Proyecto Faq Los discursos de Felipe VI me revuelven las entrañas

viernes, 7 de febrero de 2020

Los discursos de Felipe VI me revuelven las entrañas

 
  • "Felipe VI es jefe del Estado español gracias a un sanguinario y genocida dictador que derrocó a un régimen democrático y a un delincuente múltiple coronado como rey"
  • "Felipe VI simpatiza con Vox y con la ultraderecha, es el rey de las élites franquistas que hoy todavía nos gobiernan y explotan con impunidad"
  • "Blanquearle, blanquear sus palabras, ensalzarlas o usarlas políticamente no es aceptable"
Los discursos de Felipe VI me revuelven las entrañas: Personalmente, los discursos de Felipe VI me revuelven las entrañas, no tanto porque oscilen por lo general entre la hipocresía y el cinismo, sino porque se sustentan en una ardorosa ilegitimidad e ilegalidad.

Felipe VI es jefe del Estado español gracias a una sublevación militar ultraderechista apoyada por fascistas italianos y nazis alemanes que causó más de un millón de muertos, nos convirtió en el segundo país del mundo con más desaparecidos después de llenar cunetas, descampados y cementerios de fosas comunes y cadáveres. Personas que perecieron única y exclusivamente por ser comunistas, anarquistas, sindicalistas, progresistas, ateos, catalanes, vascos, gallegos… o cualquier otra clase de disidencia. Pero Felipe VI no solo ostenta hoy la jefatura de la Gloriosa España gracias a aquella infame, cruel y sangrienta guerra que terminó con la democracia hace ya más de ochenta años, sino que también lo es gracias a la complicidad de su padre y su abuelo –este último hasta se ofreció a combatir con los fascistas– con las torturas, los asesinatos, las violaciones y los crímenes más atroces.

Las mujeres violadas, torturadas y ultrajadas lo fueron delante de sus regias presencias y contaron con su prudente y aquiescente silencio. Y las ciudades bombardeadas, los niños asesinados, los bebés robados y los penosos exilios no fueron episodios que se produjeran contra la voluntad monárquica. Ni tan siquiera el garrote vil, las caídas por las ventanas y las torturas en los sótanos de los cuerpos policiales han contado con reproche regio alguno. Diría que todo lo contrario.

Porque si los primeros cuarenta terribles años tras la caída de la democracia no parece que permitan de glorificación alguna, los siguientes cuarenta años tampoco es que den para grandes regocijos. Un rey, Juan Carlos I, que en base a su inviolabilidad jurídica organizó un régimen autoritario y mafioso de apariencia democrática que todavía hoy sigue vigente y que ha permitido a los franquistas que hicieron o sostuvieron su poder y su riqueza durante las décadas de la pobreza, la explotación y los campos de concentración seguir en sus privilegiadas posiciones. Un rey que, además, ha cometido múltiples delitos y fechorías, sin contar un sospechoso enriquecimiento que hoy pocos pueden dudar que procede de un origen delictivo y que ha transformado el Estado español en un antro de corrupción que no encuentra comparación en ningún país avanzado del mundo.

En definitiva, Felipe VI es jefe del Estado español gracias a un sanguinario y genocida dictador que derrocó a un régimen democrático y a un delincuente múltiple coronado como rey que organizó un régimen autoritario y mafioso de apariencia democrática que se sustenta en una falsa alternancia de rojos y azules que, en esencia, son partidos controlados por las mencionadas élites que hicieron o sostuvieron su poder y su riqueza durante el franquismo y que, a su vez, se apoyan en medios de comunicación también rojos y azules que, igualmente, están subordinados a los mismos patrones y patronos.

En estas condiciones, solo existe un discurso aceptable y loable de Felipe VI: su abdicación acompañada de los derechos dinásticos de su familia y la apertura de un proceso constituyente; una comisión de la verdad facultada para juzgar y condenar a las élites que se enriquecieron o colaboraron con el régimen franquista, condenarlas, expropiar sus riquezas y reparar a las víctimas que queden con vida y a sus familias; y la puesta a disposición de la mencionada comisión de todos los bienes y riquezas de la Familia Real, así como toda la documentación existente para enjuiciar los múltiples delitos de Juan Carlos I y aquellos que pudiera haber cometido Felipe VI y cualquier otro miembro de la Familia Real y su círculo más cercano.

Todo lo demás, revuelve las tripas por constituir un ejercicio de hipocresía y cinismo. Felipe VI no está con nosotros, no está con los progresistas, el progreso, la justicia social, la liberación de la mujer o la mejora medioambiental. Felipe VI simpatiza con Vox y con la ultraderecha, es el rey de las élites franquistas que hoy todavía nos gobiernan y explotan con impunidad. Felipe VI no se jugaría el pellejo por evitar nuevos campos de concentración y nuevas purgas, torturas o desapariciones si llegara el caso y ello fuera aceptado internacionalmente. Felipe VI no está en nuestra trinchera, no es el rey de los ciudadanos, los denunciantes o los demócratas, es el rey de los poderosos, los corruptos y los ultraderechistas. Felipe VI es el enemigo de todo aquel que tenga unos mínimos valores democráticos, sociales y humanos, es el mayor obstáculo para la edificación de una o varias repúblicas y para la convivencia pacífica de los pueblos de España. Felipe VI no es un ariete para usar contra la extrema derecha: Felipe VI es la misma extrema derecha.

Blanquearle, blanquear sus palabras, ensalzarlas o usarlas políticamente no es aceptable. Es propio del PSOE, la mayor estafa de las últimas cuatro décadas y el pilar más importante del régimen autoritario de apariencia democrática nos oprime, pero no es propio de nosotros: es una línea roja que jamás se debe ni debemos traspasar, ya no porque revuelva las tripas, que también, sino porque supone un insulto a las millones de víctimas del franquismo y del régimen monárquico posterior.


Fuente → cuartopoder.es

banner distribuidora

Los discursos de Felipe VI me revuelven las entrañas Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR