Proyecto Faq El rey está desnudo

lunes, 30 de marzo de 2020

El rey está desnudo




El rey está desnudo

¿Estamos ante el fin de la monarquía en el Estado español? ¿Fue la cacerolada durante el discurso de Felipe VI su ‘momento Ceauçescu’? El tiempo nos dirá si es así. Lo que parece una certeza es que la maniobra de Estado para que Felipe VI repudiara a su padre no ha funcionado. Cada día son más aquellos que rechazan la monarquía y que no se creen los mitos creados en torno a supuestos reyes modélicos. Por mucho que los corifeos monárquicos pongan en valor el comunicado de la Casa del Rey ha quedado en evidencia, como narró Andersen, que el rey está desnudo.

El domingo, 15 de marzo, fue el primer día del Estado de Alarma y la ciudadanía afrontaba con preocupación una crisis sanitaria no conocida en el último siglo. Ese día, un domingo por la tarde, fue el elegido por la Casa del Rey para publicar un comunicado insólito contra el rey emérito. ¿Fue casualidad o un intento de que pasara lo más desapercibido posible? De igual forma, el martes 18 de marzo, Felipe VI decidió dar un discurso sobre la crisis del Coronavirus. Lo curioso es que mientras él narraba un discurso sin contenido relevante alguno, gran parte de la ciudadanía pensaba en el escándalo de las comisiones, las cuentas en paraísos fiscales y las donaciones no declaradas por el rey emérito y sobre las que prefirió no mencionar nada. Surrealista, ¿verdad?

Como señalábamos, han sido varios los medios del Establishment que han puesto en valor la gesta del rey actual por haber repudiado a su padre, haber renunciado a una posible herencia y además haberle dejado sin asignación económica. Ahora bien, son varios los análisis jurídicos que han dejado en evidencia que la renuncia a la posible herencia, no es más que un gesto ya que carece de validez jurídica. Más desapercibido ha pasado el hecho de que la Casa del Rey conociera los chanchullos de Juan Carlos I, al menos, desde marzo de 2019 y que haya pasado un año para que haya tenido que reconocerlo públicamente. ¿Es un comportamiento ejemplar? La cacerolada y las encuestas apuntan lo contrario.

Las monarquías actuales se vienen a definir como un residuo del Antiguo Régimen anterior a la Revolución Francesa. En las democracias liberales, los Estados que aún conservan casas reales, el papel de estas ha quedado reducido a un papel mayormente simbólico en lo que se conocen como monarquías parlamentarias. Además, aunque pueda parecer contradictorio, teniendo en cuenta la naturaleza misma de la monarquía, algunas de las democracias más avanzadas del mundo son monarquías parlamentarias. Lo que diferencia a la española con la otra decena de monarquías que reinan en el marco europeo es que, además de ser un residuo del Antiguo Régimen, está conectada con el régimen anterior, el franquista, pero no solo eso. Son al menos 3 las diferencias con el caso español.

En primer lugar, las Casas Reales actualmente reinantes tuvieron un papel antifascista en defensa de sus sociedades en el contexto la II Guerra Mundial y los totalitarismos del siglo XX, como decíamos, la española justo lo contrario. En segundo lugar, España es un caso sui generis en el que tras haberse convertido en una república, y por dos veces, ha vuelto a introducirse la monarquía y en tercer lugar, la española es la monarquía más cuestionada de Europa, motivo por el cual hasta el mismo CIS ha dejado de preguntar por ella.

La segunda restauración borbónica, decidida por el dictador Franco, fue acompañada de una posterior introducción en el pack constitucional. El mismo Suarez reconoció en una entrevista que no se hizo un referéndum ex ante, como se hizo en Italia, ya que la opción monárquica hubiera perdido. Del mismo modo, el Establishment creó una serie de mitos relacionados con la imagen del jefe del Estado. Los mitos por todos conocidos van desde lo personal, diciendo que era un rey cercano, ‘campechano’ e incluso austero. Se extendió la idea que la democracia llegó gracias a él, o que, salvó a España de un golpe de Estado.

En resumen, una leyenda sobre un monarca ejemplar que no participaba en política y que se dedicaba a sus funciones constitucionales. Lo máximo que se rumoreaba, dentro del tabú comunicativo, era que tenía una vida más propia de una película de Alfredo Landa o de Ozores, pero eso no afectó a su imagen, más allá de que ahora haya algunas personas que reclamen su paternidad. El hecho de que su entorno de amigos acabara condenado por todo tipo de delitos económicos, no sembró sospechas y tuvo que llegar el caso Noos, que afectó a su hija y a su yerno, para que se empezara a asumir que quizás el rey fuera un comisionista y que tuviera cuentas en paraísos fiscales, algo que su examiga Corinna Larssen vino a confirmar, al igual que lo ha acabado haciendo su propio hijo. ¿Quedan juancarlistas? Parece que no.

El actual monarca, Felipe VI, fue coronado por medio de una operación de Estado fugaz que tenía como objetivo salvar a la monarquía entre tanto escándalo. El monarca también conocido como ‘El Preparado’, por haber hecho estudios universitarios, un master y la carrera militar en menos tiempo que el Sr. Casado, ha intentado pisar menos charcos, pero no lo ha conseguido. En octubre de 2017 cuando tuvo oportunidad de arbitrar y mediar en relación a Cataluña, prefirió dar un discurso bélico y político. El nuevo rey se acabó convirtiendo en un referente de los sectores más reaccionarios. Pero no solo eso, son múltiples las informaciones que le acusan de un supuesto papel en la "guerra económica" contra Catalunya, ¿se aclarará?

En definitiva, no cabe duda que los poderes fácticos y clásicos protegerán la monarquía. No hay más que ver que en el Congreso y Senado se vetan todas las iniciativas que tengan vocación de dar más transparencia a los asuntos sobre la Casa Real. Los corifeos reales seguirán defendiendo al nuevo rey como pilar del llamado ‘Régimen del 78’, como hicieron con Juan Carlos, hasta que dejaron de hacerlo. Ahora bien, es evidente que incluso en este tiempo de preocupación y desasosiego por una pandemia que nos mantiene a todos y a todas confinadas, cada vez es mayor la parte de la ciudadanía que se pregunta: ¿para qué sirve un rey?

 

Fuente → blogs.publico.es

banner distribuidora

El rey está desnudo Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR