jueves, 29 de julio de 2021

Normalizando el fascismo: el papel del periodismo en el auge de la extrema derecha

  • ¿Cómo informar sobre un fascista? ¿Cómo cubrir el ascenso de un líder político que ha dejado un rastro de anticonstitucionalismo, racismo y fomento de la violencia? ¿Advierte la prensa de que actúa fuera de las normas de la sociedad? ¿O adopta la posición de que alguien que gana unas elecciones justas es, por definición, "normal", porque su liderazgo refleja la voluntad del pueblo? Estas son las preguntas a las que se enfrentó la prensa estadounidense después del ascenso de los líderes fascistas en Italia y Alemania en las décadas de 1920 y 1930, y que hoy en día (salvando las distancias) volvemos a hacernos. 

Normalizando el fascismo: el papel del periodismo en el auge de la extrema derecha

Un líder de por vida

Benito Mussolini aseguró el cargo de primer ministro de Italia al marchar sobre Roma con 30.000 camisas negras en 1922. En 1925 se había declarado líder vitalicio. Si bien esto apenas reflejaba los valores estadounidenses, Mussolini era muy bien tratado por la prensa estadounidense, apareciendo en al menos 150 artículos de 1925 y 1932, la mayoría neutrales, desconcertados o de tono positivo.

Benito Mussolini habla en la ceremonia de dedicación de Sabaudia el 24 de septiembre de 1934. AP Photo

El Saturday Evening Post incluso publicó una serie de la autobiografía de Il Duce en 1928. Reconociendo que el nuevo "movimiento fascista" era un poco "rudo en sus métodos ", artículos que iban desde el New York Tribune hasta el Cleveland Plain Dealer y el Chicago Tribune, le atribuían el ahorro de Italia y la revitalización de su economía. Desde su perspectiva, el auge del anticapitalismo en Europa después de la Primera Guerra Mundial fue una amenaza mucho peor que el fascismo.

Irónicamente, mientras que los medios de comunicación reconocieron que el fascismo era un nuevo "experimento", periódicos como The New York Times comúnmente le atribuyen el regreso de la turbulenta Italia a lo que llamaron "normalidad".

Sin embargo, algunos periodistas como Hemingway y revistas como el New Yorker rechazaron la normalización del antidemocrático Mussolini. Mientras tanto, John Gunther de Harper's escribió un relato nítido de la magistral manipulación de Mussolini de una prensa estadounidense que no pudo resistirlo.

El 'Mussolini alemán'

El éxito de Mussolini en Italia normalizó el éxito de Hitler a los ojos de la prensa estadounidense que, a fines de la década de 1920 y principios de la de 1930, lo llamaba habitualmente "el Mussolini alemán". Dada la positiva recepción de la prensa de Mussolini en ese período, fue un buen lugar para comenzar. Hitler también tuvo la ventaja de que su partido nazi disfrutó de impresionantes saltos en las urnas desde mediados de los años 20 hasta principios de los 30, pasando de ser un partido marginal a ganar una parte dominante de los escaños parlamentarios en las elecciones libres de 1932 .

Pero la principal forma en que la prensa desanimó a Hitler fue retratándolo como una especie de broma. Era un chillón "sin sentido" de "palabras salvajes" cuya apariencia, según Newsweek, "sugiere a Charlie Chaplin". Su "semblante es una caricatura". Era tan "voluble" como "inseguro", afirmó Cosmopolitan.

Los jóvenes alemanes estudian el periódico el 18 de mayo de 1931. AP Photo

Cuando el partido de Hitler ganó influencia en el Parlamento, e incluso después de que fue nombrado canciller de Alemania en 1933, aproximadamente un año y medio antes de tomar el poder dictatorial, muchos medios de prensa estadounidenses juzgaron que sería superado por políticos más tradicionales, lo que lo obligaría a volverse más moderado. Claro, tenía seguidores, pero sus seguidores eran "votantes impresionables" engañados por "doctrinas radicales y remedios de charlatanería", afirmó el Washington Post . Ahora que Hitler realmente tenía que operar dentro de un gobierno, los políticos "sobrios" "sumergirían" este movimiento, según The New York Times y Christian Science Monitor. Un "agudo sentido del instinto dramático" no era suficiente, cuando llegara el momento de gobernar, quedaría expuesta su falta de "gravedad" y "profundidad de pensamiento" .

De hecho, The New York Times escribió después del nombramiento de Hitler a la cancillería que el éxito solo "le permitiría exponer al público alemán su propia futilidad". Los periodistas se preguntaron si Hitler ahora lamentaba haber dejado el mitin para la reunión del gabinete, donde tendría que asumir alguna responsabilidad.

Sí, la prensa estadounidense tendía a condenar el antisemitismo bien documentado de Hitler a principios de la década de 1930. Pero hubo muchas excepciones. Algunos periódicos restaron importancia a los informes de violencia contra los ciudadanos judíos de Alemania como propaganda como la que proliferó durante la anterior Guerra Mundial. Muchos, incluso quienes condenaron categóricamente la violencia, reiteradamente declararon que había terminado, mostrando una tendencia a buscar la vuelta a la normalidad.

Los periodistas eran conscientes de que solo podían criticar hasta cierto punto al régimen alemán si querían mantener su acceso. Cuando el hijo de un locutor de CBS fue golpeado por camisas pardas por no saludar al Führer, no lo denunció . Cuando Edgar Mowrer, del Chicago Daily News, escribió que Alemania se estaba convirtiendo en “un manicomio” en 1933, los alemanes presionaron al Departamento de Estado para que controlara a los reporteros estadounidenses. Allen Dulles, quien finalmente se convirtió en director de la CIA, le dijo a Mowrer que estaba "tomando la situación alemana demasiado en serio". El editor de Mowrer luego lo trasladó fuera de Alemania por temor a su vida.

A finales de la década de 1930, la mayoría de los periodistas estadounidenses se dieron cuenta de su error al subestimar a Hitler o al no imaginar lo mal que se podían poner las cosas. (Aunque quedaron excepciones infames, como Douglas Chandler, quien escribió un himno amoroso a "Changing Berlin" para National Geographic en 1937). Dorothy Thompson , quien juzgó a Hitler como un hombre de "insignificancia sorprendente" en 1928, se dio cuenta de su error a mediados de década cuando ella, como Mowrer, comenzó a dar la alarma.

“Nadie reconoce a su dictador de antemano”, reflexionó en 1935. “Él nunca se presenta a las elecciones en la plataforma de la dictadura. Él siempre se representa a sí mismo como el instrumento [de] la Voluntad Nacional Incorporada ". Aplicando la lección a los EE. UU., escribió: "Cuando aparezca nuestro dictador, puedes estar seguro de que será uno de los chicos y defenderá todo lo tradicionalmente estadounidense".

Artículo de John Broich - Profesor asociado, Case Western Reserve University - The Conversation


Fuente → eulixe.com

banner distribuidora

Normalizando el fascismo: el papel del periodismo en el auge de la extrema derecha Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR