Proyecto Faq Las voces y los huesos

sábado, 4 de julio de 2020

Las voces y los huesos

 
 Hilda Farfante quiere que le permitan abrazar los huesos de quienes le dieron la vida antes de que se le apague la voz
 
Las voces y los huesos
Félix Población
 
Hace casi tres años se le otorgó a Hilda Farfante Gayo, incansable activista por la memoria democrática de este país, un premio muy significativo en el historial de esa memoria: el Premio a las Libertades Rafael del Riego. Dicho premio lo conceden los ayuntamientos de dos localidades unidas a la figura del militar liberal: el de Tineo en Asturias, en una de cuyas localidades (Tuña) nació y tiene su casa, y el de Las Cabezas de San Juan (Sevilla), en donde el entonces teniente coronel proclamó la Constitución de 1812 el 1 de enero de 1820, dando paso al primer periodo de monarquía constitucional de nuestra historia con el llamado Trienio Liberal.

 

Acerca de Riego leí hace tiempo, en su mismo pueblo natal, uno de los primeros ensayos que se escribió sobre su perfil biográfico y el movimiento que encabezó. Es obra de una olvidada escritora tinetense, Eugenia García Infanzón (1888-1941), que utilizaba el seudónimo de Eugenia Astur. Prologado por Miguel Maura y con un texto de Miguel de Unamuno sobre el liberalismo, el libro se imprimió en 1933 en la Escuela Tipográfica de la Residencia Provincial de Niños de Oviedo. Creo que mi edición databa de 1984.

La invasión francesa de los Cien Mil Hijos de San Luis restableció el régimen absolutista en 1823. La oposición de Riego lo llevó al patíbulo en la Plaza de la Cebada de Madrid, después de defender en el campo de batalla la Constitución de Cádiz, popularmente conocida como La Pepa por promulgarse el día de San José. Aquella lucha tuvo sus versos y sus acordes, atribuidos los primeros al teniente coronel Evaristo San Miguel y sin autoría conocida la composición musical. Unos y otra serán muchos años después el himno oficial de la Segunda República, la misma a la que se debieron los padres de Hilda, asesinados por las tropas sublevadas en 1936.

Como tantos otros republicanos ejecutados por los vencedores de la guerra incivil, los padres de Hilda Farfante (Balbina y Ceferino) fueron maestros en Cangas del Narcea y el mencionado premio se le concedió a su hija "por su dedicación a la recuperación de la memoria histórica y el legado educativo de los maestros de la República Española, que representa a la vez una voluntad personal y un anhelo muy ampliamente sentido de reposición de la verdad y de resistencia al olvido en el marco de una defensa continuada de los Derechos Humanos".

Hilda Farfante, con casi noventa años de edad, ha dicho estos días en el diario El País, después de mucho tiempo reclamando verdad, justicia y reparación, según podemos leer en el mismo periódico hace una década: “Urgente: la voz se me está apagando y no quiero dejar a mis padres en una cuneta”.

En Asturias, donde fueron asesinados los padres de Hilda, se mantienen hasta la fecha -trece años después de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica- más de medio centenar de símbolos franquistas, la mitad de los cuales perduran en edificios eclesiales. Esa es la mayor dificultad para la consejera de la Presidencia de aquel Gobierno, mientras el arzobispo de aquella diócesis eleva preces a la Santina de Covadonga por la salvación de España.

Hilda Farfante quiere que le permitan abrazar los huesos de quienes le dieron la vida antes de que se le apague la voz. Muchos otros hijos de los vencidos no pudieron hacerlo. Ella tenía cinco años cuando asesinaron a sus padres. Llama a los dos días en que los perdió, la separaron de sus hermanas y la ocultaron en los montes los días del espanto. No se debería enterrar esa voz sin ese abrazo porque han sido demasiadas las voces enterradas así durante cuatro décadas. Tantas para tantos huesos como para temer que sobre unas y otros puede repetirse la historia.

Fuente → laultimahora.es

banner distribuidora

Las voces y los huesos Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR