Proyecto Faq 14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista

miércoles, 15 de abril de 2020

14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista

 

 Felipe VI no logra remontar la decadencia de una institución lastrada por los escándalos de su padre, pero frente a la que tampoco existe a día de hoy una alternativa en el corto plazo.

14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista
Diego Díaz 

Si la monarquía no es útil, al menos que no nos lo recuerde en 'prime time”. La frase no es de ningún conocido intelectual o político republicano, sino del publicista y ex jurado de Operación Triunfo, Risto Mejido. Angels Barceló en la SER: “Duraron más las caceroladas que el discurso del rey. Sobran los discursos dirigidos a una población a la que imagina tan pueril como para intentar esconderle la realidad”. El final de la Monarquía no está en el orden del día, pero ha dejado de ser un tema tabú en España.

Descuelgo el teléfono para hablar con Javier Pérez Royo, catedrático de derecho constitucional de la Universidad de Sevilla. Comentamos el último discurso del Rey, del que lo más destacado no fueron sus palabras, sino sus clamorosas ausencias, así como la sonora cacerolada con la que fue respondido en muchas ventanas y balcones, y de la que hasta los medios más conservadores tuvieron que hacerse eco. “¿Cómo lo viste?”. “Fue un discurso muy plano, propio de una persona que se siente avergonzada y que decide no hablar de lo que todo el mundo espera que hable” responde Pérez Royo.

“Podría haber hecho una alusión, aunque fuera muy suave, a la cuestión de su padre”, señala Xuan Cándano, periodista de RTVE y ex director de la revista asturiana Atlántica XXII, que coincide en señalar con el jurista sevillano que la Casa Real no está siendo bien asesorada. Rubalcaba ya no está y la Casa Real carece en su momento más difícil de un consejero a la altura de Sabino Fernández Campo, secretario personal del Rey Juan Carlos I desde 1977 hasta principios de los años 90. Los nuevos cortesanos no parecen excesivamente brillantes a la vista de los errores tácticos y estratégicos.

Para Pérez Royo los aciertos de la institución monárquica han sido escasos con posterioridad a la abdicación de Juan Carlos I. En un artículo en El Diario.es Rosa María Artal, ex periodista de RTVE, señalaba que el Rey “despertó en algunos ciertas expectativas de cambio a una modernidad de fondo que no se han confirmado”, así como que “se le escapan los rictus y adolece de falta de empatía”

En opinión de David Jiménez, un periodista liberal que cada vez va más por libre, “la estrategia de la Casa Real, que busca proteger al hijo sacrificando al patriarca de los Borbón, está condenada al fracaso”. Así lo manifestaba en marzo en un artículo en The New York Times, diario para el que en la actualidad es corresponsal, titulado “Monarquía española: regeneración o caída”. El periodista, que abandonó El Mundo a raíz de las presiones que relató en su libro El Director, considera que solo una reforma constitucional y un referéndum pueden relegitimar una institución seriamente dañada. El ruido de las cacerolas ha llegado a la prensa extranjera. Fue, recordemos, un medio británico el que destapó los escándalos económicos de Juan Carlos I, que incluyen además amenazas a su ex amante Corina Larsen.

Pánico en La Zarzuela. Señales en el Twitter

“Ahora mismo la Monarquía está en pánico” señala otra fuente consultada, buena conocedora de la política nacional, y que apunta que en Madrid, capital del Reino, “todo el mundo anda muy nervioso” ante un panorama que con la pandemia se ha vuelto más inestable e impredecible que nunca. Aunque la foto del Rey reunido en su despacho con la vicepresidenta Nadia Calviño trató de ser interpretada en Twitter como un mensaje cifrado por parte de algunos comentaristas de derechas, los supuestos movimientos de PP y Vox para apoyarse en el Rey y provocar la expulsión del Gobierno de los ministros de Unidas Podemos parecen haberse apaciguado, si es que alguna vez fueron realmente en serio. ¿Significa eso que fluya el amor entre Gobierno y Corona? “Te puedo asegurar de todas formas que al Rey no le hace ninguna gracia que haya ministros de Unidas Podemos en el Gobierno”, comenta.

Xavier Domènech, considera Felipe VI se está convirtiendo en “el Rey de la derecha”: su momento fundacional no fue el 23F sino su discurso del 3 de octubre 

Ciertamente la coalición liderada por Pablo Iglesias ha tenido que rebajar su republicanismo por exigencias del guión gubernamental, pero no por ello ha dejado de sumar sus votos a los de los grupos políticos que reclaman una comisión parlamentaria para investigar los negocios de Juan Carlos I. La posibilidad de ver al Rey emérito sentado en el Congreso respondiendo a las preguntas de los diputados de UP, Bildu, ERC o la CUP, produce lógicamente sudores fríos en la Zarzuela. De momento el bloqueo del PSOE es vital para impedir esta desagradable imagen, sin la trascendencia legal del juicio que tiene pendiente, pero mucho más escandalosa.

Cuando el carlismo suena, agua lleva

“Los carlistas son siempre un termómetro de la crisis de la Monarquía. Cuando los carlistas hablan es que hay alteraciones en la fuerza. Y llevan ya una temporada emitiendo”, señala el periodista de CTXT Guillem Martínez. Para Martínez la Monarquía afronta una grave crisis con el juicio al Rey emérito en Londres por sus escándalos de corrupción. En su opinión, que en este contexto el pack PP-Vox se haya convertido en el principal valedor del Rey es una mala noticia de cara a la perpetuación de una institución que no está sólidamente asentada y que en España ha sido desde el siglo XIX “una constante lucha por la vida”.

El historiador y ex líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, considera Felipe VI se está convirtiendo en “el Rey de la derecha”: “su momento fundacional no fue el 23F sino su discurso del 3 de octubre, que a una parte de la sociedad le generó un rechazo enorme, porque habría preferido un tono más conciliador”. Cree que puede terminar siendo un Rey inútil y poco funcional con una crisis de legitimidad para la que carece de agenda cierre.

A día de hoy lo considera poco capacitado para liderar ningún gran pacto nacional al estilo de los nuevos Pactos de la Moncloa que ha pedido Pedro Sánchez. En su opinión si la Monarquía solo gusta a los votantes de Vox y a los más ultras del PP, es que “está jugando muy mal sus cartas”. Para Domènech el PSOE no ha estado cómodo con los últimos dos grandes discursos del Rey, especialmente con el del estado de alarma y el confinamiento, en el que “ha dado la impresión de estar utilizando el peor momento del país para tratar de lavar sus problemas”. Pérez Royo no obstante resta importancia a ese supuesto enfriamiento de las relaciones entre Corona y PSOE: “la dirección del PSOE, no así su base, tiene un compromiso muy fuerte con la monarquía desde la Transición. Es un partido totalmente dinástico”.

¿Y el republicanismo?

Que la Monarquía esté en crisis no significa sin embargo que exista un fácil reemplazo por una República. Más allá de esporádicas respuestas espontáneas a los casos de corrupción, como la cacerolada convocada contra el discurso del Rey, no existe en España un movimiento republicano de masas. Tampoco la República está a día de hoy entre las prioridades de la fuerza teóricamente más republicana, UnidasPodemos.

Domènech señala en todo caso que muchas veces las Repúblicas no llegan tanto de un lento y progresivo proceso de acumulación de fuerzas, como por un rápido colapso del sistema monárquico, como pasó en la I República. Guillem Martínez también señala que la ausencia de republicanismo nunca ha sido un problema en un país en el que “las repúblicas siempre se improvisan”. La paradoja pues es que a día de hoy que nadie se imagina la llegada de la República, pero también parece cada vez más improbable la perpetuación de la Monarquía en la princesa Leonor.

Según Domènech el porcentaje de españoles partidarios de un referéndum sobre la República es similar al de catalanes partidarios de un referéndum de autodeterminación. En su opinión el malestar está ahí, latente, “la diferencia con Catalunya es que en Españaa no hay nadie que haya decidido activarlo”. Tras el confinamiento la crisis catalana y la crisis monárquica reaparecerán, apunta Pérez Royo. ¿Puede sobrevivir la Monarquía como garantía de la unidad de España? En opinión de Domènech incluso también en eso la República podría terminar convirtiéndose en la mejor opción para lograr un pacto con los nacionalistas y garantizar la cohesión territorial.


Fuente → elsaltodiario.com

banner distribuidora

14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR