Proyecto Faq Impunidad absoluta en la monarquía constitucional

sábado, 13 de junio de 2020

Impunidad absoluta en la monarquía constitucional


El anuncio de la Fiscalía Anticorrupción de abrir una investigación relacionada con las cuentas de Juan Carlos y Felipe de Borbón es el último punto y seguido de una decadencia lenta pero segura de una monarquía ultraprotegida y sin embargo, cada vez más deteriorada.

Impunidad absoluta en la monarquía constitucional 
 
El pasado domingo 7 de junio las grietas que recorren la corona española volvieron a gemir bajo el peso de la opinión pública. La televisión autonómica vasca emitió un reportaje en el que se denunciaban las presuntas maniobras de acoso y amenaza que el servicio secreto español habría realizado contra la amante del rey Juan Carlos, Corinna Larsen, a causa de sus tejemanejes económicos vinculados a la corrupción.

Unas horas después, el lunes, la fiscalía del Tribunal Supremo de España anunciaba que se disponía a abrir una investigación sobre un posible “sobrecoste” de 100 millones de euros que la monarquía absoluta saudí habría pagado a Juan Carlos como premio a su intercesión en las negociaciones del AVE entre las ciudades de Media y La Meca.

Los hechos habrían ocurrido en 2008 y parecen estar suficientemente documentados para darle credibilidad: el rey aún recibió entonces “un regalo” (en forma de transferencia de 100 millones de dólares) con origen en el Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí, con el aval del embajador saudí en Washington, Adel al-Joubeir, ante Arturo Fasana, gestor de las cuentas de Juan Carlos y de algunas otras fortunas asociadas a casos de corrupción.

Según parece, ese dinero se guardó en un banco suizo del que se retiraban cantidades regularmente hasta que, en el año 2012, Juan Carlos habría retirado los 65 millones que aún quedaban para ponerlos a nombre de su amante Corinna en un banco en las Bahamas. Esto se habría producido, precisamente, en el momento de su aparatoso escándalo en la cacería de Botsuana. Después de que se hicieran públicas las palabras de Corinna dirigidas al ex comisario Villarejo hablando de la fortuna real y su presunto origen, el bando suizo en el que se encontraba depositada comenzó una investigación sobre el origen del dinero, en el año 2018. Al mismo tiempo se abre otra investigación en España relacionada con el “Caso Villarejo” pero es inmediatamente cerrada al considerarse que Juan Carlos no puede ser investigado debido a su inviolabilidad.

Pero el Estado no había abandonado la pista. Bien movida por afán de justicia o bien para conocer la gravedad de la situación de Juan Carlos, en 2019 la Fiscalía Anticorrupción se interesó por la información recabada por la investigación paralela suiza y llegó a interrogar a Corinna Larsen. Es entonces cuando la amante del rey saca a la luz por primera vez las presuntas amenazas del Estado contra ella por “revelación de secretos” (3 de marzo de 2020) y anuncia que denunciará a Juan Carlos en un tribunal británico (5 de marzo). Exactamente un año antes, los abogados de Corinna habían informado a Felipe VI de que su nombra aparecía vinculado a una de las fundaciones con las que, presuntamente, su padre blanqueaba dinero negro.

El 14 de marzo un diario británico hace pública esa vinculación económica entre Felipe y su padre y 24 horas después la casa real hace público un comunicado en el que Felipe dice renunciar a la herencia de Juan Carlos, que le retira la manutención y que no tenía conocimiento de su vinculación a las presuntas tramas de corrupción de Juan Carlos I antes del 5 de marzo de 2019, pese a que después de conocidos los presuntos hechos, tomó medidas legales en los meses de marzo y abril de 2019 para protegerse de cara a futuras acciones judiciales relacionadas con aquellas cuentas y fundaciones.

Volviendo al momento actual, la anunciada investigación de Anticorrupción se centra exclusivamente en saber si alguno de los delitos presuntamente cometidos por Juan Carlos está fechado después del momento de su abdicación (junio de 2014) y poder así proceder judicialmente, dando por hecho que todos los que pudieran haberse cometido anteriormente están a salvo de la justicia dada la impunidad absoluta de nuestra monarquía constitucional.

Por supuesto, todo apunta a que la causa será archivada, bien por estar prescritos los delitos, por situarse cronológicamente dentro del periodo de impunidad real…. O cualquier otra causa legal que permita dejar el asunto morir en la memoria. Felipe VI puede estar tranquilo pues aunque su nombre apareciese vinculado (como parece estarlo ya) a los negocios sucios de su padre, pues la misma impunidad absoluta que ha protegido a Juan Carlos I durante más de 40 años (heredada directamente de la impunidad del régimen franquista) le protegerá legalmente de cualquier amenaza. Perro no come perro.


banner distribuidora

Impunidad absoluta en la monarquía constitucional Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR