Proyecto Faq Viajes Meliá o cómo hacer negocios al amparo de Franco

sábado, 14 de marzo de 2020

Viajes Meliá o cómo hacer negocios al amparo de Franco


 
José Meliá o cómo hacer negocios al amparo de Franco: El 4 de mayo de 1911, nacía en Campaña (Valencia) el empresario turístico José Meliá Sinisterra. Según la Real Academia de Historia, su familia era propietaria de una empresa exportadora de naranjas y consignatarios de buques y mandó a su vástago a Francia y Gran Bretaña para formarse. Después de trabajar en la empresa familiar, el joven Meliá tuvo una revelación con 33 años: “Comprendí que la posguerra traería consigo el deseo de viajar y de contemplar nuevos horizontes”. Por ello, en 1944, abrió una Oficina de Turismo y, solo tres años después, Viajes Meliá S.A. era una de las marcas más importantes del sector turístico, comenzando su expansión con la compra de hoteles, primero en Mallorca y luego en el resto de España y el mundo. Meliá se iba a convertir en un magnate de uno de los pilares económicos de capitalismo español: el turismo
 
Meliá construyó su imperio durante el franquismo y bajo el amparo de Franco. Según cuenta Mariano Sánchez Soler en su libro La familia Franco S.A. (Rocaeditorial, 2019) –la reedición corregida y ampliada de Los Franco S.A.–, José Meliá formaba parte del “clan de El Pardo”, un reducido grupo que conformaban la familia del dictador y un puñado de grandes empresarios. Y es que, su cercanía con el franquismo le viene de su juventud. Dos años después de que estallara la Guerra Civil, Meliá Sinisterra se unió al bando nacional como voluntario, llegando a alcanzar el grado de alférez y siendo miembro del Servicio de Información Militar y jefe de la Policía Militar de Barcelona.

Sin embargo, su gran enlace con Franco fue José María Sanchiz Sancho, apodado ‘el mago de El Pardo’ y, en palabras de Pilar Franco, “el ser más tortuoso de la creación”. Sanchiz Sancho fue el tío político de Cristobal Martínez Bordiú, marqués de Villaverde y el marido de la única hija de Franco, Carmen Franco. José Meliá consiguió captarle como consejero de su compañía de viajes y de esta forma se abrieron las puertas del régimen a los negocios turísticos del valenciano.

La relación con Sanchiz Sancho era de vital importancia para acercarse al dictador. ‘El mago’ era uno de los hombres de confianza de Franco, un auténtico fontanero, el señor Lobo del Régimen. Sanchiz Sancho fue el titular de Explotación de Valdefuentes S.A., la compañía propietaria de la finca Valdefuentes, de casi diez millones de metros cuadrados, una de las más importantes propiedades del dictador, lugar en el que ahora se sitúa el centro comercial Xanadú, a las afueras de Madrid. Y hasta él llegaron los tentáculos de José Meliá que, aunque vendió su imperio hotelero a la familia Escarrer en la década de los 80 tras una enorme deuda contraída con el Banco Coca, se mantuvo como presidente honorífico hasta su muerte en 1999.

El consuegro de un historietista del Régimen

Crónica de la boda entre la hija de José Meliá y Juanjo de Aróztegui Huarte publicada en el ABC el 27 de abril de 1966
“En la basílica de San Francisco el Grande se ha celebrado el enlace matrimonial de la señorita Maripi Meliá Goicoechea con don Juanjo de Aróztegui Huarte”. Así recogía la edición matinal del ABC del 27 de abril de 1966 la boda de la hija de José Meliá, María Pilar, como su madre. Como cuenta la crónica, fueron testigos de su boda algunos importantes cargos franquistas de la época como Faustino García Moneó, ministro de Comercio, Germán Burriel Rodríguez, subsecretario de Asuntos Exteriores, o Alejandro Rodríguez de Valcárcel, vicesecretario general del Movimiento. Pero también nombres relacionados con la legislación en materia turística, lo que da fe de las buenas relaciones del padre de la novia con el sector público: Antonio Rodríguez-Acosta, subsecretario de Turismo; Juan de Arespacóchaga y Felipe, director general de Promoción del Turismo; León Herrera y Esteban, director general de Empresas y Actividades Turísticas; y Alberto de Uribe y Uriarté, presidente nacional de Hostelería. La crónica del ABC daba buena cuenta de la fantástica relación que Meliá mantenía con el statu quo político-económico de la dictadura.

Sin embargo, a pesar de sus ya buenas relaciones políticas, esa boda iba a afianzar todavía más sus cercanía al régimen franquista. Ese día se convirtió en consuegro de Avelino de Aróztegui y Vastoure, arquitecto e historietista del aparato propagandístico del Movimiento Nacional

De Aróztegui y Vastoure –o Bastoure– llegó a ser director artístico del tebeo falangista Flecha, posteriormente denominado Flechas y Pelayos a partir de 1938, del que fue subdirector. Fue un habitual de La Ametralladora o Maravillas, y de otras revistas como Unidad, Esto o Cucú. Sus dibujos también ilustraron libros como Poemas de la Falange Eterna, de Federico de Urrutia, y cartelería fascista .

Otro de los hijos de José Meliá, de idéntico nombre que su padre, fue diputado en la III Legislatura (1986-1989) en el Congreso de los Diputados por la Coalición Popular, el partido de transición entre Alianza Popular y el actual Partido Popular. Un año antes había abandonado la presidencia de Viajes Meliá.


Fuente → Yoibextigo

banner distribuidora

Viajes Meliá o cómo hacer negocios al amparo de Franco Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR