Proyecto Faq Angelina Gatell, un recuerdo, un 14 de abril

lunes, 20 de abril de 2020

Angelina Gatell, un recuerdo, un 14 de abril

Angelina Gatell, un recuerdo, un 14 de abril
Arturo del Villar

-
Aquel primer recuerdo infantil marcó toda su vida, entregada al afán de recuperar el sentimiento impulsado en 1931. Debió su formación política a la República, mantenida como la aspiración de sus intereses vitales, con influencia en su escritura

Nacida en Barcelona el 8 de junio de 1926, Angelina Gatell tenía 4 años el 14 de abril de 1931, y ese día vivió su primera experiencia memorable, sin comprenderla, pero sin poder olvidarla nunca, de la mano de su padre en las Ramblas. Por lo que le contaron, desde su tatarabuelo todos en la familia habían sido republicanos probados, y a mí me regaló un trozo de bandera tricolor que, me aseguró, guardaban desde la Gloriosa, y que ahora mismo miro con emoción colgado en mi biblioteca.

Relató por escrito que su familia era pobre más que humilde, su padre era un modesto curtidor que se quedó sin trabajo después de la guerra, al estar considerado un rojo, gravísima acusación entonces. Por ello se vieron obligados a emigrar a Valencia en febrero de 1942, en donde nadie los conocía. Allí transcurrió su juventud y se produjo su descubrimiento de la poesía, al integrarse en una tertulia literaria a la que asistían María Beneyto y los hermanos Gaos, más dos poetas de otras tierras, José Hierro y el malogrado José Luis Hidalgo. En 1954 obtuvo el premio Valencia con su primer libro, Poema del soldado, que yo rebauticé “Poema desolado” en un comentario con el que ella estuvo de acuerdo.


Desde 1959 residió en Madrid, en donde se dedicó al doblaje, sobre todo como directora y ajustadora de textos, hasta crear su propia empresa. Y en la capital del Estado fascista creó en 1966 la tertulia literaria Plaza Mayor, con José Hierro, Aurora de Albornoz y José Gerardo Manrique de Lara, en la galería de arte y librería de Carmina Abril, en la calle Mayor.

La mantuvieron cuatro años, asumiendo las obligaciones de la dictadura: debían presentar en la comisaría del distrito los textos que serían leídos, y si no se prohibía el acto se podía celebrar, con la presencia obligada de un delegado gubernativo encargado de comprobar que nadie se salía del guión. Padecieron prohibiciones y amonestaciones, por lo que en 1970 decidieron no continuar, ya que la dictadura parecía eterna.

En 2004 la editorial Bartleby publicó una antología de sonetos titulada Noticia del tiempo, con la memoria del 14 de abril relatada en la página 93:


Primer recuerdo

ENGARZADO en la brisa, casi gema,
tu recuerdo primero, en este espacio
con su dulce violencia te pervive,
insiste, dura, intacto entre los días.

Fue un catorce de abril. Tus ojos eran
asombro y campo abierto. Sin saberlo
absorbiste los cánticos, la imagen
de trémulas banderas, la alegría

que llameaba en el aire; aquellas manos,
palmas al gozo abiertas, y el aliento
libre y puro del mar… Tanta belleza

en tu primer recuerdo rescatando
de la nada el ensueño, ¿te ha valido,
en el frío país del desaliento?


Este soneto blanco se basa en el recuerdo de aquella experiencia vivida de la mano de su padre en la Rambla, entre cánticos, el Himno de Riego, las banderas tricolores y la alegría desbordada del pueblo al haber echado al tirano y abolir la dinastía borbónica para siempre, según se pensaba entonces. La autora mantiene un monólogo interior con ella misma, se habla en un distanciamiento lírico, se dice “tu recuerdo primero”, “te pervive”, “Tus ojos”, “absorbiste los cánticos”, “tu primer recuerdo”, y concluye preguntándose si le había servido aquella experiencia republicana para sobrellevar las vicisitudes de su historia.

Aquel primer recuerdo infantil marcó toda su vida, entregada al afán de recuperar el sentimiento impulsado en 1931. Debió su formación política a la República, mantenida como la aspiración de sus intereses vitales, con influencia en su escritura. Por ello la podemos calificar de poeta republicana con toda justicia.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.


Fuente → loquesomos.org

banner distribuidora

Angelina Gatell, un recuerdo, un 14 de abril Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR