Proyecto Faq Desmemoria ahistórica

domingo, 20 de junio de 2021

Desmemoria ahistórica


Desmemoria ahistórica
Francisco Silvera

Vengo quejándome desde hace tiempo de la facilidad con que los periodistas hoy sentencian (me gusta recordar que yo no lo soy), eso sí: casi siempre apoyando a una ideología; debate distinto sería hacer una estadística sobre el escoramiento descarado y sistemático hacia una bancada, pero no es ahora.

Un conocido columnista con epicentro sevillano reivindica, frente al supuesto ataque del Alcalde de Cádiz, a José María Pemán, perturbador del sueño catedralicio de quien compusiera un concierto para clavicordio memorable. En el mismo periódico, no hace mucho tiempo, publiqué yo una réplica a otro artículo de alguien que se mostraba muy comprensivo con nuestro “héroe” Queipo el Macareno, indignantemente maltratado al parecer por la memoria; si Dante viajara hoy con su amado Virgilio se encontraría a ambos al final de la primera parte de su obra.

Pemán sólo escribió interesante cuando desató la bestia de su imaginería transformada en epopeya con su poesía más política; ni entendió los rudimentos básicos de la cultura ni fue periodista ni hizo teatro en condiciones ni tuvo alas para hacer nada que trascendiera su ascendiente de protegido en un régimen totalitario. Pemán se hizo el cultivado en un erial de meapilas y universidades vaciadas, un momento en el que se podía permitir hasta hacerse el modernillo díscolo del régimen, incluso reivindicando el catalán, eso sí, tras la comunión y asistencia a reuniones en las que quedaba claro la continuidad de la Verdad Absoluta y su propia seguridad pecuniaria y en todo lo demás.

Como otras veces, les propongo que hagamos una analogía con Alemania o Italia para comprobar que lo que allí nos parecería correcto y razonable aquí nos provoca escándalo. Y esto sólo puede ser porque partimos de un análisis histórico erróneo o, Dios no lo quiera, porque seguimos anclados en las ideas de entonces. Podemos, PP, PSOE, Ciudadanos y todos los demás partidos están obligados por las Leyes votadas por mayorías en los Parlamentos, el problema en un país civilizado no sería que Podemos las aplicara sino que los demás las incumplieran conscientemente.

Quizá si la intelectualidad opinadora andaluza estudiara con más interés de conocimiento y se arrojara menos los carnés de los partidos al rostro, llegaríamos a un acuerdo para entender por fin qué fue el golpe y la dictadura y quiénes fueron los que participaron directamente en la represión: ¿O también debe ser mantenido el Carranza, el camarada Queipo en la Macarena…? Qué pena, y perdonen esta rima no buscada.

Esto es propaganda, lo siento; Pemán no tiene obra más que la de ser un síntoma de su época; y no olvidemos la diferencia entre ser un criminal con delitos a la espalda o pertenecer a un grupo acusado de genocidio o lesa humanidad, son cosas diferentes; España fue nazi y nunca ha mostrado el arrepentimiento y retractación que se le ha exigido a otros países, ésta es la realidad sobre la que superpone la reivindicación de Pemán. Ezra Pound sabemos lo que fue, y su obra queda; Baroja queda, y también sabemos lo que fue… de Pemán a lo mejor no merece la pena que quede mucho, pero no por política (que siempre se discute si es bueno fomentar o no las ideas dañinas, yo soy partidario de la libertad de expresión sin límites previos), sino por irrelevante.


Fuente → diario16.com

banner distribuidora

Desmemoria ahistórica Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR