Proyecto Faq Si fuéramos a una III República plurinacional seguro que habría mucha gente que no querría la independecia

martes, 20 de abril de 2021

Si fuéramos a una III República plurinacional seguro que habría mucha gente que no querría la independecia

Jéssica Albiach representa el único partido que apuesta claramente por el proyecto de país de la III República federal española: un modelo de Estado que supere la actual España de las autonomías. Como portavoz de En Comú Podem recuerda que “si realmente miras como se han solucionado todos los conflictos políticos y territoriales del mundo, siempre es a través del diálogo y de la negociación”. Esta es su principal apuesta

Jéssica Albiach: “Si fuéramos a una III República plurinacional seguro que habría mucha gente que no querría la independecia”  / Guillem Pujol:

Jéssica Albiach, activista y periodista de profesión, es la Coordinadora de Catalunya en Comú y la presidenta del grupo parlamentario Catalnya en Comú Podem. La formación política que representa consiguió mantener los 8 diputados de las anteriores elecciones en unos comicios marcados por la baja participación fruto de la pandemia de la covid19. A día de hoy, y sin que todavía se haya conformado un nuevo gobierno, Albiach sostiene su propuesta de una coalición entre las fuerzas de izquierdas y progresistas que den un vuelco a la política catalana de la última década.

Han pasado más de dos meses de las elecciones por el 14F. Las negociaciones entre Junts per Catalunya y ERC parecen estancadas, pero a la vez parece difícil que se pueda constituir una mayoría alternativa a la independentista. A estas alturas, ¿empieza a ver probable una repetición electoral o cree que finalmente Junts per Catalunya y ERC acabarán pactando?

Una repetición electoral debería ser descartada por todos los actores. Cuando el Sr. Josep Costa (Junts per Catalunya) dijo que no descartaba completamente este escenario me dejó muy preocupada. No sólo han pasado dos meses desde las elecciones, sino que hace muchos meses que tenemos un gobierno en funciones en medio de un escenario con múltiples crisis. Una repetición electoral sólo generaría más tensión y favorecería a la extrema derecha, sería una gran irresponsabilidad.

Una repetición electoral debería ser descartada por todos los actores

¿Esto significa que al final habrá pacto?

Personalmente creo que al final acabará habiendo un pacto; estamos viendo como cada día ERC va cediendo más hacia Junts por Catalunya y hacia el Consejo para la República. También en el caso de la Mesa del Parlamento con la renuncia de Jaume Alonso Cuevillas hemos podido ver como ERC claudica a los intereses de Junts aceptando que sea sustituido por Aurora Madaula, cuando tenían sobre la mesa nuestra propuesta del candidato Lucas Ferro, con lo que hubiéramos avanzado hacia una mesa más transversal. Desgraciadamente me temo que ERC ya ha elegido, y que vamos hacia una nueva legislatura con una coalición que se ha demostrado que invierten más energías en las rencillas internas que en gobernar correctamente atendiendo a las necesidades de la gente.

Durante la campaña electoral usted fue la única que anunció sus preferencias de coalición, en concreto, un acuerdo con los socialistas, con los que ya gobiernan tanto al gobierno central como el ayuntamiento de Barcelona. ¿Está En Comú Podem (ECP) más cerca del PSC que de ERC?

Nosotros no dijimos que queríamos pactar con el PSC. Lo que dijimos es que Catalunya merecía un gobierno progresista y que necesitábamos plantear una alternativa al gobierno de ERC y Junts. En campaña, ERC hacía muchas propuestas como si no hubiera estado en el gobierno, como crear una Consejería de Feminismos u otra de Acción Climática. ERC está en el gobierno desde el año 2015. Si no lo han hecho hasta ahora, es porque han estado con Junts. Por lo tanto, yo no dudo de su vocación o que sea un partido progresista, pero cuando tú pactas con un partido que no es progresista no se puede hacer todo lo que quieres. Al igual que ERC ha sido generosa y valiente permitiendo la investidura de Pedro Sánchez y lo hizo con los presupuestos del Estado, nosotros consideramos que el PSC debería hacer lo mismo aquí.

“Desgraciadamente me temo que ERC ya ha elegido, y que vamos hacia una nueva legislatura con una coalición que se ha demostrado que invierte más energías en las rencillas internas que en gobernar correctamente atendiendo a las necesidades de la gente» | Pol Rius

ERC ha propuesto en varias ocasiones un acuerdo transversal entre la CUP, Junts por Catalunya, ERC y ECP. ¿Qué tendría que pasar para que ECP apoyara este acuerdo?

Es que eso no pasará. Para empezar Junts no tiene ni claro que quiera pactar con ERC. El propio secretario de Junts, Jordi Sánchez, ya ha dicho que estaban dispuestos a quedarse fuera e investir a ERC; por tanto ERC lo que está haciendo es incitarnos a un acuerdo que es inexistente porque no los están invistiendo ni a ellos. El Sr. Pere Aragonés hizo mención en su discurso de investidura que querían un gobierno de izquierdas. Si fuera así, no sería lógico que estuviera apelando a Junts per Catalunya.

El Sr. Pere Aragonés hizo mención en su discurso de investidura que querían un gobierno de izquierdas. Si fuera así, no sería lógico que estuviera apelando a Junts per Catalunya

Reputadas voces de la izquierda catalana –de entre las que se encuentra Xavier Domènech, ex presidente de Catalunya en Comú–, apuestan por un encuentro entre la CUP, ERC y ECP. ¿Cuál es su posición al respecto?

Nosotros siempre hemos dicho que con las compañeras de la CUP nos deberíamos poner de acuerdo, ya que en el terreno social y económico tenemos muchas coincidencias programáticas. De hecho lo que decimos de la parte compartida entre ERC y la CUP es que es un buen punto de partida – no de llegada, porque se ha de avanzar mucho más en el apartado de las luchas ambientales y de protección del territorio -, pero sí podríamos empezar a colaborar según el programa. Por otro lado, también vemos como la CUP se ha centrado en priorizar las alianzas independentistas. El otro día la Sra. Vehí decía que ella quería un gobierno independentista. También vemos que no creen en la Mesa del Diálogo, cuando, si realmente miras como se han solucionado todos los conflictos políticos y territoriales del mundo, siempre es a través del diálogo y de la negociación.

Si realmente miras como se han solucionado todos los conflictos políticos y territoriales del mundo, siempre es a través del diálogo y de la negociación

Mientras que en las elecciones generales En Comú Podem consigue unos resultados notables (tercera fuerza política en votos con casi un 15% del total), parece que en el ámbito autonómico no ha conseguido salir de la zona residual de partido pequeño que ocupaba Iniciativa per Catalunya els Verds (ICV) en el pasado. ¿Qué factores cree que explican esta desconfianza en el voto autonómico hacia ECP?

Hemos visto un escenario muy polarizado en estos últimos años. Unas elecciones que se presentaban siempre en clave plebiscitaria, con dos bloques claramente diferenciados: el «España se rompe» y «el voto de tu vida». Nuestra propuesta, que es más compleja, es difícil de explicar. Por lo tanto en un momento de máxima tensión y mucha emocionalidad es normal que una propuesta que requiere más matices sea más difícil de trasladar. Pero yo estoy convencida – y ya lo estamos viendo – que en un momento en que la gente está cansada de propuestas que no se alcanzan, la nuestra tiene más recorrido.

“Hemos acabado con el bipartidismo, las primarias en los partidos ya no son una rara avis, la corrupción es menos tolerada que hace diez años … Pero obviamente necesitamos seguir avanzando en la línea de aquellas demandas” | Pol Rius

ECP es una coalición de diferentes espacios políticos y, por tanto, se basa en una correlación interna de fuerzas. Uno de estos espacios es Izquierda Verde (EV), fundada en marzo de este año, y que viene a sustituir a ICV. ¿Cómo son las relaciones entre Podemos, partido al que usted milita, y EV?

Digamos que discreparía del planteamiento que ha hecho de la pregunta. Para mí no es una correlación de fuerzas internas entre diferentes partidos. Yo vengo de Podemos Catalunya, pero yo me siento militante y activista de En Comú Podem. Para mí son visiones que representan más lógicas del pasado que no las actuales, ya que no es tan importante de dónde provienes si no hacia donde quieres ir. En este sentido la procedencia o las culturas políticas que lleva cada uno en su mochila para mí son una riqueza y en ningún caso las leería como una correlación de fuerzas internas.

En un escenario político tan dicotomizado como el catalán, ECP es el único espacio político bisagra, en el sentido que no tienen una posición estricta respecto a la independencia. ¿Cree que esto electoralmente les beneficia o les perjudica?

Independientemente del posicionamiento ideológico que tiene cada formación política, para mí sería una obligación política ser capaz de llegar a acuerdos con otras formaciones políticas piensen lo que piensen. Con el límite, claro, de aquellos partidos que no tienen política para Catalunya y sólo quieren aplicar la represión, la judicialización y la criminalización del conflicto. A partir de ahí, nosotros no somos un partido bisagra ni hemos venido a ser árbitros de nada: nosotros hemos venido a representar la diversidad que tiene el país. Pero sí tenemos una posición clara respecto de la independencia: nuestra propuesta no es una propuesta independentista, nosotros lo que tenemos claro es que el modelo de las autonomías es un modelo obsoleto, caducado, fracasado y, por tanto, tenemos que hacer un paso más y caminar hacia la república plurinacional.

Nosotros no somos un partido bisagra ni hemos venido a ser árbitros de nada: nosotros hemos venido a representar la diversidad que tiene el país

El independentismo, en esta década marcada por la crisis económica, ha logrado presentar un proyecto político esperanzador y optimista, mientras que la izquierda y el unionismo sólo han podido hacer propuestas a la defensiva. ¿Cree que a la izquierda le falta un proyecto o una idea estimulante?

Para mí esta idea es la República plurinacional. Precisamente porque creo que mucha de la politización que muestran los partidos políticos, la gente no la siente de la misma manera. Pienso que desde la República cotidiana, de las políticas públicas, de la esperanza de un país mejor, decente, transparente y donde haya una mejor redistribución de poder y de riqueza…Para mí esta debe ser la gran apuesta. Creo que veremos la III República más pronto que tarde, pero tenemos que hacer méritos propios para dibujar un horizonte republicano.

Creo que veremos la III República más pronto que tarde, pero tenemos que hacer méritos propios para dibujar un horizonte republicano

Hablando de ideas estimulantes, le quisiera preguntar por una propuesta política y económica presente en el programa de Podemos en sus inicios, y ahora ha entrado en la política catalana de la mano de la CUP. ¿Qué piensa de la Renta Básica?

Nosotros somos defensores de la Renta Básica. De hecho nosotros lo que planteábamos es lo que ha incluido la CUP en el acuerdo con ERC de hacer una prueba piloto. Estaríamos hablando entre 7 y 8 mil millones de euros al año en Catalunya. Tener las necesidades básicas cubiertas, que es lo que te permite la renta básica universal, es una condición sin la cual no entendemos nuestro país. Es una condición de libertad y de democracia.

Nosotros somos defensores de la Renta Básica

Esta última década hemos visto un incremento rampante de la desigualdad social y económica. Si usted, mañana, fuera presidenta de Catalunya, ¿Qué medidas fiscales redistributivas implementaría? Porque una de las críticas que a menudo hace el independentismo es que no se puede hacer política fiscal desde Catalunya.

Nosotros hicimos una reforma fiscal cuando negociamos los presupuestos de la Generalitat de 2020. Desafortunadamente, ahora parece que se están tirando atrás, como mínimo, en dos de los tres impuestos que formaban parte de la Ley de Cambio Climático – sobre los vehículos contaminantes , de los barcos y de las industrias – ya que estos dos últimos no se han desarrollado. Avanzar hacia una fiscalidad verde, y profundizar más en el impuesto de sucesiones, el impuesto de patrimonio, y el impuesto de pisos vacíos, que también le hacíamos un empujón con la reforma fiscal de 2020, pero sin duda hemos de ir más allá. Aparte de reformas fiscales, hay otro tema que encuentro importante y que creo que este gobierno se está olvidando. Justo venía de reunirme con los trabajadores y trabajadoras de Bosch, pues la empresa está amenazando de despedir a 335 personas y echan de menos la presencia del gobierno de la Generalitat en la mediación y presión para frenar los despidos. Para mí es clave – y esto lo vimos – que cuando se pone dinero público en una empresa privada tú debes tener derecho a tener una silla en el consejo de administración y poder participar de las grandes decisiones que toma esta empresa.

Para mí es clave que cuando se pone dinero público en una empresa privada tú debes tener derecho a tener una silla en el consejo de administración y poder participar de las grandes decisiones que toma esta empresa

Uno de los presuntamente dilemas de la izquierda es respecto al modelo económico (y aún más en Catalunya), parece ser la aparente dicotomía entre una apuesta por lo verde y la necesidad de reindustrializar un territorio que ha ido perdiendo tejido industrial en detrimento de un sector servicios orientado al turismo. En el programa electoral hacen mención tanto a la una como la otra, pero, ¿Como se hacen compatible estas dos ideas aparentemente contradictorias?

Nuestro modelo es el del poscapitalismo y el poscrecimiento. Creo que sería un error pensar que se debe poner a competir la industria con la transición ecológica, porque sin transición ecológica en diez años no tendremos industria, ya que la industria debe ser limpia. Debemos caminar, por ejemplo, hacia la descarbonización. Por lo tanto, lo que estoy echando de menos es una gran apuesta por parte del gobierno de la Generalitat para ver cómo hacemos esta transición necesaria. Tenemos un complejo como es la petroquímica de Tarragona, que es el polo industrial más importante del sur de Europa. Sabemos que ahora mismo están fabricando productos que seguramente dentro de unos años no se podrán utilizar. Nadie está pensando en esta reconversión. La transición verde debe ser la gran aliada para seguir produciendo. Pero debemos ver qué producimos, y cómo lo producimos. Es necesaria una gran transformación eco-social del modelo productivo.

Nuestro modelo es el del poscapitalismo y el poscrecimiento. Creo que sería un error pensar que se debe poner a competir la industria con la transición ecológica, porque sin transición ecológica en diez años no tendremos industria, ya que la industria debe ser limpia

Este año se cumplen diez años del 15M, movimiento social del que usted participó activamente. ¿Qué cree que queda, diez años después, de los sueños y esperanzas de un movimiento que veía en el Régimen del 78 ‘el muro a derruir para al fin poder constituir una España más justa e igualitaria?

Quedan todas las aspiraciones que teníamos y aún tenemos.

““La transición verde debe ser la gran aliada para seguir produciendo. Pero debemos ver qué producimos, y cómo lo producimos. Hay una gran transformación eco-social del modelo productivo”| Pol Rius

¿Pero algo rebajadas, tal vez?

No, yo creo que las aspiraciones están ahí. Lo que pasa es que cuando llegas a las instituciones genera contradicciones que las cosas no vayan tan rápidas como nos gustaría que fueran. Pero también pensamos que ha cambiado el sistema de partidos: hemos acabado con el bipartidismo, las primarias en los partidos ya no son una rara avis, la corrupción es menos tolerada que hace diez años…Pero obviamente necesitamos seguir avanzando en la línea de aquellas demandas.

Pero al mismo tiempo, al ser institución y no movimiento, el activismo les puede acusar de no cumplir las promesas y demandas que hicieron una vez eran parte de estos.

Esto lo hablamos mucho con Yolanda Díaz, con Pablo Iglesias, con Ada Colau…Pongamos por caso el de la vivienda: nosotros necesitamos que la PAH, el Sindicato de Inquilinas y todas las entidades que hicieron posible, por ejemplo, en el caso de Catalunya, la Renta Mínima Garantizada o la Ley de Vivienda catalana, estén fuertes y autoorganizadas desde la calle para presionarnos a nosotros también. Y por eso, también, es importante que nadie tenga la tentación de cooptar los movimientos. Los movimientos son la garantía para que la institución funcione.

Es importante que nadie tenga la tentación de cooptar los movimientos. Los movimientos son la garantía para que la institución funcione

Usted ha recibido y recibe una dosis importante de odio en las redes sociales por parte del independentismo. Una de las cosas que más le recuerdan es el voto negativo a la Ley del referéndum de septiembre del 2017, un voto que fracturó la coalición de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQP). ¿Volvería a hacer lo mismo, hoy?

A la de Referéndum no, a la de la Declaración Unilateral de Independencia. En todo caso, de hecho no fue la orientación de voto la que fracturó el grupo sino la decisión de enseñar o no enseñar el voto. Yo creo que se ha demostrado que las personas a las que usted hacía referencia y que en aquellos momentos buscaban discrepancias con el grupo no forman parte del proyecto actual. Por lo tanto no era tanto una cuestión de diferencias desde el proyecto, sino que directamente han acabado apostando por otro proyecto. Yo creo que estamos en otro momento.

“A mí me preocupa como el PSOE sigue jugando y haciendo electoralismo con el tema de la libertad de los presos políticos”” | Pol Rius

Como partido en la oposición tiene la tarea de escrutar al gobierno: dígame algo positivo que haya hecho el anterior gobierno – excluyendo los presupuestos donde ustedes participaron -.

Me lo pone difícil, porque si pensamos, por ejemplo, en la Ley de la Vivienda, al final ha sido promovida por las entidades. Si pensamos en la Ley Bucodental – que yo creo que es una buena ley – era una propuesta que presentamos nosotros. Mire, no le diré la de los presupuestos, pero sí le diré una que se desprende de los presupuestos, que es la actualización de las tarifas con respecto a las residencias de ancianos. En las residencias tenemos un modelo obsoleto que claramente no funciona, y lo hemos visto en la gestión del gobierno de la Generalitat. Pero en este caso, sí que es cierto que nosotros conseguimos – y el gobierno se prestó – actualizar las tarifas de las personas que prestan el servicio de atención a las personas mayores de las residencias.

En las residencias tenemos un modelo obsoleto que claramente no funciona, y lo hemos visto en la gestión del gobierno de la Generalitat

Ya que ha sacado el tema de las residencias aprovecho para preguntarle: ¿Cuál cree que ha sido el problema principal en la gestión de las residencias durante la pandemia?

Por un lado hay un problema en las residencias generalizado. Hay gente que está tres, cuatro, o cinco años en lista de espera para tener una plaza en una residencia pública. Este es un problema. Otro problema es que no todas las residencias estaban dentro del radar; hemos visto que había residencias que no reportaban información de cuál era la situación de los centros, y otro problema grave que había era que cuando tú llegabas a una residencia desaparecían tus datos médicos de la seguridad social. Pasabas directamente a estar debajo de una mutua privada, que generalmente era Mutuam, cuando debería haber sido la sanidad pública quien debería continuar atendiendo estas personas. Y para mí otro gran problema que hubo en la gestión de las residencias durante la pandemia es que tardaron más de una semana en ponerlas bajo el paraguas de Salud, cuando claramente se necesitaba que las residencias estuvieran medicalizadas .

Le tengo que preguntar por la gestión política de los presos políticos, ya que parece que hoy, el futuro del espacio político de En Comú Podem pasa, en parte, por una decisión que está más en manos de sus socios de gobierno, el PSOE. ¿Confía en el indulto?

Bueno yo diría que todo el país está en manos del socio del gobierno, porque al final estamos en manos de los que el PSOE mueva ficha.

¿Entonces confía o no confía en el indulto?

No es sólo el indulto. Yo creo que hay varios mecanismos que se deben trabajar en paralelo, y que todos los mecanismos para conseguir la libertad de los presos políticos son importantes y complementarios. A mí me preocupa como el PSOE sigue jugando y haciendo electoralismo con el tema de la libertad de los presos políticos. Recordemos que fue Iceta el primero en hablar de indultos, pero en las últimas elecciones catalanas, al ir a la búsqueda del voto de Ciudadanos, el tema desapareció. El otro día la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, decía en una entrevista, cuando le preguntaban por nuestra propuesta de reforma del Código Penal de los delitos de sedición, que el ministro Campos no tenía conciencia de esta propuesta de reforma, que Jaume Asens no le había trasladado nada. Esto no es cierto. La propuesta está sobre la mesa desde hace meses.

Yo creo que hay varios mecanismos que se deben trabajar en paralelo, y que todos los mecanismos para conseguir la libertad de los presos políticos son importantes y complementarios
 
Usted es periodista de profesión: ¿Cómo evalúa el panorama de medios de comunicación en Catalunya en términos de calidad y pluralidad informativa?

Pienso que Catalunya siempre ha sido una tierra muy interesante en cuanto la existencia de medios alternativos. Necesitamos medios que sean financiados por los lectores y que no dependan exclusivamente de las subvenciones públicas, ni de la publicidad comercial o institucional. En este sentido creo que Catalunya siempre ha ido un paso por delante si comparamos con el resto del Estado. Por otro lado me preocupa mucho la precariedad que sufren los periodistas. Esto no es un problema sólo de Catalunya sino más generalizado. Vemos que hay grandes estrellas que tienen unos sueldos más elevados mientras que la plantilla – que es la que saca el trabajo cotidianamente – vive en unas condiciones de una gran inestabilidad. Esto repercute, obviamente, en la calidad informativa. Esto me preocupa porque necesitamos muchos medios de comunicación, y sobre todo diversos y plurales.

Para acabar. ¿Qué ve más cerca: III República Española o Catalunya Independiente?

Yo veo más cerca la tercera república, pero tampoco me sorprendería que fueran de la mano. Aunque si realmente fuéramos hacia una tercera república plurinacional seguro que habría mucha gente que no querría la independencia.


banner distribuidora

Si fuéramos a una III República plurinacional seguro que habría mucha gente que no querría la independecia Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR