Proyecto Faq No me lo creo, Felipe Borbón

miércoles, 2 de junio de 2021

No me lo creo, Felipe Borbón


No me lo creo, Felipe Borbón
Iñigo Landa

Vaya por delante que a mí, me parecería algo de lo más normal que el Jefe de un Estado se hubiese vacunado a la primera de cambio. Y, también las primeras autoridades sanitarias y, si se quiere, en un caso de guerra, la plana mayor militar (No olvidemos que en «Marca España» le declararon la guerra al COVID (de ahí la presencia de uniformados en las primeras ruedas de Prensa). Dicho lo cual, vayamos por partes: En primer lugar, en «Marca España» ha habido polémicas más que serias por la vacunación, tanto de mandos militares como de autoridades sanitarias.

Dicen que Felipe Borbón recibió el pasado sábado (como yo) la vacuna contra el coronavirus en el WiZink Center de Madrid, uno de los puntos masivos de vacunación habilitado en la capital de su «reino». También dicen que, debido a su edad, se ha vacunado en su turno. En Zarzuela recalcaban que «ha recibido la dosis en lugar y tiempo según le ha correspondido«. Así, eso que llaman La Casa del Rey «informó» este pasado domingo de que el hijo del heredero de Franco acudió al citado estadio madrileño a vacunarse después de asistir a los actos del Día de las Fuerzas Armadas y su cabra. Según explicaron, Felipe fue acompañado nada menos que por el jefe del Servicio Médico de la Casa Real, Juan Martínez, y por el viceconsejero madrileño de Sanidad, Antonio Zapatero (del Partido Popular), como médico. Vaya dos testigos de cargo!!!

Hasta ahí, lo que han contado para quién quiera creérselo. Ahora bien, ¿Yo me lo creo? No. De forma rotunda, NO. Pero, ¿Por qué no me lo creo?

Para empezar, ya he comentado al inicio de estas líneas, que sería normal que este señor estuviese vacunado pero, claro, en esa campaña de desinformación a la que nos tiene acostumbrado el Departamento de Marketing y Propaganda Real, tienen que hacer ver que Felipe «es un ciudadano más». Gastan cantidades ingentes de dinero público por «vender» esa «marca real» y, con cositas como esta, tiran ese dinero por la borda (como el progenitor del citado, que tiró a al agua a una amante cuando se acercó al yate de turno una señora griega a bordo de una Zodiac).

Seguimos… Su padre y sus vacu-hermanas fueron inoculados. El primero (el fugado) lo fue en su auto-exilio de Abu Dhabi aunque, de haber permanecido dando la cara en su querida «Marca España«, es cierto que lo hubiese estado en Madrid debido a su edad. La otras dos citadas zánganas (una de ellas, enjuiciada por corrupción) lo hicieron también y en secreto en los Emiratos Árabes Unidos (Paraíso de las libertades y la democracia) «porque nos lo ofrecieron y no supimos decir que no«. No. No les «tocaba» pero son seres de luz. Pero esto no es lo grave sino que nos las «vendan» como tales: La mayor hace lo que se le pone en la neurona que le queda y la pequeña (a la que a nada le consta, nada conoce, nada sabe, o delinque «por amor»), cuando no delinque, va a visitar a su reo esposo. El caso es que ninguna de esas dos «figuras» no han dado un palo al agua en su vida. Pero, si hay que «colarse» en la cola de vacunación, se cuelan por que «ellas lo valen» y, hoy paz y, mañana, gloria. Sinvergüenza es poco llamar a la ex-duquesa de Palma y a la duquesa deFormentera!!!

Pero volvamos con Felipe: ¿Su padre y sus hermanas vacunadas y, el que va a firmar con todas sus medallas de pitiminí los indultos a los presos políticos catalanes, no lo estaba antes de este pasado sábado? ¿Quién se cree eso? ¿Se vacuna sin fotógrafos y sin cámaras y ni se desvela qué marca de vacuna recibió? Vamos a ser un poco serios… un poquito, nada más.

Cuando su hija mayor se echó el primer pedito había una nube de fotógrafos, cuando le salió el primer diente, o se sacó el primer moco, también… Cuando bautizan a los suyos (tras traer, expresamente, en avión agua del río Jordán), no cabe un Medio gráfico. Cuando hacen la Comunión y hasta cuando se Confirman por el rito católico, lo mismo. ¿Fotografían absolutamente todo en su vida menos cuando vacunan a su «eminencia»? ¿Ni, tan siquiera, por concienciar y dar ejemplo a sus súbditos? No cuela. Eso no se lo cree ni Ansón.

Al menos podían haber hecho el paripé inyectándole en el brazo un inocuo suero fisiológico para la foto, pero ni a eso se han arriesgado porque siguen pensando que mentir a la ciudadanía (que para esta banda es lo habitual) es lo más apropiado. Desconozco quién habrá aconsejado en esto a Felipe (con lo «Preparao» que está) y, me llama la atención que se haya prestado a esta representación de opaca transparencia. Desde luego, este tipo de cositas lo único que hacen es aumentar la desconfianza en esa anacrónica Institución. Suma y sigue.

Observa, Felipe, que quienes no tenemos que mentir ni que ocultar nada a nadie, no tenemos ningún problema en publicar nuestro certificado de vacunación, cosa que deberías haber hecho para cumplir con, al menos, ese paripé al que en tu real «Casa» llaman «Transparencia».

¿Tanto te cuesta publicarlo si es que no tienes rabo de paja? Pues nada… Ten en cuenta que, mientras no lo hagas, has de comprender que pensemos que estás inmerso en otra gran mentira. Pero, a estas alturas, ¿Para qué cambiar si te crees intocable?

Supongo que te la trae al pairo… Total, también eres la primera persona conocida en «Marca España» que «renunció» a la herencia de una persona no fallecida y crees que nos hemos tragado ese sapo… ¿En serio crees, Ilustrísima Eminencia Majestad de Todos los Santos que la Ciudadanía es tonta de baba? Personalmente, mucho me temo que esto lo debes creer a pies juntillas. Mal te han educado.

Aterriza Felipe… O estás muy mal aconsejado, o te crees lo que no eres, o te están columpiando o, sencillamente, lo estás haciendo tú riéndote de la gente y, lo que es más grave, parece que le estás cogiendo el gusto.

Tú sabrás.

N.B. Al margen de las mentiras de los Borbones (les va en la sangre), no quiero terminar sin felicitar a mi Sanidad Pública vasca (Osakidetza) y a el personal que me atendió – y vacunó- en el Pabellón de La Casilla de Bilbao por su profesionalidad, exquisito trato y perfecta organización.


Fuente → blogs.deia.eus

banner distribuidora

No me lo creo, Felipe Borbón Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR