Proyecto Faq Pactos de La Moncloa: imposibles o crisis de Gobierno

miércoles, 15 de abril de 2020

Pactos de La Moncloa: imposibles o crisis de Gobierno

 
Pactos de La Moncloa: imposibles o crisis de Gobierno
Gerardo Tecé

Todos tenemos un día marcado en el calendario para cuando esto pase. Mi amigo Juan, al que llevo sin ver desde hace varias cuarentenas, me cuenta que el suyo será el día en que pueda beberse unas cervezas en un bar repleto de gente sin miedo a tumbar el sistema sanitario por culpa de una ronda bien servida. Para el presidente Sánchez, el día señalado en el calendario que marcará el final de este túnel político y social será cuando tome forma su propuesta de pactos de Estado. Esa deseada unión de todos los partidos en torno al objetivo común de reconstruir un país que va a quedar más que tocado después de esta crisis.

Una reedición de los famosos Pactos de La Moncloa. Ese es el objetivo, la esperanza o la jugada mediática, según se mire. Quien hace poco más de tres años era expulsado de su propio partido, pretende hoy aglutinar en torno a su figura el mayor consenso político logrado en España en las últimas cuatro décadas. Si el plan de mi amigo Juan es ambicioso, el de Sánchez tampoco se queda corto. Año 1977. El mundo descubría Star Wars, España descubría a Curro Jiménez, el delantero Juanito descubría lo que era llevarse un botellazo en Belgrado y Adolfo Suárez descubría lo que era ganar unas elecciones. Tras la victoria en las urnas, una primera tarea: llevar a la España del franquismo hasta el sistema democrático sin molestar demasiado a los franquistas ni desilusionar demasiado a los demócratas. Suárez, puesto a descubrir, descubrió que este proceso sólo se podía llevar a término con una fórmula mágica: hacer que todas las sensibilidades políticas del momento asumieran la responsabilidad que otorga un buen grado de incertidumbre. Así nacen los famosos Pactos de La Moncloa, romantizados como toda la Transición, pero ni tan ideales ni tan románticos como los relatos de las hazañas de los setenta nos cuentan.

Los Pactos de La Moncloa se dividieron en dos. Un pacto económico y otro político. Por decirlo de alguna manera, uno –el económico– que tranquilizase a la derecha y otro –el político– que le reconociera a la izquierda su derecho a existir. En el económico hubo gran acuerdo. La izquierda cedió. El poder económico seguiría en manos de los de siempre y los trabajadores, a cambio, podrían sindicarse para defenderse de que, precisamente, nada en lo económico fuese a cambiar. En el pacto político, sin embargo, el más simbólico e importante de los dos, la derecha liderada por Manuel Fraga se borró del acuerdo. Normal. Entre otras cosas, el pacto proponía la libertad de prensa, el reconocimiento del derecho de reunión, la defensa de la libertad de expresión o la prohibición de la tortura. Coño, espíritu conciliador traigo, pero tragaderas no, dijo Fraga dinamitando unos Pactos de La Moncloa que, pasados por el filtro “Transición Ejemplar”, quedaron para la historia como los de la unidad de todos. No fue así. Ni la voluntad colectiva ni el llamado espíritu de la transición fueron suficientes, por mucho que la historia se haya endulzado, para que la postfranquista Alianza Popular cediese.

Año 2020. Una pandemia mundial sacude el planeta y Pablo Casado, cuarta generación de aquella Alianza Popular a la que los derechos civiles le parecían un desmadre hippie, pide, una mañana más desde su cuenta de Twitter, que el Gobierno de Sánchez declare luto oficial por las víctimas españolas de la Covid-19. Una obsesión personal nada descabellada. Tampoco nada urgente a nivel sanitario. Sí simbólico a nivel político. La petición de Casado, por obsesiva, esconde un mensaje: nosotros estamos con las víctimas, el Gobierno parece que no tanto. Hoy es una mañana tranquila en la actividad de Pablo Casado. En una mañana normal, las redes del líder de la oposición combinan las autoalabanzas por su sentido de Estado con las acusaciones contra el Gobierno de Sánchez. Al mismo tiempo y en la misma red social, dirigentes del PP se hacen eco de bulos, como el de que el Gobierno de coalición ha aprobado expropiarte el piso de la playa. Bulos fácilmente comprobables.

Haciendo equilibrismo de lazos negros Pablo Casado ejerce una oposición leal, repiten desde el PP y no les falta cierta razón. Aunque el caso de campañas contra el Gobierno en mitad de la crisis de la Covid-19 sea único en Europa, el contexto local lo es todo en la política española. Y el contexto del PP se llama Vox. En comparación con la ultraderecha, Casado está comportándose como un estadista. El fascismo directamente se tira al monte. Bueno, al monte no: a Telegram. “Whatsapp no nos quiere”, denuncian en sus redes sociales. Una forma infantil –la habitual– de explicarle a la militancia que la mayor red social de mensajería móvil del mundo le tiene manía a la ultraderecha española. La realidad es otra. Whatsapp ha tomado medidas para luchar contra la difusión de noticias falsas y propaganda, como limitar los envíos masivos. Y eso supone un gran inconveniente en la estrategia de la ultraderecha de sembrar caos durante el caos para tumbar al Gobierno. Quienes días antes pedían un golpe de Estado, hoy rebajan el tono y simplemente acusan a Sánchez de haber llevado a cabo una “eutanasia masiva”. Un día más en la oficina. A medio camino afectivo entre PP y Vox, el expresidente del Gobierno y líder espiritual del espectro derecha español, José María Aznar, avisa desde su exilio en Marbella a través de FAES del peligro de la implantación en España de un “Estado autoritario marxista” aprovechando la crisis de la Covid-19. Se refiere Aznar al paquete de ayudas económicas para los sectores de la población y empresas damnificadas por el parón de actividades. Un paquete de rescate económico “autoritario y marxista” que debería ser el punto de partida de esa unión de todas las sensibilidades políticas en torno a unos nuevos Pactos de La Moncloa. Si le pudiésemos preguntar al Fraga del espíritu de consenso, al mismo que a pesar de ello se negó a estampar su firma bajo derechos civiles básicos, cuál sería su pronóstico con una derecha vestida de cacería, me temo que la respuesta no sería muy esperanzadora.

No. La derecha no va a apoyar unos nuevos Pactos de La Moncloa para la reconstrucción de un país que sea reconstruido por un Gobierno de izquierdas con una lógica de izquierdas. No lo hizo hace cuarenta años a pesar de lo que dicen las crónicas y no lo hará ahora, en plena cacería. Lo de “España rota antes que roja” va grabado a fuego en el ADN y sólo una pandemia de políticos de derechas golpeándose la cabeza podría alterar el estado natural de las cosas. Si lo sabemos Fraga y yo, lo tiene que saber Pedro Sánchez. Y, si lo sabe Pedro Sánchez, ¿por qué va a dedicar los próximos tiempos a un imposible?

La palabra clave para entenderlo es “marco”. El dichoso marco, ya saben: quien es capaz de imponer el marco, controla el debate. Y el debate en las próximas semanas, si a Pedro Sánchez le sale bien la jugada, será en torno a la lealtad, al patriotismo. Para quien hasta hace poco era llamado felón, golpista e ilegítimo por sus rivales políticos, hacerlos fotografiarse oponiéndose a una reconstrucción nacional es un éxito en sí. Desde el PP no descartan, como ya ha hecho Vox, sumarse a esos nuevos Pactos de La Moncloa. No por intención de llegar a acuerdos con “el peor presidente de la historia de España”, sino porque en el PP también saben de qué va este juego de marcos. Teníamos la voluntad de firmar un pacto de Estado, pero el presidente Sánchez ha preferido imponer su agenda radical, será la excusa del PP de Casado llegado el momento. Imposible apoyar lo que no pueden apoyar: la construcción de un Estado social fuerte que confirme el fracaso del liberalismo como solución.

Si hacer que la derecha se fotografíe oponiéndose a la reconstrucción nacional sería una batalla ganada, lograr que firme sería la victoria total en la guerra política de un Pedro Sánchez que ha demostrado tener tarifa ilimitada en su capacidad de sorprendernos. Si en 1977 Fraga estuvo dispuesto a unir su firma al consenso económico, fue para apuntalar la economía en la dirección que más le interesaba a la derecha. Y ahí podría estar la zanahoria de Pedro Sánchez. En que esta propuesta de nuevos Pactos de La Moncloa fuese honesta hasta el punto de estar dispuesto a virar en ciertas medidas económicas del Gobierno de coalición hasta el punto que al PP le pudiese interesar participar de manera real en las negociaciones. Lo cual sería, por la misma lógica que impide rezarle a dios y a la ciencia al mismo tiempo, una crisis de Gobierno. Una crisis de Gobierno de la que un Pedro Sánchez, convertido en Hombre de Estado dispuesto a todo por la unidad de los dos grandes partidos, saldría teóricamente reforzado. Lo hemos visto repetir unas elecciones para no gobernar con Unidas Podemos y lo hemos visto gobernar en armonía con Unidas Podemos. Con Sánchez nada es imposible. Veremos. Espero, más temprano que tarde, poder seguir analizando la gran jugada de los próximos tiempos políticos con mi amigo Juan, cerveza en mano.


Fuente → ctxt.es

banner distribuidora

Pactos de La Moncloa: imposibles o crisis de Gobierno Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR