Proyecto Faq Si unos somos “rojos”, ¿los otros son “fascistas”?

domingo, 31 de mayo de 2020

Si unos somos “rojos”, ¿los otros son “fascistas”?

Cuando los dos grandes partidos de las derecha rivalizan en el uso y abuso sistemático de descalificaciones dirigidas al Gobierno de España nos retrotraen al perverso lenguaje guerracivilista

Si unos somos “rojos”, ¿los otros son “fascistas”?
Jordi García-Soler
 
Carl von Clausevitz fue un gran militar prusiano nacido en 1780 y muerto en 1831. Es conocido por su decisiva intervención en las Guerras Napoleónicos pero también como uno de los más influyentes historiadores y teóricos de la ciencia militar moderna, en especial por los ocho volúmenes de su gran tratado “De la guerra”.

Clausevitz es autor de una célebre frase que sigue siendo perfectamente vigente todavía ahora, transcurridos ya casi un par de siglos: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”. Aunque en no pocas ocasiones uno llega a pensar que a menudo pueden invertirse los términos de la frase de Clausevitz, que quedaría así: “La política es la continuación de la guerra por otros medios”.

En la guerra, como en la política, el dominio del lenguaje, el control del relato, en definitiva el ejercicio práctico de la hegemonía cultural, son unos elementos fundamentales. Buena y trágica muestra de ello la tuvimos los españoles en nuestra incivil guerra civil de 1936 a 1939, de tan funestas consecuencias para la inmensa mayoría de la sociedad española. Los dirigentes del bando rebelde alzado en armas contra el legítimo y legal Gobierno republicano calificaron a sus integrantes como “nacionales”, a la vez que pasaron a denominar “rojos” a quienes se mantuvieron leales al sistema político elegido de forma libre y democrática por los ciudadanos en las urnas. ¿Acaso no eran “nacionales” también todos y cada uno de los españoles que lucharon en el bando republicano? ¿Únicamente eran “nacionales” aquellos españoles que se rebelaron en armas contra la legalidad democrática republicana? ¿También eran “nacionales” los militares integrantes de los contingentes enviados por la Alemania nazi y la Italia fascista en apoyo de los rebeldes? ¿Eran “rojos” todos, absolutamente todos, los que se mantuvieron leales a la República? ¿Eran “rojos”, por ejemplo, los dirigentes y militantes democristianos del Partido Nacionalista Vasco (PNV) o de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), que en todo momento se mantuvieron leales a la República? ¿Dirigentes republicanos tan importantes como fueron, entre otros, personajes de suyo tan moderados como Niceto Alcalá-Zamora, Diego Martínez Barrio, Manuel Azaña o Santiago Casares Quiroga, realmente podían ser considerados “rojos”? Pero es que aún hay más, porque incluso cuando el conflicto bélico ya había finalizado y España “vivía en paz”, según la terminología franquista, fueron centenares de miles los ciudadanos españoles que, por el simple hecho de haberse mantenido leales al legal y legítimo Gobierno democrático de la República, fueron sometidos a unos consejos de guerra, muy a menudo sumarísimos, con la única acusación de “auxilio a la rebelión”, por la que fueron condenados, en no pocas ocasiones a muerte, en otros casos a largas penas de prisión o de internamiento en campos de concentración, muchos de ellos siendo maltratados y utilizados como esclavos al servicio de la dictadura contra la que habían combatido o, en otros casos, depurados profesionalmente, con la confiscación de sus pocos o muchos bienes, reducidos de hecho a un penoso exilio interior. Los realmente rebeldes, que faltaron incluso a su solemne fidelidad a la bandera de la Segunda República Española y la combatieron con armas, condenaron a los que se mantuvieran leales a la legalidad republicana. ¿No fue esta una cruel y perversa manipulación lingüística, de tan trágicas consecuencias para gran número de españoles. Una buena demostración de que la frase de Clausevitz es reversible: “La política es la continuación de la guerra por otros medios”.

El lector, a estas alturas del presente análisis, puede interrogarse sobre a qué viene este regreso a uno de los periodos más trágicos del pasado de nuestra historia. Pues resulta que, por desgracia, viene especialmente a cuento en estos momentos, porque desde las derechas españolas se ha resucitado aquel lenguaje guerracivilista, y conviene que todos los demócratas sepamos enfrentarnos a este nuevo intento de patrimonialización y tergiversación del lenguaje, por parte sobre todo de Vox pero también de algunos dirigentes destacados del PP, no solo su portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, sino también su secretario general, Teodoro García Egea, e incluso su presidente, Pablo Casado.

Cuando los dos grandes partidos de las derechas españolas rivalizan en el uso y abuso sistemático de descalificaciones dirigidas al Gobierno de España que preside Pedro Sánchez, al que pretenden incluso considerar ilegítimo, es obvio que nos retrotraen, de forma consciente o inconsciente, al perverso lenguaje guerracivilista o preguerracivilista utilizado por los que en 1936 se alzaron en armas contra el Gobierno democrático de la Segunda República Española.

Intentar descalificar al actual Gobierno de España, integrado por una coalición progresista y de izquierdas formada por PSOE y UP, mediante el uso de raras e interminables retahilas de palabras, al estilo de “social-comunista-marxista-bolivariano-castrista”, se asemeja en exceso a aquellas fórmulas tan estimadas por el bando fascista durante y después de la guerra civil, como, entre otros, el de “rojo-judeo-masónico-marxista-separatista”. Es una manera de volver a un pasado que pensábamos que habíamos superado ya de manera definitiva, solo con la eterna asignatura pendiente de dar por fin una sepultura digna a los centenares de miles de cadáveres de combatientes y presos republicanos que yacen aún en gran número de fosas comunes.

Si las dos derechas españolas siguen combatiendo entre ellas por hacerse con las posiciones más radicales y extremas, recurriendo ambas para ello algo tan deleznable como recuperar el lenguaje guerracivilista y preguerracivilista, no nos quedará más que plantearnos el interrogante con el que he titulado este análisis: si unos somos “rojos”, ¿los otros son “fascistas”?


Fuente → elplural.com

banner distribuidora

Si unos somos “rojos”, ¿los otros son “fascistas”? Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR