Proyecto Faq Los nostálgicos

sábado, 4 de agosto de 2018

Los nostálgicos


Ha sido noticia que 181 militares de alta graduación -Generales, Coroneles, Tenientes Coroneles, Almirantes y Capitanes de Navío– han firmado un manifiesto reivindicando la figura del General Francisco Franco.

En una especie de “parto corporativista”, casi dos centenares de nostálgicos retirados de la milicia han mostrado su apoyo a uno de los mayores culpables del desapego que el pueblo español profesa hacia su Ejército.

El manifiesto rezuma una indudable carga política y por supuesto no la oculta.

La España de los autodenominados “españoles de bien” menosprecia sin pudor las diferentes formas de pensamiento que no coincidan con el nacional-catolicismo.

Exhibe el panfleto la disciplinada obediencia que el dictador profesó a los sucesivos Gobiernos habidos durante la II República y lo presenta como un mérito. ¿Dónde radica la virtud en el cumplimiento de la ley?

Demérito es la sublevación del rebelde y sedicioso contra el Gobierno legítimo cuando este dejó de gustar a los caciques ancestrales que sufría y sufre el país.

Levantando sus armas profanó la voluntad de su pueblo y lo hizo enfrentando a padres con hijos, hermanos contra hermanos en una indecente contienda fratricida.

Los nacional-católicos revisionistas de la historia pretenden vestir de legitimidad la asonada militar esgrimiendo la teoría de los dos bandos. Es la fórmula elegida para dotar de dignidad a unos traidores que volvieron los medios materiales y humanos contra la nación que les había confiado su defensa.

Detrás de unos miserables asesinos y genocidas se alineó el sector económico más represor. Los rebeldes fueron alentados por la misma ideología fascista que sumió al mundo en la peor guerra hasta ahora conocida y acabaron santificados por una Iglesia Católica española que tachó de cruzada el exterminio de todos los que quisieron defender la legalidad de su libertad.

Así se gestó el “heroico” comportamiento de Franco.

La desgracia es que estos deleznables episodios tendrían y deberían estar cerrados ya.

Lamentablemente se han perdido oportunidades para evitar que se pudieran dar manifiestos como el de los 181 melancólicos. Estas expresiones son consecuencias de una “modélica transición” que pasó de puntillas por la reparación histórica de los derechos de los represaliados.

De esta manera los poderosos no se sintieron muy incómodos con el nuevo orden político y consideraron poco violentados sus privilegios. Así dieron su visto bueno al cambio político.

No tenemos que rasgarnos las vestiduras, el número de facinerosos firmantes es irrisorio si lo comparamos con la cantidad de militares en situación de retiro y activo que no han firmado ninguna proclama de loas franquistas.

La pregunta a hacer es: ¿Cuántos jefes del Ejército en activo firmarían documentos de esa clase? ¿Qué arraigo tienen ese tipo de ideas dentro de las actuales Fuerzas Armadas españolas?

Haría bien el Ministerio de Defensa en preocuparse por investigar las corrientes de pensamiento intransigente que sacuden las salas de banderas a lo largo de la geografía nacional. No estaría de más que esmeraran la vigilancia.

Todavía se está a tiempo para reparar un error que no se tenía que haber cometido.

Tras la muerte del dictador y una vez abierto el proceso de cambio de la vida social y política se tendría que haber enterrado el franquismo al tiempo que se sepultó a su creador.

Las tentaciones de veleidades involucionistas hubieran pasado a mejor vida.

En España tendríamos grupos de extrema derecha como los hay en toda Europa, pero sería deseable que el Código Penal contemplara como delito la apología del golpismo franquista.

Ilegalizando asociaciones como la Fundación Francisco Franco se apagarían muchas de las luces que guían la intransigencia.

Con estas medidas se evitarían los menosprecios que sufren las víctimas del régimen.

Las declaraciones de portavoces y presidentes de partidos de la derecha resultan  insultantes hacia los muertos que siguen en las cunetas, hacia las familias que quieren enterrar a sus deudos y para los represaliados obligados a continuar enterrados al lado de su verdugo.

Fuente de la noticia → arainfo.org

banner distribuidora

Los nostálgicos Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR