Proyecto Faq ¿Es reformable el régimen del 78?

miércoles, 18 de septiembre de 2019

¿Es reformable el régimen del 78?


¿Es reformable el régimen del 78?: En los inicios de la transición Santiago Carrillo Solares clamó sin ningún resultado por un gobierno de concentración nacional; el establishment menospreció tal petición. Y es que a pesar de haber renunciado a la ruptura democrática, una cosa es que el poder te de un pequeño rincón en el reino y otra cosa ocupar uno de los tronos de ese reino. En Italia, la fuerza electoral y social del PCI, llevó a que sectores conservadores como el asesinado presidente Aldo Moro se planteasen el llamado “compromiso histórico”, la entrada de los comunistas al gobierno a cambio de que renunciasen a principios básicos de transformación social. Pero a pesar de que esas renuncias fueron patentes, se les siguió negando la entrada al gobierno, probando formulas como un pentapartido que acabó en el marasmo de la corrupción y besando a la mafia. Y es que en Italia o España, aquí con los herederos del Régimen del 39, los comunistas seguían siendo comunistas aunque se vistiesen con el traje de seda del eurocomunismo.

La actual situación de bloqueo político es consecuencia de la crisis de uno de los puntales del régimen, el sistema bipartidista canovas-sagastiano (PSOE-PP), el cual consistía básicamente en una alternancia gubernamental sin que nada cambiase en lo sustancial; elegir entre una España que muere y otra que bosteza, como dicen los versos de Machado. Ahora los números no dan y todo el mundo parece alarmado, como si viniese el apocalipsis. Las negociaciones PSOE-Podemos y otros posicionamientos tienen análisis para todos los gustos, pero escasean aquellas que sitúen el contexto político de fondo: la profunda crisis existencial de Régimen del 78.

Para empezar creo que las altas instancias del Estado español son un coto cerrado de poder donde mandan, desde fuera, las clases extractivas y desde dentro, unas élites endogámicas que se perpetúan desde hace tiempo. Es por ello que sienten como un allanamiento de morada cuando alguien que consideren ajeno, pretenda formar parte, aunque sea en puestos secundarios, del cuarto de mando. Lo primero que estuvo claro en las negociaciones es que los chicos y chicas podemitas, no podían acceder a los ministerios “estado”, cuestión no baladí. En esos ministerios están, entre otras cosas, las jugosas cloacas del estado, solo hay que ver la larga lista de secretos oficiales que tenemos, para deducir el miedo existente a que miradas vírgenes puedan detectar los vicios inconfesables en la maquinaria del poder. Y eso que esa maquinaria tiene mucha capacidad para hacer mudos hasta los más partidarios de la glasnost-transparencia.

Otro aspecto de las negociaciones es la cuestión social, al cual se ha agarrado Podemos, como es lógico por su base social y electoral, tanto en el programa, como en la gestión. En este terreno me parece que existe una gran confusión entre estado social y garantista, y estado paternalista. La dictadura franquista tuvo, y mucho, de estado paternalista, nada, de estado social. Aquí la cuestión se muestra meridianamente clara, el PSOE estaba dispuesto a ceder pequeñísimos avances y administración de cuestiones sociales, pero no que tocasen el poder y los intereses de las clases extractivas que antes citaba. Por otra parte no cabe hacerse ilusiones, pues como la señal de Dante ante las puertas del infierno, la gestión neoliberal impone sus criterios por encima de cualquier mandato y el anuncio de otra crisis (como si se hubiera ido la anterior), posibilita, como ocurriese con el gobierno de Zapatero, se termine cediendo a las imposiciones del poder económico. Basta mirar que todos los ministros económicos del PSOE, de Miguel Boyer a Nadia Calviño, han sido tecnócratas neoliberales que en poco se diferencian del que fuese presidente del FMI y ahora político preso.

Otra cuestión destacable es el tema de Cataluña. Para el Régimen del 78 (y el PSOE es el principal partido de ese régimen), la unidad de España es sagrada, no democrática y ahí está el artículo octavo de la constitución dando legitimidad a la violencia del ejército. Así se pedía a Podemos que fuese fiel en el tema y hasta Pedro Sánchez, como buen nacionalista español esencialista, se escandalizaba por el apoyo al derecho de autodeterminación de los morados. Debía recordar el imitador de Obama que cuando su partido era demócrata y socialista, apoyaba tal derecho. Aquí cabría lanzar una pregunta al aire: ¿Se está dispuesto a aceptar la represión del estado y la violación de Derechos Humanos con tal de ocupar unos sillones ministeriales?

Ignoro como acabará el culebrón, incluso si tendremos un segundo asalto tras unas nuevas elecciones generales, pero las tímidas propuestas reformistas chocan con un régimen en fase involutiva cuya reacción esta siendo volver a sus orígenes: el autoritarismo. Además, en el Régimen del 78 el estado es Dios y a la derecha de Dios padre solo se sientan los muy elegidos.


Fuente →  diario16.com

banner distribuidora

¿Es reformable el régimen del 78? Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR