Proyecto Faq La historia de Chi Chang, un voluntario chino en las Brigadas Internacionales

jueves, 6 de agosto de 2020

La historia de Chi Chang, un voluntario chino en las Brigadas Internacionales



Chi Chang: un voluntario chino-estadounidense en la guerra civil española

La historia de Chi Chang, un voluntario chino en las Brigadas Internacionales

Lise Vogel, de FFALB, nos envía este relato sobre el brigadista Chi Chang con esta presentación: Nuestro amigo Len Tsou nos envía un artículo fascinante sobre Chi Chang, un voluntario chino en la Guerra Civil española. Es un extracto de su libro La llamada de España. Los voluntarios chinos en la guerra civil española (1936-1939). versobooks.com

Hace más de 80 años, Chi Chang, un ingeniero de minas entrenado en Estados Unidos, salió de Nueva York para ir a España para unirse a las Brigadas Internacionales para luchar contra el fascismo. Su historia fue casi olvidada, hasta la publicación de un libro en chino La llamada del laurel verde oliva: los voluntarios chinos en la guerra civil española (1936-1939) (Taiwán, 2001) y su edición en español (Madrid, 2013).

Chang viajó a los Estados Unidos desde China después de completar la escuela secundaria y obtuvo una licenciatura. Licenciado por la Universidad de Minnesota en 1923. El racismo y el derrumbe de Wall Street en 1929 despertaron su conciencia política y cambiaron su vida. La siguiente pieza cuenta su historia de lucha contra el fascismo en España. Este es un extracto de la edición 2015 del libro en chino. Para descubrir esta historia oculta, los autores con sede en los Estados Unidos viajaron extensamente por Europa y China, visitando archivos y entrevistando a veteranos que habían luchado junto con los voluntarios chinos en la Guerra Civil española. La traducción al inglés es proporcionada por Agnes Khoo.

Junio ​​de 1937, el sol abrasador horneaba la tierra como un vapor. Chi Chang maniobró expertamente el volante de una camioneta gigante, con los brazos parecidos al sol. El cuello de su camisa se abrió para revelar barrancos de sudor, como lombrices de tierra que se deslizan por su torso, haciéndole cosquillas y picando mientras conducía. Iba acelerando desde Valencia hacia el interior. El día se estaba poniendo cada vez más caluroso. Sacó un pañuelo arrugado para limpiarse el sudor de la frente y evitar que se metiera en los ojos detrás de las gafas. Echó un vistazo al espejo retrovisor para comprobar la carga en su camioneta. Frunció el ceño. Ya estaba ardiendo por el sol y las cajas de carne fresca sin refrigerar que llevaba en la camioneta sin duda se estropearían antes de llegar a Albacete, a donde llegaría en dos o tres horas. Pisó el acelerador más fuerte apresurando el camión hacia el suroeste como una bestia enojada.

Los caminos se torcían y curvaban por las colinas mientras el camión trepaba por el ondulado terreno. Justo cuando pensaba que había llegado al final, tocando casi el cielo, lo golpeó otro tramo de colinas. El camino subía sin cesar y serpenteaba bruscamente por las empinadas laderas; una vez más, parecía que podía tocar el cielo en cada curva. Mientras su camioneta deambulaba por las onduladas colinas, vislumbró, a través de un campo de olivos, un carro tirado por mulos y un campesino con chaqueta oscura que avanzaba tranquilamente en medio de una curva cerrada. Chang tocó frenéticamente el claxon, pero ni el burro ni su dueño se dieron cuenta. El camión se detuvo bruscamente a tiempo, cuando el camión estaba tocando la parte trasera del carro de dos ruedas. Chang estaba furioso. Estaba a punto de maldecir cuando el campesino vio que era de las Brigadas Internacionales. El rostro arrugado y hundido del viejo esbozó una sonrisa. Saludó a Chang con su puño derecho y dijo: «¡Salud, camarada!» Lo único que pudo hacer Chang en ese momento fue levantar su propio puño derecho.

La vida puede ser muy impredecible. Un año antes, Chi Chang no podía haberse imaginado estar en España cuando su única preocupación era la guerra de China. Desde la ocupación japonesa, el 18 de septiembre de 1931, de tres provincias del noreste de China (Manchuria), la guerra en China se había intensificado. El ejército japonés había cruzado la Gran Muralla y se dirigía directamente a Pekín y Shanghai. A pesar de ello Chiang Kai-shek, en lugar de luchar contra los japoneses, se sintió más amenazado por los comunistas y decidió eliminarlos. Según lo informado por la prensa estadounidense, el secuestro de Chiang Kai-shek por su general Xueliang Zhang a fines de 1936 obligó a Chiang a aliarse con los comunistas contra la invasión japonesa.

En julio del mismo año, en España estalló la guerra civil. El general Francisco Franco y sus generales habían dado un golpe de estado, con el apoyo de la Alemania nazi y la Italia fascista, que suministraron armas, aviones y tropas a Franco. Su objetivo era derrocar al nuevo gobierno socialista y democráticamente elegido de la República española. Los gobiernos occidentales se negaron a intervenir y se mantuvieron al margen mientras la guerra continuaba, permitiendo a los fascistas destruir al gobierno español.

Esta colosal injusticia impactó en la conciencia del mundo. Personas de todo el mundo se ofrecieron como voluntarios para unirse a las Brigadas Internacionales en ayuda de la República española, que estaba en ese momento al borde de la aniquilación. Chi Chang fue uno de los voluntarios. El 27 de marzo de 1937, Chang embarcó en el S.S. Paris, que hacía la travesía de Nueva York a París [Le Havre]. Dieciséis pasajeros se dirigían a España. Entre ellos los Thortons, padre e hijo, de California. El padre tenía cuarenta y tres años, un ex minero convertido en vendedor. Su hijo tenía veintidós años y era marinero. Padre e hijo parecían más bien hermanos. Solían organizar a los desempleados y las personas sin hogar en California y lideraban las protestas contra el hambre. No solo querían alimentar a los hambrientos, sino también destruir el sistema injusto e inhumano del capitalismo. Su elevada y valiente aspiración se extendió mucho más allá de América, y querían abrazar al mundo a través de su activismo. Pensaban en los que sufrían como sus hermanos y hermanas. La solidaridad trascendió todas las fronteras nacionales. A pesar de que sus pasaportes estaban sellados con un «No válido para viajar a España», nada podía impedir que fueran a participar en «la justa lucha».

Durante el viaje, el grupo tuvo cuidado de no revelar su destino, excepto a los más cercanos a ellos. ¡Nadie podía adivinar que Chang, ese hombre alto y delgado de la costa este, tan amable y urbano con sus gafas, pudiera dirigirse a España! Después de pasar tres o cuatro días en París, los hombres viajaron al sur en taxi hasta los Pirineos. Chang observó la majestuosa cordillera que se alzaba hacia el cielo. Se sentía frío y aturdido, algo abrumado por una sensación de duda. Se preguntó, ¿seré capaz de cruzar esas montañas?

Para entonces Chang era un hombre de treinta y siete años. Rápidamente se dijo que la edad no tenía nada que ver con eso. Había otros mayores que él en el grupo, pero eran fuertes y en buena forma física. Chang era alto, pero estaba preocupado por enfermar a mitad de la caminata montañosa. Le dijeron que muchos hombres de treinta años habían fracasado y se vieron obligados a regresar. Pero, tras haber viajado miles de kilómetros desde los Estados Unidos, prefirió mantenerse firme en su decisión.

Cuando la noche descendió sobre los Pirineos, el grupo comenzó a marchar a España. Los hombres se aferraron a una cuerda, caminando uno detrás del otro en fila india, y se arrastraron con cautela detrás del líder de su equipo español. Iban cruzando la cordillera en total silencio. La oscuridad era tan grande que apenas podían ver a los que iban enfrente, pero también los protegía de la policía francesa.

Esa cuerda, a la que todos se aferraron con firmeza, fue la única brújula que los condujo a su destino. No pudieron ver lo ancho o estrecho del sendero de montaña. Tenían que caminar pegados a la pared de la montaña para no caerse, manteniendo el ritmo de la persona que tenía delante. El sonido de las piedras que caían en el abismo del profundo valle al tocar el suelo, resonaba escalofriantemente en el aire fresco de la noche. Chang tuvo que convencerse una y otra vez de que pasaría al otro lado de las montañas. Fue una prueba de voluntad, la más dura y dura de su vida. Estaba decidido a superar lo que parecía el desafío interminable de montaña tras montaña hasta pisar finalmente el suelo español.

Su grupo llegó a la sede de las Brigadas Internacionales en Albacete el 14 de abril. La conquista de los Pirineos tuvo un precio: su ciática rebrotó y cayó enfermo de gripe. Una fiebre alta y tos persistente lo torturaron durante tres semanas. Quedó muy débil antes de estabilizarse físicamente. Debido a su mala salud, se le excluyó del frente de batalla y fue asignado a la unidad de Transporte y Logística como conductor de camión.

En una ocasión, camino a Madrid, su camión se había averiado en una tranquila zona residencial. Salió del camión, abrió el capó y asomó la cabeza para inspeccionar el motor. Muy pronto, las caras de dos niños lindos aparecieron debajo del capó. Tenían unos doce o trece años. Los muchachos le hicieron una serie de preguntas mientras señalaban su camioneta. Él los entendió, pero su español era demasiado rudimentario para componer una respuesta. Tartamudeando y con gran esfuerzo, salieron de su boca, casi al azar, algunas palabras en español. Sus manos gesticularon vigorosamente para acentuar su significado. Los niños parecían entender a qué se refería y se rieron juntos. Entonces, una fuerte explosión cercana lo sobresaltó.

Les preguntó a los muchachos:

–»¿No tenéis miedo?» Uno de los muchachos respondió con valentía:

– «No». El otro niño explicó:

–»Esos proyectiles no caerán hoy por aquí», y continuó: «¿Eres Chino?» Chi Chang asintió con la cabeza. El niño respondió:

– ¡»Los chicos de China también son bombardeados! Los fascistas, están por todo el mundo, no son buenos».

Al mirar sus rostros infantiles, Chang no podría estar más de acuerdo con su aguda crítica política. Y pensó para sí mismo: «¿Por qué la gente mayor está tan confundida y pervertida sobre lo que es bueno o es malo en el mundo, y estos niños no?»

El supervisor de Chang en las Brigadas Internacionales se quedó impresionado con él; era trabajador y muy servicial con sus camaradas. Pero su naturaleza enfermiza hizo que le transfirieran al trabajo de oficina en la 15ª Brigada. Su primera tarea fue diseñar un edificio de cemento. Chang siempre estaba ocupado, se despertaba a las cinco de la mañana y trabajaba hasta altas horas de la noche. Había querido escribir pero pronto se dio por vencido. ¡Incluso tuvo que robar tiempo del trabajo para escribir una carta, así que menos tiempo tenía para embarcarse en su proyecto de escritura! No obstante, pudo completar un escrito donde analizó la guerra en China contra la agresión japonesa titulado «Posibilidades del Lejano Oriente», con traducción al español.

El 5 de junio de 1937, escribió una larga carta desde Albacete a The Chinese Vanguard, un periódico en Nueva York, describiendo su experiencia en España. Mencionó que había al menos otros tres chinos en las Brigadas Internacionales: “Dos de ellos resultaron heridos y están convalecientes en un hospital cercano, aunque no los he visto todavía. Sin embargo, he conocido al señor Yen, que trabaja en la oficina. El Sr. Yen estaba en el ejército de Zuolin Zhang. Yen se fue a Francia en 1916 y se unió a las Brigadas Internacionales en 1936. Fue herido en el campo de batalla. Chi Chang y él pudieron hablar un día durante más de tres horas Por Yen supo que había combatientes chinos en varios frentes.

Más tarde, Chang escuchó que otro chino, con el nombre de Dong Hong Yick, se había unido a las Brigadas. Yick, que solía esperar en un restaurante chino del barrio chino de Nueva York, fue asignado a la Infantería de la 15ª Brigada. Cuando la 15ª Brigada pasó por Albacete, Chang preguntó por Yick y le dijeron que lo habían herido en la batalla de Belchite. Una bala dumdum le abrió el dedo gordo del pie derecho y fue enviado al hospital de Benicàssim para recibir tratamiento. Cuando Chang estaba recibiendo esta triste noticia, un hombre corpulento, rubio, barbudo y corpulento se apresuró a levantarse y apretó sus manos con fuerza. Chang se sorprendió antes de reconocerlo. ¡Era Waino, el barman del bar que solía frecuentar Chang en Minnesota!

–“¡Por ​​Dios, me alegro de verte! Escuché que estabas cerca. ¿Todavía bebes mucho?” Emocionado, Waino disparó una docena de preguntas a Chang.

–»¿Qué estás haciendo ahora? ¿Qué pasa con la conducción de camiones? ¿Por qué no te unes a mi brigada para que podamos estar juntos?” Luego, bajando la voz a un tono solemne y conspirador, dijo:

–»¿No sabías que vine en el Ciudad de Barcelona, ​​el barco hundido por un submarino italiano?»

Había más de sesenta estadounidenses a bordo y más de doscientas personas de otras nacionalidades. Waino tuvo la suerte de agarrar un salvavidas. Mientras flotaba en el mar, vio personas dispersas por todo el océano, apareciendo sobre las olas y desapareciendo de nuevo con el revuelo de las olas.

– “Estaba temblando como una hoja, ¡pero esos comunistas! ¿Sabes lo que hicieron? Comenzaron a cantar ‘La Internacional’ en casi todos los idiomas conocidos».

Waino no conocía la canción al principio, pero dijo que lo había emocionado mucho. El calor y la fuerza le habían resurgido en su cuerpo al oír las voces fuertes que con tanto entusiasmo y audacia rugían frente a la muerte. Se sintió vigorizado, olvidó el peligro en el que se hallaba y se volvió valiente y fuerte. Había aprendido la canción de memoria. «Me voy a hacer comunista en cuanto regrese a Estados Unidos, maldita sea».

La llegada de Chi Chang a España fue una respuesta al llamamiento del Partido Comunista de los Estados Unidos de América para luchar contra los fascistas en España en 1936. Como estaba soltero y sin la responsabilidad de las cargas familiares, se había inscrito con mucho gusto. Al llegar a España en abril de 1937, Chang escribió en su formulario de registro: “Mi intención original era encontrar un lugar donde mi formación técnica y mi experiencia fueran valiosos en esta lucha, pero no tengo ninguna objeción a estar con la Brigada Internacional, siempre que pueda hacer algunas contribuciones concretas para la victoria final del Gobierno español”.

Así fue como se convirtió en brigadista. Primero fue asignado al Equipo de Transporte y Logística, pero debido a su enfermedad, pronto fue transferido al trabajo de oficina en la 15ª Brigada, donde pudo hacer uso de su experiencia en ingeniería. Su tarea tenía que ver con la construcción y la arquitectura. También enseñó a los soldados que se formaban en la Escuela de Oficiales.

Durante ese tiempo, el «Cancionero de las Brigadas Internacionales» se hizo muy popular en España. Eran canciones revolucionarias de España, Italia, Francia, la Unión Soviética y Alemania… Chang había firmado el cancionero del brigadista estadounidense Harry Fisher. Firmó su nombre en inglés en la portada como «Chi Chang, Changsha, China». También firmó su nombre en el cancionero del brigadista inglés Sam Walters como «Chi Chang, China, C.P.U.S.A.», indicando claramente su pertenencia al Partido Comunista Americano.

Un día, Chang conoció en la ciudad de Almansa a su ex alumno de la Universidad de Minnesota, George Zlatovski. George también se había unido a las Brigadas Internacionales, y conducía un camión camino que iba a Alicante para adquirir tubos de amianto. Le encantó conocer a Chi Chang y lo abrazó con fuerza. Estuvieron hablando toda la noche. Recordaron que poco antes de irse a España, ¡ambos habían estado trabajando en un teatro de Minnesota! Era una obra famosa sobre las huelgas de los trabajadores, «Waiting for Lefty» de Clifford Odets, que Odets había escrito en tres días en 1935. Chang estaba a cargo de los accesorios. Una vez, cuando la actriz principal y el actor que interpretaba al taxista bailaban juntos, la música no sonó. ¡Chang se había olvidado de sintonizar el gramófono a tiempo! Afortunadamente, el ingenio de la actriz salvó el día. Ella cantó improvisada y elegantemente y terminó el vals con su compañero. Los dos hombres se echaron a reír al recordar el incidente. ¡George se burló de Chang diciéndole que en el frente de guerra nunca había que olvidarse de cargar la bala en el cañón!

Chi Chang estaba un poco enfermo. En el Informe del Comité Médico del 17 de julio de 1937, se le diagnosticó ciática. En la lista de graduados de la Escuela de Formación de Oficiales de Tarazona, fechada el 9 de febrero de 1938, se le registró como demasiado débil para la primera línea. Su condición preexistente de reumatismo crónico también había rebrotado en España, lo que lo obligó a descansar. El 9 de marzo de 1938, ingresó en el Hospital Pasionaria de Murcia, donde casualmente había ingresado otro brigadista chino proveniente de Suiza, Ching Siu Ling. Pronto se hicieron muy amigos. La persona de contacto de Ling en París era Jiansheng Zhao, quien a menudo preguntaba por Chi Chang en sus cartas. En la carta de Zhao a Ling del 10 de marzo de 1938, escribió: “¿Ha conocido ya a nuestros dos camaradas chinos enviados a España desde los Estados Unidos? Chi Chang es ingeniero de minas. Nos había escrito algunas veces desde España. Salúdenlos en nuestro nombre cuando los vean.”

Como Chang y Ling habían terminado en el mismo hospital, pasaron muchos tiempos juntos. En las cartas de Ling a Zhao, mencionó la situación actual de Chang. La revista Brigadas Internacionales «The Volunteer» publicó una fotografía de los tres chinos en el hospital: Ling, Chang y Hua Feng Liu. Al acercarse el verano, Chang fue trasladado para pasar la convalecencia a Orihuela, veinticinco kilómetros al noreste de Murcia.

En Orihuela, algunos brigadistas estadounidenses se recuperaron de sus heridas. Chi Chang era el único chino. Sus rasgos llamaron la atención del brigadista estadounidense Curley Mende. Mende se sorprendió de la fluidez de Chang en inglés, que hablaba sin acento. Pensaba que había nacido y se había criado en los Estados Unidos. “Pero no sabía de qué estado venía. En aquellos días no hacíamos preguntas personales».

Mende tenía la impresión de que todos los chinos eran pequeños, pero Chang era alto y delgado, como un bastón de bambú largo y delicado. Sentados al lado del fuerte y corpulento Mende, eran una pareja pintoresca, como el número 10 árabe. Mende también recordó que a Chang le encantaba usar la boina vasca y, «no importa el frío o calor que hacía, siempre llevaba puesto el abrigo, todo abotonado hasta el cuello». Mende no creía apropiado preguntarle a Chang sobre su enfermedad, pero la enfermera belga le dijo que Chang tenía tuberculosis.

Al estar confinados en el hospital, estos pacientes tenían mucho tiempo en sus manos. Se reunieron para conversar. Mende recordaba a Chang serio, gentil y educado, un hombre que nunca alzaba la voz, en completo contraste con Mende, que era ruidoso y bullicioso. Mende fue directo y honesto, nunca dudó en decir lo que pensaba. Bromeaba como un adolescente, pero recordó: “No hablamos de mujeres, solo de política. Chi Chang me dijo que pronto se iría de España a los Estados Unidos y que desde allí planeaba regresar a China».

Hwei-Ru Tsou y Len Tsou, ambos con licenciatura de Química, trabajaron en ciencias en los Estados Unidos. Después del trabajo se dedicaron a buscar voluntarios chinos y otros voluntarios asiáticos en la Guerra Civil española. Se les puede contactar en: LYTHRN@aol.com

Además del trabajo de traducción, Agnes Khoo da conferencias sobre Relaciones Internacionales y escribe sobre Relaciones Asia-África desde Ghana, África Occidental.


banner distribuidora

La historia de Chi Chang, un voluntario chino en las Brigadas Internacionales Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR