Proyecto Faq Franco contra los homosexuales

martes, 29 de junio de 2021

Franco contra los homosexuales

Recordemos la represión franquista contra un colectivo que fue perseguido, represaliado y estigmatizado con la 'Ley de vagos y maleantes

Franco contra los homosexuales
Cristina Masanés (texto) / Víctor Manuel Bedoya (asesoramiento)
 
"Cualquier afeminado o desviación que insulte al movimiento será muerto como un perro [...]" Los discursos del general Gonzalo Queipo de Llano tras la victoria franquista ya indicaban cuáles serían las bestias negras del régimen: separatismo, mampostería, comunismo. .. y homosexualidad. Asimismo señalaba su miedo, visceral y ciega, al gesto y al pensamiento libres.

Primero, todos los esfuerzos fueron contra el "mal rojo y separatista". Después, vinieron las "violetas", como así designaba la prensa franquista los gays y travestis.

1 La 'Ley de vagos y maleantes'y el primer expediente.
Imagen del expediente de Antoni Ruiz
Imagen del expediente de Antoni Ruiz SÀPIENS

En 1954 Franco amplió la 'Ley de vagos y maleantes, aprobada por el gobierno de la República en agosto de 1933 para ordenar la población improductiva. La nueva 'Ley de vagos' incluía y penaba la homosexualidad. "Homosexuales, rufianes y proxenetas" pasaban a ser inmorales y, sobre todo, ilegales.

El primer expediente de la 'Ley de vagos'
El primer expediente de la 'Ley de vagos' que se dictó en Barcelona por homosexualidad es julio de 1956. Decía: "Bernardo, 57 años. Invertido. Signos morfológicos de homosexualismo. Socialmente peligroso ". Bernardo estaba casado y era médico. Había nacido en la provincia de Teruel y hacía dos años que ya la habían detenido en Fraga y condenado a tres meses de prisión y 2.000 pesetas de multa.

Su expediente comienza con un atestado policial en el que se le acusa de posible individuo invertido. Tras declarar ante el juez, éste pidió al médico de la Modelo un informe médico y ordenó declaraciones de algunos compañeros de trabajo (como el jefe de oncología del Hospital de Sant Pau) y de amigos con resultados negativos: nadie no sabía nada, de su supuesta condición. El abogado defensor de Bernardo presentó ocho certificados de buena conducta. Aún así, el juez resolvió: "Sujeto homosexual productor de Hechos que ofender la sana moral de Nuestro país". La pena: entre cuatro meses y un año, y la prohibición de vivir en la provincia de Barcelona durante dos años.

2 La retórica franquista
La 'Ley de vagos y maleantes'
La 'Ley de vagos y maleantes'

Homosexual y delincuente, ocioso y homosexual, homosexual y prostituido, homosexual y menor ... la retórica judicial franquista acumuló una larga serie de nombres para condenar lo que se negaba a entender. Los expedientes son la prueba: "Carácter inmaduro, necesitadas de estimaciones, inseguro de sí mismo".

5.000 procesos por homosexualidad en todo el Estado
El de Domingo Reyes, por ejemplo, cinco meses antes de morir Franco, resuelve: "Homosexualidad miedo condicionamiento. Llena Identificación con super anomalía ". Y es que el proceso de Bernardo sólo fue el primero de 500. Hablamos de Barcelona. En todo el Estado, fueron unos 5.000.

3 El proceso: detención, interrogatorios, torturas, ingreso en prisión y exploraciones físicas y psíquicas 
 
Primera página del expediente de Antoni Ruiz.  El único delito que se le imputa por parte del Juzgado de Peligrosidad Social, el 4 de marzo de 1976, es el de ser homosexual
Primera página del expediente de Antoni Ruiz. El único delito que se le imputa por parte del Juzgado de Peligrosidad Social, el 4 de marzo de 1976, es el de ser homosexual SÀPIENS

El proceso era siempre el mismo. A los detenidos, se les llevaba al sótano de la Via Laietana o al de las Drassanes. Allí, venían los interrogatorios, los malos tratos y las torturas, como demuestran las fotografías de los detenidos, llenos de vendajes, y las marcas que algunos de ellos todavía conservan. Al cabo de unos días, venía el ingreso provisional en prisión y las exploraciones físicas y psíquicas, según leemos en los informes médicos realizados por los forenses.

4 Las condenas, las vejaciones en la cárcel y las consecuencias después de la salida en libertad
Ficha del expediente policial de Antoni Ruiz
Ficha del expediente policial de Antoni Ruiz SÀPIENS

La 'Ley de vagos' permitía la detención y el interrogatorio, pero luego se aplicaba el Código Penal, que preveía una triple posibilidad: delito por escándalo público, por abusos deshonestos o corrupción de menores. Las penas iban de tres meses a un año. Dentro de la prisión, la comunidad penitenciaria hacía el juego a la moral franquista: abusos, violaciones y otras agresiones físicas mientras el personal penitenciario miraba hacia otro lado.

Pero la prisión sólo era el comienzo, porque la 'Ley de vagos' dictaba que, después del internamiento, a los homosexuales se les aplicaran dos medidas más: el exilio a otra provincia y dos años de vigilancia judicial. Lo que la ley no hacía explícito era la mancha en el expediente policial, un estigma que impedía encontrar trabajo y rehacer, por tanto, la vida.

5 eElectroshock y lobotomia
Informe d'Antoni Ruiz. S'hi deia: "Su alteración está en la desviación del instinto sexual pero no de tipo constitucional somática, sino por su personalidad psicopática del tipo de los inseguros de si mismo”
Informe d'Antoni Ruiz. S'hi deia: "Su alteración está en la desviación del instinto sexual pero no de tipo constitucional somática, sino por su personalidad psicopática del tipo de los inseguros de si mismo” SÀPIENS

A Bernardo le condenó el juez Membrillera, el primero en Barcelona a aplicar la 'Ley de vagos'. Pero el verdadero verdugo de la ciudad fue Antoni Sabater, que actuó contra la homosexualidad desde finales de 1950 hasta el 1974. Sabater, militante de la intransigencia, escribió un libro, en 1962, con el título de 'gamberros, homosexuales, vagos y maleantes. No era el único que pensaba así.

Electroxocs i lobotomías
Juan José López Ibor, uno del psiquiatras más reconocidos por el franquismo, defendía por todos los medios el tratamiento con electrochoques los homosexuales, una práctica que se aplicó en centros como el Hospital Clínico de Barcelona. Pero López Ibor aún iba más lejos, mucho más lejos.

En una conferencia en el Congreso de Psiquiatría de Sanremo (Italia), en 1973, explicó: "Mi último paciente era un desviado. Después de mi intervención en el lóbulo inferior del cerebro presenta, es cierto, trastornos en la memoria y la vista, pero se muestra más ligeramente atraído por las mujeres ". El paciente de López Ibor no fue el único que probó la lobotomía, la intervención de un lóbulo frontal del cerebro. Aquellos médicos creían que así conseguirían "curar la enfermedad" de los homosexuales y hacer que fueran "normales"; es decir, que se sintieran atraídos por las mujeres.

6 Las delaciones: denuncias anónimas y de miembros de la Iglesia
Pòster del bar Texas del febrer de 1980
Pòster del bar Texas del febrer de 1980

Las denuncias anónimas eran a menudo el primer indicio de que llegaba a la policía. Delatores de vecinos que aseguraban haberlos visto hacer "cosas feas" en el cine o en algún urinario público, en la Ciutadella, en Montjuïc, el Chino, el Gótico o en los bares de ambiente de la calle de Escudellers, los Bolos y la plaza Real.

Monjas y curas que rompían el secreto de confesión para delatar
Sicarios del poder aleccionados por curas a la pastoral del domingo. Y es que, en la represión a la homosexualidad, la Iglesia tuvo un papel central. Monges aplicadas y curas que rompían el secreto de confesión, salvaguardas de la moral y, sobre todo, amigos del poder.

El cas del bar Texas
El cas del bar Texas, al carrer de les Heures, és molt il·lustratiu. Jaume Llop, rector de la parròquia de Sant Jaume Apòstol, signava una denúncia al Govern Civil el 25 de març del 1972 “en defensa de un grupo de feligreses y pobres vecinos”. Dos dies després, una batuda policíaca escombrava el Texas i detenia 48 persones. Algunes tenien 14 anys. Jaume Llop va escriure: “[…] hombres “invertidos” que, no satisfechos con la estrechez de paredes del Bar, se lanzan a la calle a cometer sus fechorías, llegando incluso a desnudarse en la misma calle incitando a cuantos hombres pasan por dicho lugar. Si en alguna ocasión los vecinos les han llamado la atención, la respuesta ha sido los insultos y amenazas y tirarles botellas vacías, en vez de reconocer su maldad y retirarse".

7 Detenciones de lesbianas y personas transgénero
Sentencia del caso de Antoni Ruiz.  Considerando que "existen en el expedientado evidentes indicios de peligrosidad", se recomendaba que se le aplicara la vigente ley de peligrosidad y rehabilitación social y se decretaba el internamiento preventivo
Sentència del cas d'Antoni Ruiz. Considerant que “existen en el expedientado evidentes indicios de peligrosidad”, es recomanava que se li apliqués la vigent llei de perillositat i rehabilitació social i se’n decretava l’internament preventiu SÀPIENS

També hi va haver lesbianes que van patir represàlies, com la María Helena, que havia nascut a Montevideo i vivia a l'Hospitalet. Va ser detinguda “en actitud sospechosa y vestida de hombre” a la Gran Cava, un dels bars d’ambient de l’època a l’actual carrer Nou de la Rambla. El jutge instructor, Sabater, li va prendre declaració, va decretar presó preventiva i l’envià a la Model. D’allà, la va fer traslladar a Madrid, a Las Ventas. I d’allà, a la presó de Segòvia, d’on va sortir en llibertat provisional en espera de sentència. Però al cap de pocs dies, la tornaven a detenir.

El Patronat de la Secció de la Dona de la Junta Provincial de Madrid va emetre l’informe següent: “Particularmente peligrosa para convivir con las jóvenes acogidas a este patronato… sentido absolutamente negativo en cuanto a las posibilidades de reeducación de ésta joven”. I el forense hi va afegir: “Nos pide que la liberemos del tormento de ser mujer". María Helena va passar 127 dies a la presó i no va poder tornar a Barcelona durant dos anys. Tenia 21 anys.

8 El caso de Antoni Ruiz

Nacido en Xirivella (Valencia), Antoni Ruiz era hijo de republicanos. Trabajaba de carpintero y era el mayor de cinco hermanos. "Me declaré homosexual en 1975, a los 17 años. Lo conté a mi madre, que se llamaba Libertad. Ella, que no había recibido mucha educación, lo encajó muy mal, y consultarlo a una monja, que la engañó: con la excusa de que m'ingressaria en un colegio, me denunció. Fue así como se presentaron cuatro policías en casa y me llevaron, detenido, a la comisaría de Valencia. Allí comenzó lo que es la represión a un homosexual. Querían que yo les hiciera de delator, lo que no hice. Después de tres días y tres noches de interrogatorios y paseos para que denunciara gente, me llevaron al Juzgado de Peligrosidad Social de Valencia. Yo no entendía nada. "

Prisión en Madrid y Badajoz
De allí llevarlo a Madrid, a la quinta galería ( 'la pajarera', en jerga) de la cárcel de Carabanchel, con los presos comunes. Al cabo de 15 días, lo trasladaron a la cárcel de Badajoz. En el centro penitenciario de Badajoz se enviaba los homosexuales "pasivos", mientras que los "activos" eran enviados a la cárcel de Huelva.

"Cuando entré, supongo que el director se asustó: no sabía qué hacer con alguien tan joven, era el interno más joven. Aquello fue muy duro: conviviendo con delincuentes y personas que habían asesinado. Un abuelo se enamoró de mí y me acosaba, me tuve que defender con todo tipo de estrategias, incluso amenazándole con unas pinzas. La única terapia que hacíamos, por decirlo de alguna manera, era coser balones de fútbol. "

Sin juicio
A Antoni Ruiz no le hicieron ningún juicio, ni tampoco nadie vio su expediente. Hasta que intervino el cura de la cárcel. "Lo recordaré siempre: entró el cura y me dijo que me soltaban. Al día siguiente hacía 18 años. " Era libre ... si se puede decir así. Salía de la cárcel pero con la prohibición de vivir a menos de 100 km de Valencia y con la obligación de presentarse a las autoridades cada 15 días.

Veto a cualquier tipo de trabajo
Se fue en Dénia, en casa de un tío, "de derechas pero muy entero, que me dijo: 'tienes que ser tú". "Al cabo de un año, decidí volver a Valencia y ser yo, pero entonces comenzaron los problemas serios: con antecedentes penales, no podía acceder a ningún tipo de trabajo. Fueron años muy duros, de separación familiar, no quería ni ver a mi madre. Tardé muchos años en hacerlo. "

Problemas incluso en los años 80
"Todo esto duró mucho tiempo. Aunque en 1982 solicité el pasaporte y me lo denegaron. Y en 1995, yendo por la calle Caballeros de Valencia, en un control municipal me pidió el DNI. La había dejado en casa. Uno de los policías, tras consultar con la emisora, salió del coche diciendo a su compañero: 'Cuidado, este es marica'. Allí dije "basta" y me puse a luchar. "

La batalla legal para encontrar su expediente
Antoni Ruiz buscó un abogado. Después de algunas negaciones, encontró uno y comenzó la lucha legal para encontrar su expediente. Dónde estaban los expedientes? Quién los custodiaba? Y sobre todo, ¿cómo podía expurgar los mismos? Antoni Ruiz accedió por primera vez a su expediente en 2001. El mismo año, y de manera pionera, se creaba la comisión de expurgaments de Valencia, que retiraba los expedientes caducados y los declaraba históricos: nulos a efectos judiciales, quedaban protegidos como documentación histórica. Ya no estaban en manos de jueces, sino de historiadores.


9 El reconocimiento del agravio civil y moral a los homosexuales

Captura de la página web de la asociación Ex-Presos sociales de España
Captura de la página web de la asociación Ex-Presos sociales de España

En 2004, el Parlamento catalán y el de Madrid reconocieron el agravio civil y moral de la represión franquista a los homosexuales. En 2009, se incluyó una partida en los presupuestos generales del Estado en concepto de indemnizaciones.

La asociación Ex-Presos sociales de España
El 24 de marzo de 2004 se constituyó la asociación Ex-Presos sociales de España , que agrupa a personas del colectivo de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales que fueron represaliados por el franquismo y en los inicios de la Transición. R eclamen lo que les corresponde: que el Estado los indemnice.

10 Los documentos: consultar en pantalla completa los documentos del Caso Ruiz (haga clic en el icono de flecha para verlo en grande)



Fuente → sapiens.cat

banner distribuidora

Franco contra los homosexuales Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR