Proyecto Faq El silencio alimenta al fascismo, a la ultraderecha y sus aproximaciones

jueves, 26 de julio de 2018

El silencio alimenta al fascismo, a la ultraderecha y sus aproximaciones


Se ha advertido de múltiples formas: el silencio ante el atropello es complicidad. Lo advertía este lunes en este diario el escritor italiano Roberto Saviano. Un vibrante artículo en el que pedía  tomar partido contra el fascismo que asciende en su país. Señalaba sus trucos para conseguir el éxito. Y la inmensa responsabilidad de quienes miran para otro lado.

Ya no sabemos en qué y quién más apoyarnos para mostrar la dimensión de lo que llega, de lo que ya está. El filósofo Jean Paul Sartre señalaba -según recuerda Saviano- que el silencio tiene consecuencias y hasta San Agustín apuntaba tantos siglos atrás: “Sin la justicia, ¿qué serían en realidad los reinos sino bandas de ladrones? ¿Y qué son las bandas de ladrones si no pequeños reinos?”.  La realidad del siglo XXI les da una vez más la razón.

El fascismo avanza sin tregua aupado sobre la ignorancia y el egoísmo de millones de personas. Su brutal cortedad de miras es de tal calibre que ni en sí mismos piensan. Un tsunami que se dispone a arrasarnos a todos. Los emigrantes, como gran excusa inducida y aceptada. Resulta que la que codicia de los grandes emporios que causó la crisis, era culpa de los emigrantes pobres. Hace falta ser torpe y mezquino para creerlo.

De punta a punta crece la irracionalidad. Donald Trump sigue su ofensiva contra las familias emigrantes, contra los niños. En los últimos diez meses, al menos 70 bebés menores de 1 año han sido citados para que se presenten en tribunales de inmigración y enfrenten solos sus propios procesos de deportación. El Departamento de Justicia estadounidense ha respondido a Kaiser Health News con estos datos que requería. La separación de sus padres sigue dando escenas terribles. Llantos, dolor y niños que ya no reconocen a sus progenitores, tras larga ausencia de contacto.

Millones de personas amparan y sostienen a Trump. Políticos, altos dignatarios extrajeros y ciudadanos de a pie. No existe para ellos ni excusa ni perdón.  El paquete que compran con él incluye un machismo feroz e impune. El #Metoo se llevó por delante a actores reconocidos, con toda justicia; el presidente del país, pillado en múltiples pruebas, conserva intacto su poder. La gran hipocresía de nuestros días. La tolerancia a todo abuso de los más poderosos. Abusos cada vez más despiadados.

La España ultra se ha apuntado, por supuesto, a esa ola involucionista que ya no tiene complejos en saltar en algún momento cualquier línea azul. El PP resuelve su crisis –siquiera transitoriamente- haciendo presidente a Pablo Casado. Un dechado de postulados ultraconservadores y un muestrario de todas las trampas que es capaz de portar la derecha española más retrógrada.  Del Máster milagroso a la osada mentira. Con la bronca como dialéctica política. Con el machismo beligerante contra el feminismo para satisfacer a los cavernícolas que viven una nueva cruzada. Con manadas que apoyan a manadas en su sorprendente trato judicial como se está viendo en el juicio de Navarra. Machismo que mata como ha ocurrido, presuntamente, hoy mismo en Astorga.

Imaginen que Casado está más a la derecha que Mariano Rajoy quien en su discurso saliente dijo sin pestañear: “No gobernamos porque la izquierda y la extrema izquierda tenían urgencia en interrumpir una labor de éxito: que el PP dejara de vigilar a los independentistas. Y nos negábamos a satisfacer a los terroristas, porque el PP no cede en lo que es de todos”. Y hay seres que deben creerlo porque en caso contrario no se dirían estas cosas en público.

Como resumió nuestro compañero Javier Gallego, Crudo, Pablo Casado podía haberse declarado de la España de los  científicos y los creadores pero él busca la de los balcones y banderas. Y hay una abismal diferencia.

El triunfo de Casado nos ha permitido ver a un exministro de Exteriores, García Margallo, pidiendo respeto para los dos bandos de la guerra civil, porque ambos “luchaban por España” –uno de ellos para imponer una dictadura de corte fascista durante 40 años-. El candidato a presidir el PP también se apunta al revisionismo que justifica el golpe del 36. Ahí queda eso.

Ciudadanos desubicado. Modelo casi idéntico a Casado, en el mismo espacio a repartir, lleva las de perder por el momento. Nadie como Javier Maroto lo resumió mejor: “Los que iban a votar a Ciudadanos dicen ahora que han recuperado la ilusión con Casado”.  Ambas formaciones llevan su populismo ultranacionalista al límite, sin pararse ante nada.

A Pablo Casado se le ve un futuro efímero como presidente. Núñez Feijóo, más liberado de presiones, o cualquier otro, estarán al quite cuando se estrelle. Pinta como un segundo Hernández Mancha. Y más si el feo asunto del Máster sigue su curso. Pero la derecha española no está por regenerarse, sino por subirse a esa ola que impulsan de punta a punta Trump, Salvini en Italia o los gobiernos ultras del Este europeo. Tiempo al tiempo, si disponen de la oportunidad.

Hasta la Francia de Macron registra episodios como el del guardaespaldas del presidente golpeando a ciudadanos. El hecho en sí y la tibia reacción oficial inicialmente, han encendido a los franceses. Algo es algo en estos momentos. Porque la tónica es callar.

Los demócratas cada vez gritamos más fuerte, con más temor a la peste que se agiganta, que el silencio es cómplice. Pero ahí sigue la boca cerrada ante todos los atropellos, abusos e iniquidades. El botón que mataba a distancia -sin ver la cara de las víctimas de aquel viejo experimento psicológico- es pulsado ahora desde el escaño próximo o la mesa contigua de la rueda de prensa. Esperar que pase con la cabeza bajo el ala, los nutre y hace crecer. Porque hay ejemplares del género humano que les siguen.

En el aire, permanentemente, las voces de alerta que no fueron suficientes para parar la tragedia. Luther King, cuando decía, como hay que seguir diciendo: “No nos parecerá lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas”. Y sobre todo, ahora, Desmond Tutu, el arzobispo sudafricano con su clara definición:  “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”. Y ahí estamos otra vez.  Cuando no hemos dejado de preguntarnos cómo los alemanes vieron nacer, crecer y triunfar el nazismo sin mover un dedo.  Se puede encontrar la respuesta hoy.

Josefa, la inmigrante camerunesa rescatada de una balsa a la deriva con dos cadáveres ya. Open Arms

Josefa, camerunesa de 40 años, acaba de llegar a España a bordo del barco de rescate Open Arms. Apaleada por su marido, apaleada –según denuncia- por policías libios, apaleada por el rechazo de las políticas ultraderechistas y por la indiferencia de millones y millones de sus congéneres.

Los ojos de Josefa, espanto y estupor paralizantes, dan forma a nuestros propios sentimientos ante esta increíble situación en la que el silencio aviva una tan peligrosa deriva.

Fuente de la noticia →
rosamariaartal.com
eldiario.es

El silencio alimenta al fascismo, a la ultraderecha y sus aproximaciones Rating: 4.5 Diposkan Oleh: La Voz de la República
Publicar un comentario
Gracias por comentar
 
  • BR