Proyecto Faq “La dictadura imponía el silencio, la democracia impide la memoria”

martes, 23 de julio de 2019

“La dictadura imponía el silencio, la democracia impide la memoria”


“La dictadura imponía el silencio, la democracia impide la memoria”: El jerezano Miguel García Román, más conocido como 'El Niño de los Nardos', fue asesinado por su ideología política en 1936, año en el que comenzó la Guerra Civil que sumió a España en tres duros años de contienda a la que sucedió una dictadura que duró 40 años. Miguel y su compañera Virginia Alcaraz tuvieron cuatro hijos, solo dos de ellos siguen vivos actualmente. Antonio García Alcaraz, el benjamín de la familia nació en 1935, no tuvo casi la oportunidad de conocer a su padre. Un año después de nacer se lo arrebataron. Hoy la familia continúa sin conocer el paradero de los huesos de Miguel, la herida no se ha cerrado.

Este caso es solo un ejemplo de las 400 víctimas desaparecidas confirmadas en la localidad de Jerez, aunque se estima que pueden ascender a las 600 personas. La mayoría de éstas se creen que están enterradas en el antiguo cementerio de Santo Domingo, hoy conocido como parque Scout. Pero no son más que especulaciones, ya que aun no se han realizado labores de excavación ni exhumación de fosas en la zona. Una realidad que se extiende por todo el panorama español. Según 'Todos (…) los nombres', la base de datos de represaliados por el franquismo en Andalucía, Extremadura y Norte de África, existen, tan solo en esta zona, 97.205 personas desaparecidas actualmente.

El pasado jueves 18 de julio se cumplieron 83 años del golpe de Estado que originó la contienda. Sin embargo, tanto tiempo después, hay heridas que permanecen abiertas. Se ha avanzado, sí, pero no lo suficiente. Por ello, la Asociación de Familiares y Amigos por la Recuperación de la Memoria Histórica de Jerez y el Grupo de Memorialistas de Jerez llevaron a cabo en ese día un homenaje en honor a las víctimas de la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista. El lugar elegido para ello fue el ya mencionado parque Scout, donde se cree que se encuentran los restos de éstas.

Paco Cuevas, portavoz del Grupo de Memorialistas de Jerez, explica a este medio que: "el acto es realmente un homenaje a estas víctimas, para que no nos olvidemos de ellas. Y para exigir justicia, porque todavía en 2019 no se ha hecho justicia. No se han investigado, no se han juzgado a los criminales que cometieron esos crímenes. No se conoce la verdad". En definitiva, un acto para exigir "Verdad, Justicia y Reparación". A lo que Cristóbal Orellana, también portavoz del mismo grupo, añade "Democracia". Porque según afirma: "si no se recuperan esos cuerpos y se dignifican esos cadáveres, la Democracia tiene una asignatura pendiente".

Por su parte, la Asociación de Familiares y Amigos por la Recuperación de la Memoria Histórica de Jerez expusieron en un manifiesto que leyeron durante el acto, que seguirán luchando para que "la amnesia en la que quieren sumir al pueblo se convierta en la esperanza de que algún día, no muy lejano, se consiga hacer justicia y se aclare la magnitud de la masacre cometida tras la Guerra Civil". No piden venganza, aseguran, "solo exigimos encontrar a nuestros familiares y darles una digna sepultura. Pedimos algo tan justo como que se aclare este período de nuestra historia, que aun se mantiene en la oscuridad".

Tras la II Guerra Mundial el 'deber de memoria' se convertiría en un elemento necesario para no caer el olvido de lo ocurrido, para no volver a cometer los mismos errores. Así como la necesidad de mantener viva la conciencia de las injusticias cometidas, reivindicando una mirada hacia las víctimas. Solo así se podría progresar. Sin embargo, en España parece que durante un largo tiempo no se siguió esta línea. Tras el periodo de la II República, la Guerra Civil y la dictadura, el país cayó en el olvido de su historia más reciente. Una especie de pacto de silencio que se acordó durante el posfranquismo. Así lo condensaba el escritor Agustín Gómez Arcos cuando escribió: "La dictadura imponía el silencio, la democracia impide la memoria".

Es por esto que Cristóbal Orellana descarta la existencia de una democracia real. "La democracia llegará cuando no haya ningún concejal en las instituciones con miedo a decir la verdad de lo que ocurrió. Entonces en España habrá democracia, mientras tanto vamos a estar así con esa especie de confusión", expone. Por su parte, la Asociación de Familiares y Amigos por la Recuperación de la Memoria Histórica de Jerez expresaron el pasado jueves durante el acto que: "todavía estamos esperando que algún dirigente tenga el coraje de, no ya condenar, sino de tan siquiera cuestionar ese episodio de nuestra Historia".

Para Orellana resulta duro que lo tachen de "una mala persona, lleno de odio y rencor", por el simple hecho de hablar de lo ocurrido. "Me dicen que yo lo que quiero es volver otra vez a la guerra y es todo lo contrario. De lo que trato es precisamente de cerrar heridas", comenta. Ante estas declaraciones, parece ser que es necesaria una deconstrucción que haga comprender que la Memoria Histórica no es una cosa de izquierdas ni de derechas, sino una forma de estar en paz con el pasado y lograr una verdadera democracia.

Cuevas y Orellana consideran que la situación de la Memoria Histórica ha avanzado en Jerez, pero no lo suficiente. "Es cierto que hay pequeños avances, pero luego hay un iceberg por debajo que no se toca. El Ayuntamiento parece que juega a distraernos en el tiempo para que hagamos algunas cosas que son muy llamativas, pero el resto no. Y eso es un problema", explica Cristóbal.

Se ha avanzado en materia de Memoria Histórica en Jerez pero no lo suficiente

Comentan que entre los avances se encuentra la firma de un convenio entre la Diputación de Cádiz y la Asociación de Familiares y Amigos por la Recuperación de la Memoria Histórica de Jerez, en el que el Ayuntamiento también ha colaborado. Éste supone la excavación del antiguo cementerio de Santo Domingo. "Se va a proceder a una serie de catas para ver si aparecen rastros óseos de aquella época o no. Eso es un avance", explican. Así como la creación de la Oficina Municipal de Memoria Histórica que hizo el Ayuntamiento. "La pedimos durante muchos años de una manera muy insistente, incluyendo intervenciones en el pleno a través de grupos políticos. También ha sido un avance".

Para Cuevas, sin embargo, "es más apariencia que otra cosa lo que se está haciendo". Es por esto que durante el homenaje del pasado jueves, llevaron a cabo una serie de reivindicaciones en esta materia. Entre ellas reclamaron la supresión de símbolos franquistas que aún quedan en las calles de Jerez, la toma de muestras de ADN de los familiares de víctimas del franquismo en Jerez y comarca o el desarrollo de programas educativos sobre la Memoria Histórica en las escuelas, tal como dice la ley vigente en Andalucía.

Para el Grupo de Memorialistas esto no es más que "aplicar la ley vigente en Andalucía". Es por esto que no entienden que no se lleven a cabo estas medidas tan necesarias. "Lo del ADN es algo fundamental, porque las personas que están vivas y recuerdas a sus abuelos muertos, pueden ser personas de entre 60 y 80 años, aproximadamente. Entonces en ese sentido nos parece mal la lentitud del Ayuntamiento. Porque a pesar de los avances no hace cosas realmente útiles", sentencia Cristóbal.

El pasado jueves 18 se vivió, además, la unión del "antirracismo y el antifascismo". Ya que este homenaje a las víctimas se enmarcó en una jornada de actos con motivo de la llegada a Jerez de la 'Caravana Abriendo Fronteras'. Una red que nació en 2016 con la caravana a Grecia, y que está formada por distintas organizaciones y colectivos de España para reivindicar "la buena acogida y los derechos de libertad de movimiento para todas las personas". Ésta se centra en defender los derechos humanos y los acuerdos internacionales en materia de refugio e inmigración "visibilizando y denunciando las situaciones donde no se respetan las causas que obligan a las personas a desplazarse".

El homenaje se integró en la jornada de la ‘Caravana Abriendo Fronteras’ en Jerez

Para Paco Cuevas la unión de estas reivindicaciones, aunque no lo parezca, tiene mucho sentido. Así lo expusieron en el manifiesto que leyó el Grupo de Memorialistas de Jerez en el parque Scout: "El odio, la violencia, el racismo, el exterminio de los otros, son las señas de identidad del fascismo y del franquismo en sus distintas caras. En jerez lo sabemos muy bien. Por eso apoyaremos esta Caravana Abriendo Fronteras 2019".

“¿Cuántos memorias y testimonios se perdieron porque no era el momento de recordar? Ese fue para ellos el precio de la Transición: el silencio”, afirmaba el escritor Francisco Espinosa. A pesar de los avances, aun queda un largo camino por recorrer para acabar con ese silencio. Así, en memoria de Miguel García Román y de otros muchos jerezanos que fueron asesinados durante la Guerra Civil y el franquismo, son necesarios más actos como el celebrado el pasado jueves. Porque sin memoria no hay progreso. El escritor Reyes Mate explicaba esta idea mediante la metáfora del ‘Ángel de la historia’: “Su vuelo majestuoso no le produce alegría, pese a los espacios que conquista, porque observa que la marcha triunfal se hace sobre escombros y cadáveres”.


Fuente → diariodejerez.es

banner distribuidora

“La dictadura imponía el silencio, la democracia impide la memoria” Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR