Proyecto Faq La detención de Lluís Companys

domingo, 13 de octubre de 2019

La detención de Lluís Companys

La detención de Lluís Companys: A partir de un documento localizado por el historiador Joaquim Aloy, reconstruimos los hechos que convirtieron a Companys en el único presidente europeo elegido democráticamente que murió fusilado durante el siglo XX

El historiador Joaquim Aloy localizó en el Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam un manuscrito de nueve páginas escrito por Carme Ballester, en el que la esposa de Companys narra en primera persona la detención de su marido en La Baule, a Bretaña. En octubre de 2010, SÀPIENS y el portal Memoria.cat, la web de la Asociación Memoria e Historia de Manresa, lo publicaron por primera vez.

1   13 de agosto, comienza la cuenta atrás

El 13 de agosto de aquel infernal verano de 1940 comienza el fatal cuenta atrás de la vida del presidente de Cataluña. Es testigo Carmen Ballester, que nunca más podrá olvidar la detención de su marido y de su sobrino, Francisco Ballester, que también se encontraba en la casa cuando seis agentes de la policía del ejército alemán se presentaron. Quien conoció a Carmen Ballester explica que aquella escena la marcó para siempre, que no la quiso explicar a nadie, a excepción de un círculo muy íntimo, familiar. Fue su trauma persistente, su dolor en vida.

Carme Ballester de Companys, que es como firma el manuscrito la esposa del presidente de la Generalitat, certifica que "todo lo aquí expuesto es exacto". La narración se inicia el 13 de agosto del 1940, cuando, a las seis y media de la tarde, "dos hombres vestidos de civil y cuatro con uniforme de soldado alemanes (además, no hablaban otra lengua que la alemana) entraron en la casa con las metralletas en la mano. Y apuntando a mi marido y a mí misma, nos hicieron un registro personal... Cuando constataron que encima no llevábamos nada, entonces pusieron toda la casa en ruido y todo lo dejaron volteado; pero encontraron dentro un cajón nuestro capital, 70.000 francos; entonces ya empezaron a estar contentos del hallazgo; seguido se lo pusieron en el bolsillo, también se llevaron todos los documentos que encontraron, incluso nuestras cartas de identidad y los pasaportes diplomáticos, así como entre los papeles había títulos como el de abogado y otros , que mi marido quería conservar ".

2  Pedro Urraca, el delator que condujo a la policía alemana a las puertas de Companys

Fotografía de boda de Pedro Urraca, el policía franquista que entregó Compañeros

Los Companys no habían previsto, por supuesto, aquella intromisión, ya que, a pesar de que habían tomado medidas de seguridad, hasta entonces habían vivido sin muchos obstáculos por parte de la policía alemana. El personaje clave en la detención de Companys es el policía franquista Pedro Urraca Rendueles, que vigilaba a Companys desde su llegada a París y, además, disponía de la ayuda y la complicidad de políticos y policías franceses colaboracionistas con los nazis . De hecho, fue Urraca quien dio la dirección de Companys a los policías alemanes y quien les dijo que allí se escondían el dinero de la Generalitat en el exilio.

La fuerza de Ballester
El dramatismo es constante en el relato de la esposa de Companys: "[...] los soldados apuntando mi marido, sentado en una silla, y yo tenía que conducir los dos hombres de civil, diciéndoles dónde estaban las cosas , pero siempre sintiendo un revólver que me apoyaban en la espalda ". Terminada la operación, a las nueve de la noche, los soldados llevan el presidente de Cataluña y el sobrino de su mujer, Francisco Ballester, que dormirán esa noche en una iglesia desmantelada del pueblo que la policía militar alemana tenía como cuartel general.

Al día siguiente Ballester, desolada, sin ánimos de explicar la situación a nadie, hace de tripas corazón y decide ir a ver a su marido: "[...] tomo la bicicleta y fui a La Baule. Allí estaba la Commandartur. Van decirme que no sabían de qué les hablaba, van desembarazarse de mí. Al salir, y en la puerta, un hombre, que me pareció francés por su habla, me dice discretamente: 'Vaya a la villa Carolina ".

3  El último encuentro en la villa Carolina

Josep Tarradellas, Carmen Ballester y Lluís Companys paseando Casa Casellas - Archivo Fotográfico de Barcelona - Fondo Lluís Companys

Efectivamente, Companys había sido trasladado en esta torre donde operaba la administración nazi de la zona. Ballester consigue la dirección de la finca y no duda en ir: "[...] Sólo oía voces de gente que hablaban en alemán. Seguido me di cuenta que el lugar era peligroso, pero yo lo había decidido: pase lo que pase, (tenía que ir) donde era mi marido. Me senté, esperando que pasara alguien. Así fue: un soldado pasó y quedó sorprendido al verme y, de apariencia tranquila, me habló. Nada que hacer, no nos entendemos [...] Las autoridades me sacaron casi a golpes de pies ".

Finalmente, consigue hacer entender a un oficial nazi que quiere ver a su marido, que le han confirmado que está allí. El oficial se la quita de encima: "[...] me dice: 'En España murieron alemanes y camaradas míos'. Yo le digo: '¿Qué culpa (en) tiene mi marido si ustedes nos querían hacer la guerra? ". Desconsolada, decide irse, pero al salir se produce el deseado encuentro: "[...] veo cuatro soldados en cascada, en medio estaba mi marido, que lo trasladaban en otro lugar. Corrí (hacia él), pero el oficial me cogió del brazo para sacarme fuera. No voy oponer resistencia. Sólo grité: 'Luis'. Jesús se volvió hacia mí y me hizo un signo con la mano queriendo decir: 'Quítate de ahí!'. Ya no lo vi más ". Este es el último encuentro entre Carmen Ballester y Lluís Companys.

4  Los registros nazis y la entrada en prisión parisina de La Santé

Taller de carpintería de La Santé, fotografía de finales del siglo XIX Wikimedia Commons

Ballester recuerda en el escrito que en los días siguientes continuaba recibiendo la visita de los nazis en casa: "[...] venían soldados con los dos hombres de civil y (va) continuar la pesquisa. Buscaban oro y dinero. Decían que no era posible que un presidente viviera con tanta modestia. Yo les dije: 'Si ustedes conocieran quién es Companys, su pregunta sería inútil ". Convencidos de la veracidad de lo que les había dicho Pedro Urraca, los agentes alemanes volvieron cuatro veces al chalet para cachearle. Se llevaron, según otro documento que también forma parte del archivo de Josep Ester, una cámara fotográfica, unos prismáticos, equipajes con efectos personales de la familia y 70.000 francos, de los cuales 5.000 fueron más adelante devueltos a la señora Compañeros .

Los días en prisión parisina
El día 20 Lluís Companys y Francesc Ballester son trasladados, en dos coches descapotables y escoltados por agentes de la policía alemana, en la prisión de La Santé, en París, donde el presidente quedó incomunicado en una celda individual. Según el testimonio del policía Pedro Urraca, que le hizo el primer interrogatorio en prisión parisina: "El encuentro (a Companys) sumamente avejentado, mucho más que la última vez que le vi en París, Hace tres meses aproximadamente".

A Carmen Ballester le hace saber el traslado un alto oficial nazi el día antes, el 19, cuando le ofrece un trato bien injurioso: "[...] Él dijo: 'Si usted quiere, aunque lo puede salvar , si nos dice dónde está todo el dinero y los documentos '. Les juré que no tenía nada más. 'Bueno, pues mañana por la mañana nos lo llevamos ". La esposa de Compañeros cae enferma, desfallecida, sin ánimos ni fuerzas para seguir luchando. Al cabo de unos días, un médico amigo de la familia establecido en París le confirma que el presidente de Cataluña continúa cerrado en La Santé. Pasan más días sin noticias. Son los tiempos más angustiosos para Carmen Ballester hasta que "recibí otras palabras del mismo doctor, acompañados de otros y de mi marido, diciéndome que se lo llevaban a España, pidiéndome que tuviera coraje, que si yo soportaba esta prueba, él sería más fuerte ".

5  De París a Madrid, donde fue torturado y tratado como un animal de feria

Imagen tomada por Josep Maria Solé i Sabaté de la celda donde estuvo encerrado Lluís Companys en Madrid del 29 de agosto al 3 de octubre de 1940

El 29 de agosto Companys, siempre custodiado por Pedro Urraca y varios agentes alemanes, es conducido en coche hasta Irún, en la frontera con España, donde fue entregado a las autoridades franquistas. Antes de llegar, pero, Urraca hace una fotografía al presidente catalán para demostrar que lo entrega en perfecto estado. A partir de entonces, las cosas serán muy diferentes. Companys es trasladado a los calabozos de la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol madrileña, el lugar donde hoy, curiosamente, están las oficinas de la Comunidad de Madrid.

Como un animal de feria
El presidente es encerrado en una celda individual del sótano, un lugar donde no llega nunca la luz del día. Durante su estancia en Madrid, Lluís Companys es duramente torturado y vejado. De hecho, los policías franquistas lo muestran los altos jerarcas del régimen como si fuera un animal de feria, al que, incluso, tiran cacahuetes, monedas o trozos de pan seco.

6  La ejecución final

Pared del castillo de Montjuïc donde fue fusilado Lluís Companys Wikimedia Commons

El día 3 de octubre, Companys es trasladado a Barcelona, ​​donde la espera un consejo de guerra sin ninguna garantía legal. Su defensor, el militar catalán Ramon de Colubí, pide la conmutación de la pena de muerte por la de prisión, pero la sentencia ya está escrita desde hace días. En el consejo de guerra del 14 de octubre y donde la defensa no puede aportar ningún testigo, Companys es, efectivamente, condenado a muerte.

La muerte del presidente
El presidente de Cataluña fue ejecutado en el castillo de Montjuïc la madrugada del 15 de octubre de 1940. A la mañana siguiente, Carmen Ballester recibe la fatal noticia a través de la radio: "Así fue que en las primeras informaciones de la mañana voy enterarme que mi marido había sido fusilado. Unos vecinos también lo sintieron, y seguido corrieron a casa. Yo había caído al suelo sin conocimiento ". En Cataluña la muerte de Companys es silenciada por los medios oficiales. Pasarán días y semanas hasta que lo sabrá la población. Al drama personal, hay que sumar la imposibilidad de Carme Ballester de poder hacer nada, de poder visitar el lugar donde su marido había sido ejecutado, la dificultad de obtener cualquier documento que certique la muerte. De hecho, en el mismo manuscrito Carmen Ballester afirma: "No puedo pedir, a los verdugos, yo misma, el certicado de fallecimiento (de Lluís Companys)". Pero la esposa del presidente mártir debe seguir adelante: "Después, como tenía el deber por su hijo enfermo, que él me la había (encomendado), hice de nuevo esfuerzos para cuidarme del chico y así, con muchos trabajos y angustias, aunque he sobrevivido y por encima de todo mantenido la dignidad. Esto es todo lo que puedo deciros sobre aquellos tiempos tan dolorosos ".


Fuente →  sapiens.cat

banner distribuidora

La detención de Lluís Companys Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR