Proyecto Faq ¿Guerrilleros o huidos?

lunes, 16 de julio de 2018

¿Guerrilleros o huidos?


La dura represión que se inicio en los momentos finales de la guerra y que se generalizó con la victoria en 1939 de las tropas franquistas se convirtió en una verdadera persecución y acoso de los vencidos durante la primera posguerra. Ante esta situación una minoría optó por huir al monte y permanecer ocultos aprovechando el conocimiento del terreno y la colaboración de sus habitantes.

Estos grupos no tenían ningún planteamiento ofensivo hacia las fuerzas del orden ni hacia los representantes del nuevo estado. Su actuación consistía en esquivarlas, más que en provocar enfrentamientos.

El fenómeno de los huidos fue bastante intenso entre los años 1939 y 1942 especialmente en la zona centro y sur de España, mientras que en la zona de Levante no se produce este hecho de forma significativa hasta la "invasión del Valle de Aran" en 1944.

Considerando la existencia previa de estas partidas de gentes que se refugian en el monte, podemos afirmar que la guerrilla antifranquista fue la reorganización armada de una realidad anterior: la de los huidos al término de la guerra. Esto quiere decir que no fue una guerrilla voluntaria, sino que eran, muchos de sus componentes, luchadores a la fuerza, porque habían tenido que escapar de los vencedores. Esto distingue, en alguna medida, la Guerrilla española de la Resistencia europea contra el fascismo, además de que nuestra guerrilla tuvo un signo mas defensivo que los movimientos de resistencia europeos; aunque en ocasiones los guerrilleros realizaron ataques, la mayoría de ellos tuvieron como finalidad la propia supervivencia.

Una vez organizados estos grupos de huidos por parte de los guerrilleros llegados de Francia, en donde habían estado en los campamentos llamados maquis o luchando con la Resistencia francesa, se siguió produciendo la huida al monte de personas que no podían vivir en la España de la posguerra. Muchos de ellos eran libertos provisionales, víctimas del acoso directo de la Guardia Civil, que preferían huir a correr el riesgo de ser detenidos por cualquier causa y volver a las cárceles. También los familiares o allegados de estos guerrilleros acababan, a veces, marchándose al monte, ya que la Guardia Civil los consideraba posibles enlaces con la guerrilla y podían, en cualquier momento, ser detenidos y torturados.

Por otra parte, las fuentes franquistas han manipulado siempre los motivos de huida a la sierra, basándose en supuestos crímenes y presentando a los huidos como fugitivos de la justicia. Tal explicación carece de rigor histórico. Sólo una minoría (ni siquiera un 10%) huyó por responsabilidades penales. La mayoría huyó por responsabilidades políticas y por el acoso de la represión. El hambre y la exclusión laboral fueron otros motivos de huida.

Muchos de estos guerrilleros, tanto los que llegaron de Francia -enviados en su mayoría por el PC-, como los que se pueden considerar "autóctonos" que actuaron en las inmediaciones de su lugar de origen se unieron a la guerrilla por pura convicción política, por la creencia en una posibilidad de vencer al fascismo en España como se estaba haciendo en la Europa ocupada por Hitler.

Pero es, sobre todo, a partir de la formación en Francia de la Agrupación de Guerrilleros Españoles y la invasión del Valle de Arán en 1944, cuando los huidos fueron organizados en Agrupaciones Guerrilleras y tuvieron un claro papel de luchadores contra el régimen de Franco.

Seguir leyendo más sobre esta información... Fuente de la noticia →

¿Guerrilleros o huidos? Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR